So­li­da­ria

Mú­si­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

en una vo­ca­ción. “Nues­tros pa­dres su­pie­ron ver­la y eso fue de­ter­mi­nan­te”, in­ter­vie­ne Pe­dro. Por eso, en sus in­fluen­cias re­co­no­cen to­do el aba­ni­co de la mú­si­ca po­pu­lar: des­de los bo­le­ros de Los Pan­chos has­ta la co­pla, Freddy Mer­cury o los Beatles, pe­ro, so­bre to­do, el fla­men­co. Es su raíz esen­cial y Ma­te­ria fla­men­ca, su úl­ti­mo dis­co, y el pri­me­ro que gra­ban en cua­tro años, es un sue­ño cum­pli­do y una vuel­ta al ori­gen. “Es un tra­ba­jo muy es­pe­cial, por­que une lo me­ló­di­co nues­tro con com­pa­ses del fla­men­co, lo mis­mo un bo­le­ro en­tra en una so­leá por bu­le­rías que una ba­la­da se con­vier­te en tan­go o me­dio fan­dan­go”, ex­pli­ca Mó­ni­ca. Ade­más, en su gra­ba­ción con­ta­ron con la colaboración de au­tén­ti­cos pe­sos pe­sa­dos del fla­men­co, co­mo Es­tre­lla Mo­ren­te, Ar­cán­gel, Ma­ría To­le­do o Ma­ría Se­gu­ra… Y, la sor­pre­sa: el to­re­ro En­ri­que Ponce, que es ín­ti­mo ami­go de los tres her­ma­nos, acom­pa­ña a Mó­ni­ca en una de las can­cio­nes. La pro­duc­ción es de Juan Car­mo­na, de Ke­ta­ma. La pre­sen­ta­ción en el tea­tro Cal­de­rón de Ma­drid, en ma­yo, fue un gran éxi­to y, a par­tir de oto­ño, re­co­rre­rán los tea­tros de Es­pa­ña. “Te­ner a Es­tre­lla en el es­tu­dio, por ejem­plo, de­rro­chan­do sen­si­bi­li­dad y duen­de, ha si­do un pri­vi­le­gio –re­me­mo­ra Mó­ni­ca–, co­mo un sue­ño má­gi­co de ener­gía. El fla­men­co es al­go muy gran­de”.

El se­cre­to es­tá en la fa­mi­lia

La ri­que­za de in­fluen­cias de la que han be­bi­do des­de su ni­ñez les ha per­mi­ti­do, ade­más, una gran ver­sa­ti­li­dad a la ho­ra de es­cri­bir mú­si­ca. “Des­de el prin­ci­pio, nos di­mos cuen­ta de que la mú­si­ca es un negocio muy va­ria­ble –ex­pli­ca Pe­dro–, y su­pi­mos ver que se po­dían ha­cer mu­chas co­sas, des­de sin­to­nías pa­ra pu­bli­ci­dad, a mú­si­ca cor­po­ra­ti­va o him­nos o can­cio­nes. No es que lo for­zá­ra­mos, es que nos sen­tía­mos ca­pa­ci­ta­dos pa­ra ha­cer to­das esas co­sas, y sin dar­nos cuen­ta fui­mos abrien­do nues­tro es­pec­tro. La ver­dad es que he­mos he­cho de to­do. Y la con­se­cuen­cia bo­ni­ta es que ha­ces mu­chas co­sas den­tro de la mú­si­ca y que to­do eso te per­mi­te vi­vir de ella”, ex­pli­ca Juan. “No so­mos un gru­po de ma­sas, por­que tam­po­co he­mos tra­ba­ja­do con mul­ti­na­cio­na­les o dis­co­grá­fi­cas gran­des –in­ter­vie­ne Pe­dro–, pe­ro te­ne­mos un público fiel que nos si­gue a tra­vés de los años. Yo con­si­de­ro que ese es el “So­mos muy ami­gos de San­dra Iba­rra des­de ha­ce tiem­po –ex­pli­ca Mó­ni­ca Fernández Val­de­rra­ma–. He­mos vis­to to­da su evo­lu­ción, des­de que le diag­nos­ti­ca­ron su pri­me­ra leu­ce­mia y su her­mano César le do­nó mé­du­la ósea… Es una fa­mi­lia muy lu­cha­do­ra, y nos re­cuer­da mu­cho a la nues­tra. Por eso que­ría­mos ha­cer al­go con su Fun­da­ción. Uno de los pro­yec­tos es ha­cer un re­gis­tro de su­per­vi­vien­tes, por­que hay mu­cha gen­te que quie­re trans­mi­tir su men­sa­je de vi­da. Que­re­mos co­la­bo­rar pa­ra que eso sea po­si­ble”.

