¿Una pa­re­ja de tres?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vivir -

Tilda Swin­ton ga­nó el Baf­ta –los Os­car bri­tá­ni­cos– a la me­jor ac­triz se­cun­da­ria, en 2007, por su in­ter­pre­ta­ción de una des­pia­da­da abo­ga­da en Tho­mas Clay­ton. Y allí, so­bre la al­fom­bra ro­ja se abrió la ve­da so­bre la ac­triz es­co­ce­sa de ca­rre­ra po­co con­ven­cio­nal: su acom­pa­ñan­te no era el pa­dre de sus me­lli­zos Ho­nor y Xa­vier, el dra­ma­tur­go es­co­cés 20 años ma­yor que ella John Byr­ne, sino un jo­ven ac­tor ale­mán –¡20 años me­nor!– lla­ma­do San­dro Kopp. Byr­ne se ha­bía que­da­do en ca­sa cui­dan­do a los ni­ños. Los ru­mo­res no se hi­cie­ron es­pe­rar: Tilda vi­vía un mé­na­ge-à-trois con el pa­dre de sus hi­jos, que ejer­cía de amo de ca­sa, y un tom­boy con el que dis­fru­ta­ba de la vi­da. Las pa­la­bras de la ac­triz no ayu­da­ron a des­pe­jar du­das: “Vi­vi­mos en la mis­ma ca­sa, pe­ro yo via­jo por el mun­do con un de­li­cio­so pin­tor”, ase­gu­ró sin más de­ta­lles. “To­dos nos que­re­mos mu­cho”, co­rro­bo­ró Byr­ne. Era ofi­cial: Swin­ton vi­vía en su vi­da pri­va­da un arre­glo a tres ban­das, con dos hom­bres. Su nom­bre en­ca­be­zó, a par­tir de en­ton­ces, las webs de “amor li­bre” y po­li­amor, mien­tras los pe­rió­di­cos sen­sa­cio­na­lis­tas se de­lei­ta­ban dan­do de­ta­lles su­pues­ta­men­te ín­ti­mos. Tilda no es una mu­jer con­ven­cio­nal ni por su ori­gen –en una fa­mi­lia del más ran­cio abo­len­go es­co­cés–, ni por sus elec­cio­nes aca­dé­mi­cas: se li­cen­ció en Po­lí­ti­cas y Li­te­ra­tu­ra en Cam­brid­ge, en con­tra de las pre­vi­sio­nes fa­mi­lia­res que desea­ban que se ca­sa­ra con un du­que. Tam­po­co por su fí­si­co, an­dró­gino y cam­bian­te. Ni por su for­ma de en­ten­der su tra­ba­jo, desa­rro­lla­do du­ran­te años en el ci­ne ca­si ex­pe­ri­men­tal de di­rec­to­res co­mo De­rek Jar­man. In­te­lec­tual e in­de­pen­dien­te, tam­po­co rehú­ye opi­nar so­bre ar­te o po­lí­ti­ca. “Nues­tra vi­da no pue­de ser más or­to­do­xa. El pa­dre de mis hi­jos y yo so­mos muy ami­gos y los cria­mos jun­tos. ¿Cuán­tas pa­re­jas no ha­cen lo mis­mo? Des­gra­cia­da­men­te la gen­te es­tá de­ma­sia­do acos­tum­bra­da a con­ver­tir a su ex en un ex­tra­ño tras años de con­vi­ven­cia”, de­cía la ac­triz. Byr­ne ha con­ta­do que vi­ve en Edim­bur­go con una nue­va pa­re­ja. “Qui­zá lo que asus­ta a otra gen­te es que no de­ja­mos que na­die re­duz­ca nues­tras vi­das a una sim­ple pe­lí­cu­la de di­bu­jos ani­ma­dos”. La ac­triz in­sis­te: “Fue­ra de la pan­ta­lla, soy la mu­jer más nor­mal del mun­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.