Fe­li­ci­dad?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonista -

Es ex­tra­ño oír a al­guien con­fe­sar sin ta­pu­jos que le gus­ta el di­ne­ro… Lo sé, de­cir­lo abier­ta­men­te es rom­per un ta­bú. Pe­ro quien no lo di­ce, no es­tá sien­do sin­ce­ro. La ma­yo­ría de la gen­te tra­ba­ja pa­ra con­se­guir­lo y ven­den su tiempo, el va­lor más pre­cia­do que te­ne­mos por­que nues­tra vi­da es li­mi­ta­da. En­ton­ces ser hi­pó­cri­tas y ne­gar la im­por­tan­cia que tie­ne no me pa­re­ce de re­ci­bo, va­mos a ser ho­nes­tos por­que to­dos que­re­mos di­ne­ro, unos en más can­ti­dad y otros me­nos. A mí me gus­ta lle­var una vi­da ple­na, tran­qui­la y se­gu­ra y pa­ra eso, ne­ce­si­to te­ner­lo.

¿Eso no se lo da­ba su pues­to de fun­cio­na­ria?

Mis pa­dres, con to­da su bue­na vo­lun­tad, me orien­ta­ron a pre­pa­rar­me unas opo­si­cio­nes pa­ra po­der vi­vir con tran­qui­li­dad el resto de mis días. Yo era una mi­leu­ris­ta con se­gu­ri­dad pe­ro sin sue­ños. O me­jor di­cho, sin di­ne­ro ni libertad pa­ra rea­li­zar­los: que­ría ver el mun­do, te­ner ex­pe­rien­cias y co­no­cer a gen­te apa­sio­nan­te... Y eso no lo con­se­gui­ría fi­chan­do ca­da día a las ocho, así que com­pren­dí que que­ría ganar más, pa­ra lo­grar mi in­de­pen­den­cia fi­nan­cie­ra y po­der te­ner la vi­da que so­ña­ba.

Pre­ci­sa­men­te en su li­bro men­cio­na el da­ño que han he­cho al­gu­nas ideas pre­con­ce­bi­das pa­ra nues­tra re­la­ción con el di­ne­ro. He­mos cre­ci­do es­cu­chan­do fra­ses he­chas co­mo que el di­ne­ro no da la fe­li­ci­dad o asu­mien­do pre­jui­cios co­mo el de que la gen­te ri­ca es ma­te­ria­lis­ta.

¿A us­ted el di­ne­ro le ha da­do la fe­li­ci­dad?

A mí sí, cla­ro, por­que me per­mi­te lle­var la vi­da que de­seo. La fe­li­ci­dad es­tá com­pues­ta de va­rios fac­to­res: la sa­lud, los ami­gos, la fa­mi­lia, las re­la­cio­nes so­cia­les… Tam­bién el tra­ba­jo, por qué no, te pue­de apor­tar fe­li­ci­dad si ha­ces lo que amas. ¿Por qué ne­gar que el di­ne­ro es otro de los pa­rá­me­tros ne­ce­sa­rios? Ob­via­men­te la fe­li­ci­dad no te la da so­lo el di­ne­ro, pe­ro tam­po­co los otros in­gre­dien­tes de ma­ne­ra ais­la­da. ¡Cuán­ta gen­te es­tá re­bo­san­te de sa­lud pe­ro no es fe­liz! ¡Cuán­ta gen­te tie­ne fa­mi­lia y no es fe­liz! ¿Por qué en­ton­ces no po­de­mos afir­mar, sin hi­po­cre­sía, que sí, que el di­ne­ro for­ma par­te de la fórmula?

Ser rico no im­pli­ca ser in­mo­ral ni ca­ren­te de va­lo­res, ¿no cree? Ca­ro que no. Yo los ten­go, y mu­chos. Hay una se­ño­ra que me en­can­ta, que se llama An­ge­li­na Jo­lie. Es gua­pí­si­ma, ad­mi­ra­da, exi­to­sa, pro­ba­ble­men­te una de las mu­je­res con ma­yor pe­so es­pe­cí­fi­co en Holly­wood en tér­mi­nos de po­der. Esa mu­jer tie­ne mu­cho di­ne­ro y nin­gu­na ne­ce­si­dad de me­ter­se en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.