Qué nos pa­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros -

ha re­nun­cia­do a sus hob­bies por­que ha prio­ri­za­do es­tar con sus hi­jas y su tra­ba­jo. Pe­ro ha lle­ga­do la ho­ra de re­to­mar un po­co de tiem­po pa­ra ella y va a ha­blar con Raúl pa­ra re­or­ga­ni­zar sus vi­das. Re­nun­ciar es ele­gir, per- der una co­sa pa­ra ga­nar otra, de­ci­dir. Nos pa­sa­mos la vi­da per­dien­do el pa­sa­do pa­ra ga­nar el fu­tu­ro y eso es lo que nos per­mi­te vi­vir en el pre­sen­te. Per­de­mos la in­fan­cia y ga­na­mos la ju­ven­tud. Si no re­nun­cia­mos a ser jó­ve­nes, no Las ta­reas se acu­mu­lan y no he­mos res­ca­ta­do tiem­po pa­ra lo que nos gus­ta, más allá de la fa­mi­lia. No nos con­ce­de­mos el de­re­cho a cui­dar­nos y re­la­jar­nos y ello nos lle­va a es­tar in­có­mo­das y sen­tir­nos mal. La re­la­ción de pa­re­ja se de­te­rio­ra. Si te has que­da­do sin tiem­po pa­ra ti, te arries­gas a vi­vir in­sa­tis­fe­cha; y a trans­mi­tir­lo a los que te ro­dean. No se tra­ta de ca­pri­chos, sino de ac­ti­vi­da­des sa­lu­da­bles que re­per­cu­ten en no­so­tras, en la pa­re­ja, y en nues­tros hi­jos. po­dre­mos vi­vir bien la ma­du­rez. Hay que sa­ber per­der pa­ra po­der ga­nar. Pe­ro cuan­do la re­nun­cia se con­vier­te en al­go que nos em­po­bre­ce, pro­ba­ble­men­te es­con­da mie­dos que no nos atre­ve­mos a en­fren­tar. Se pue­de re­nun­ciar a los hob­bies que nos en­ri­que­cen por fal­ta de tiem­po, por amor a los hi­jos y a la pa­re­ja, pe­ro tam­bién

Opor desamor a una mis­ma. Se pue­de re­ba­jar el tiem­po de una ac­ti­vi­dad, o su­pri­mir­la por un pe­rio­do, pa­ra re­par­tir­lo con la ca­rre­ra fa­mi­liar, ma­ter­nal y amo­ro­sa, pe­ro no ha­bría por qué aban­do­nar­la si es im­por­tan­te y sa­be­mos que nos ha­ce sen­tir me­jor

Re­nun­ciar es ele­gir, es ne­ce­sa­rio; pe­ro no cuan­do nos em­po­bre­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.