Amor en cli­ma frío

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vivir -

Cuan­do en ju­nio de 1936, Gran Bre­ta­ña su­po que su rey, Eduar­do VIII, re­cién lle­ga­do al trono, ha­bía pa­sa­do las va­ca­cio­nes en un cru­ce­ro por el Adriá­ti­co con su aman­te nor­te­ame­ri­ca­na Wa­llis Sim­pson, dos ve­ces di­vor­cia­da y dos años ma­yor que él (“la pu­ta”, se­gún Wins­ton Chur­chill), fue sím­bo­lo de la in­fa­mia. Sin em­bar­go, el tiem­po ha re­ve­la­do que ella lo­gró, in­vo­lun­ta­ria­men­te, que re­co­no­cie­ra su fal­ta de cua­li­da­des pa­ra el trono. Mal­tra­ta­do por su ni­ñe­ra, con sín­to­mas de anore­xia y tics, Eduar­do se ha­bía que­da­do va­ra­do en una eter­na ado­les­cen­cia. Bon vi­vant y atrac­ti­vo, pa­só su ju­ven­tud prac­ti­can­do de­por­te, be­bien­do de fies­ta en fies­ta y te­nien­do idi­lios con mu­je­res ca­sa­das, con las que ju­ga­ba a ser un ni­ño pe­que­ño. Era pe­re­zo­so, po­co for­ma­do in­te­lec­tual­men­te, ca­pri­cho­so y dé­bil. “No pue­do cum­plir mis de­be­res co­mo rey co­mo que­rría sin la ayu­da y apo­yo de la mu­jer que amo”, di­jo en su dis­cur­so de ab­di­ca­ción, po­cos me­ses des­pués. Wa­llis, en Fran­cia, llo­ró al es­cu­char­lo. Aho­ra se sa­be que no por­que desea­ra ser reina de In­gla­te­rra. Más bien lo con­tra­rio, se­gún re­ve­la su co­rres­pon­den­cia en una re­cien­te bio­gra­fía: se sen­tía atra­pa­da y nun­ca hu­bie­ra ima­gi­na­do que las co­sas lle­ga­ran tan le­jos. “No de­jo de pen­sar en ti”, le es­cri­bió a su se­gun­do ma­ri­do, Er­nest Sim­pson, en esa épo­ca. En los pri­me­ros años de su idi­lio con Eduar­do, y es­tan­do aún ca­sa­da, Wa­llis man­tu­vo otro af­fai­re. Ser aman­te del rey era un ho­nor que du­ra­ría unos años, ima­gi­na­ba. Nun­ca pen­só en de­jar a su ma­ri­do. Sin em­bar­go, Eduar­do, en­ga­tu­sa­do por su per­so­na­li­dad y su ma­ne­ra de re­cor­dar­le que no po­día lo­grar­lo to­do, em­pe­zó a es­cri­bir­le de­ce­nas de ve­ces al día y a ame­na­zar­la con sui­ci­dar­se si le aban­do­na­ba. Se ru­mo­reó que era ex­per­ta en prác­ti­cas se­xua­les apren­di­das en bur­de­les de Chi­na. Wa­llis lle­gó a co­men­tar que él era im­po­ten­te y que ella nun­ca “ha­bía te­ni­do re­la­cio­nes se­xua­les tra­di­cio­na­les con sus ma­ri­dos”. En los pri­me­ros años de ca­sa­dos, fue­ron in­se­pa­ra­bles de un jo­ven millonario bi­se­xual, Jimmy Do­nahue, y los ru­mo­res arre­cia­ron, pe­ro ellos ya eran los re­yes de la ca­fé so­ciety, y to­do el mun­do los que­ría en su fies­ta. Ella era la me­jor ves­ti­da, él creó el “es­ti­lo Wind­sor”. En­tre tan­to, via­ja­ban, com­pra­ban jo­yas y co­ches, be­bían, fu­ma­ban y mi­ma­ban a sus pe­rros. Los pri­vi­le­gios de ser la es­po­sa de un du­que de In­gla­te­rra eran mu­chos, aun­que en­tre ellos no fi­gu­ra­ra el ver­da­de­ro amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.