BIRGITTE Ny­borg y las ser­vi­dum­bres del po­der

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo -

Si me afec­ta­ran per­so­nal­men­te to­dos los ca­sos de per­so­nas que co­noz­co, no po­dría ser pri­me­ra mi­nis­tra”.

La cla­ve pa­ra en­ten­der a Birgitte Ny­borg, pri­me­ra mu­jer mi­nis­tra de la his­to­ria de Di­na­mar­ca, es –por su­pues­to– su mo­ño. En ca­sa apa­re­ce siem­pre a me­dio pei­nar­se, por la ma­ña­na, ocu­pa­da en­tre el desa­yuno y los ni­ños; o con el pe­lo suel­to, por la no­che, la co­pa de vino tin­to en la mano, en el dor­mi­to­rio tra­tan­do de re­su­ci­tar la vida se­xual con su ma­ri­do. Du­ran­te su in­fi­ni­ta jor­na­da laboral, en cam­bio, su ca­be­za, su per­so­na­li­dad, su ejer­ci­cio del po­der no se en­tien­den sin ese pei­na­do que cul­mi­na en un mo­ño im­pe­ca­ble, te­rri­ble­men­te sim­bó­li­co. Un mo­ño ten­so co­mo so­lo lo es la política al más al­to ni­vel. El pe­lo ten­so, su­je­to por hor­qui­llas, sig­ni­fi­ca la ti­ran­te vida fa­mi­liar, so­me­ti­da a la pre­sión del car­go: su hi­jo de ocho años que ha vuel­to a ori­nar­se en la ca­ma des­de que su ma­dre pa­sa mu­chas menos ho­ras en ca­sa que en Bor­gen (así se co­no­ce al Pa­la­cio de Ch­ris­tian­borg, la Mon­cloa da­ne­sa); su ma­ri­do des­aten­di­do que, en la pri­me­ra tem­po­ra­da, ha em­pe­za­do a fi­jar­se en sus alum­nas más so­lí­ci­tas y atrac­ti­vas. Pe­ro so­bre to­do sim­bo­li­za la ten­sión de la vida ins­ti­tu­cio­nal: to­das esas tra­cio­nes y ser­vi­dum­bres, to­das esas fin­tas y to­dos esos ro­deos pa­ra sor­tear lo ho­nes­to, lo co­rrec­to, la ver­dad. Go­ber­nar un país es men­tir, ma­ni­pu­lar, tra­ba­jar más ho­ras que un re­loj, avan­zar y re­tro­ce­der, sen­tir en tu ca­be­za, cons­tan­te­men­te, que de­ce­nas de per­so­nas y de in­tere­ses ti­ran de ti ha­cia di­rec­cio­nes con­tra­dic­to­rias. El mo­ño está quie­to, pe­ro al mis­mo tiem­po gi­ra en es­pi­ral, co­mo está quie­to pe­ro pro­du­ce vér­ti­go el ca­ñón de una pis­to­la en la nu­ca. En Moun­to­li­ve, la ter­ce­ra par­te de su ma­gis­tral Cuar­te­to de Ale­jan­dría, Law­ren­ce Du­rrell ana­li­za la des­per­so­na­li­za­ción que es im­plí­ci­ta a la po­se­sión del po­der. Los otros de­jan de ver­te co­mo a un ser hu­mano: no eres más que un car­go y cier­tos fa­vo­res po­si­bles o pro­me­sas. Ese es el te­ma de Bor­gen. Birgitte, que lle­ga a su pues­to en mi­no­ría política y siem­pre es­ta­rá en mi­no­ría ín­ti­ma. Ella, ca­da vez menos in­di­vi­duo, más Es­ta­do. Ella, ca­da vez más so­la. Ella, ca­da vez más con­ven­ci­da de que es cier­ta es­ta ci­ta de Ma­quia­ve­lo que abre uno de los ca­pí­tu­los: “Un prín­ci­pe siem­pre tie­ne una ra­zón le­gí­ti­ma pa­ra in­cum­plir una pro­me­sa”. Ella, sin po­der­se sol­tar el pe­lo, pre­sa de to­da esas to­ne­la­das cú­bi­cas de ten­sión, de esa es­pi­ral o vo­rá­gi­ne de po­der que pro­gre­si­va­men­te la cons­ti­tu­ye.

*Jor­ge Ca­rrión es au­tor de Te­les­ha­kes­pea­re (Erra­ta Na­tu­rae).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.