Over­da­de­ro éxi­to”. La otra po­pu­la­ri­dad, la de que te per­si­gan fo­tó­gra­fos por la ca­lle, pue­de emo­cio­nar­te, pe­ro no te da de co­mer, co­mo re­cuer­dan los tres en­tre ri­sas. “He­mos te­ni­do el pri­vi­le­gio de sen­tir­nos li­bres –apos­ti­lla Juan–, se­rá por­que he­mos si­do los tres muy ca­be­zo­tas, pe­ro he­mos po­di­do ser muy con­se­cuen­tes con lo que he­mos ido ha­cien­do. Era lo que nos re­pe­tía mi pa­dre to­do el ra­to: man­te­neos fir­mes, no ha­gáis na­da en lo que no creás… Y nos ha fun­cio­na­do”. ¿Y có­mo es tra­ba­jar en­tre her­ma­nos? “Uff”, ex­cla­ma con sor­na Juan. “A ve­ces ne­ce­si­ta­mos de­cir: “¡Me voy!”... y per­der­nos de vis­ta un buen ra­to!”, bro­mea Mó­ni­ca. “Pe­ro es­ta unión nos ha ser­vi­do pa­ra pro­te­ger­nos y apo­yar­nos”, aña­de. Ca­da uno com­po­ne sus can­cio­nes, na­die in­ter­vie­ne en el tra­ba­jo del otro, aun­que las fir­men siem­pre jun­tos y las uni­fi­quen con un es­ti­lo co­mún. “So­mos muy res­pe­tuo­sos con la sen­si­bi­li­dad del otro, aun­que es cier­to que he­mos be­bi­do to­dos de las mis­mas fuen­tes y eso se no­ta”, ex­pli­ca Mó­ni­ca. “Creo que par­te de nues­tro éxi­to re­si­de tam­bién en que so­mos muy so­li­da­rios en­tre no­so­tros”, re­fle­xio­na Pe­dro. “Sim­ple­men­te es que si mis her­ma­nos no es­tán bien, yo no es­toy bien. Ve­mos nues­tros pro­yec­tos siem­pre en con­jun­to. Es un “to­dos pa­ra uno y uno pa­ra to­dos” to­tal”. Uno de los ras­gos de iden­ti­dad de Ma­te­ria Pri­ma es pre­ci­sa­men­te su afán por co­la­bo­rar to­do lo que pue­den en cau­sas so­li­da­rias. Y esa si­ner­gia fun­cio­na, una vez más, con Ma­te­ria fla­men­ca: un por­cen­ta­je de to­do lo re­cau­da­do con su ven­ta irá a la Fun­da­ción San­dra Iba­rra, de­di­ca­da a la in­ves­ti­ga­ción y la lu­cha con­tra el cáncer. “Los mú­si­cos, en ge­ne­ral, nos vol­ca­mos, por eso to­dos los que han par­ti­ci­pa­do en es­te pro­yec­to lo han he­cho en­can­ta­dos”, se­ña­la Ma­ría. Pa­ra ellos y pa­ra to­dos.

“Un público fiel que te si­ga a tra­vés de los años: ese es el ver­da­de­ro éxi­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.