Tiem­po tam­bién

En­tre el tra­ba­jo, los ni­ños y las obli­ga­cio­nes, has tu afi­ción pre­fe­ri­da. ¡Cui­da­do! a de­ma­sia­do so­lo te lle­va­rá a la in­sa­tis­fac­ción y la hos­ti­li­dad ha­cia tu

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ, psi­có­lo­ga

que po­de­mos pa­ra con­ci­liar y he­mos con­se­gui­do in­de­pen­den­cia y una vi­da más ple­na. He­mos con­quis­ta­do mu­chos te­rri­to­rios, pe­ro he­mos pa­ga­do por ello. Ga­na­mos menos que los hom­bres y se­gui­mos ha­cien­do más ta­reas do­més­ti­cas. Lo pri­me­ro se de­be a le­yes in­jus­tas y a un ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo que atri­bu­ye al va­rón más va­lor. El pro­ble­ma de las ta­reas do­més­ti­cas tie­ne su ori­gen en le­yes psi­co­ló­gi­cas in­ter­nas que hay que re­vi­sar. Las mu­je­res se cul­pa­bi­li­zan cuan­do al­go no fun­cio­na en el ám­bi­to fa­mi­liar. Creen que sus am­bi­cio­nes se en­fren­tan a lo que las mu­je­res de otras ge­ne­ra­cio­nes les de­ja­ron gra­ba­do. Esa exi­gen­cia, que pro­vie­ne de ha­ber in­terio­ri­za­do un mo­de­lo de­ma­sia­do rí­gi­do, crea ten­sión en la pa­re­ja. Co­rres­pon­de a una ima­gen idea­li­za­da de la mu­jer, co­mo una ma­dre ca­paz de re­sol­ver los in­fi­ni­tos pro­ble­mas prác­ti­cos del ho­gar. Cuan­do ella res­pon­de a ese es­te­reo­ti­po, el hom­bre, por lo ge­ne­ral, se de­ja ha­cer; quie­re ser cui­da­do al es­ti­lo in­fan­til. En la bús­que­da de la igual­dad, qui­zá he­mos te­ni­do que re­nun­ciar a co­sas. La cues­tión es que esas re­nun­cias no sean im­por­tan­tes y que se re­par­tan de for­ma jus­ta. Los son ne­ce­sa­rios pa­ra que am­bos se sien­tan bien con­si­go mis­mos y con el otro. Y tam­bién se ten­drían que cui­dar las afi­cio­nes com­par­ti­das. Cuan­do los ni­ños son pequeños, que­da po­co tiem­po li­bre, pe­ro cuan­do cre­cen se pue­den re­to­mar.

Cuan­do él sí tie­ne tiem­po

Re­nun­ciar Raúl ha lle­ga­do de tra­ba­jar a las 19,30 h. Ha co­gi­do la bi­ci­cle­ta y se ha ido a dar una vuel­ta. Des­pués tie­ne tenis. Mai­te se ha que­da­do en ca­sa. Es­tá can­sa­da. Su hi­ja Lu­cía, de nue­ve años, ha traí­do a una ami­ga. Les pre­pa­ra­rá la ce­na y des­pués es­pe­ra­rá a Raúl pa­ra ce­nar jun­tos. Pe­ro él se re­tra­sa. Mien­tras es­pe­ra, Mai­te se em­pie­za a sen­tir in­có­mo­da y en­fa­da­da. Ella ya no jue­ga al tenis; in­clu­so ha de­ja­do la gim­na­sia, que le ve­nía muy bien. Tam­bién ha per­di­do vi­da so­cial y ha re­nun­cia­do a sus hob­bies des­de que na­ció su se­gun­da hi­ja. La con­ci­lia­ción se le hi­zo muy di­fí­cil, pe­ro la ni­ña se acer­ca a la ado­les­cen­cia aban­do­na­do pa­re­ja. y creía que po­dría re­to­mar al­gu­nas ac­ti­vi­da­des. Mai­te es la ma­yor de cua­tro her­ma­nas y siem­pre cui­dó de las pe­que­ñas. Su ma­dre de­jó de tra­ba­jar, pe­ro siem­pre lo la­men­tó. Mai­te, muy ape­ga­da a su pa­dre, se sien­te in­cons­cien­te­men­te cul­pa­ble de la am­bi­va­len­cia que sien­te ha­cia su ma­dre, a la que re­cuer­da en una que­ja per­ma­nen­te. Ella siem­pre tu­vo cla­ro que tra­ba­ja­ría. Se sien­te cul­pa­ble por ha­ber lo­gra­do lo que su ma­dre no pu­do ha­cer, y tam­bién pre­sio­na­da a ha­cer, co­mo ella, to­do lo que co­rres­pon­de a la ca­sa y a sus hi­jas. No se cree con de­re­cho a pa­sar­lo bien. Mien­tras es­pe­ra a su ma­ri­do, pien­sa que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.