En pri­me­ra per­so­na.

Va­ca­cio­nes sin in­ter­net (y con gran­des do­sis de pa­sión) son el ob­je­to de de­seo de los hi­per­co­nec­ta­dos de es­te mun­do. ¿Ha lle­ga­do el mo­men­to del de­tox di­gi­tal? Por Sil­via Torres

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Portada -

Sin co­ber­tu­ra, sin wi­fi... ¿El edén?

LLa pre­gun­ta es sen­ci­lla: ¿qué pre­fie­res, dos se­ma­nas sin se­xo o 15 días sin in­ter­net? Dis­po­nes de cin­co mi­nu­tos pa­ra res­pon­der”. Con es­ta cues­tión, un ami­go qui­so po­ner­me en­tre la es­pa­da y la pa­red apro­ve­chan­do que es ve­rano, épo­ca de má­xi­mo postureo del de­tox di­gi­tal. El asun­to es que to­do el mun­do me ha oí­do de­cir va­rias ve­ces que mi or­de­na­dor es el me­jor de mis aman­tes: no de­cep­cio­na, no ron­ca y da jus­to lo que se le pi­de sin es­pe­rar na­da a cam­bio. Ade­más, mi por­tá­til acep­ta­rá su suerte en si­len­cio cuan­do le to­que ser sus­ti­tui­do por un mo­de­lo de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. ¿Qué más se le pue­de pe­dir al com­pa­ñe­ro de tu vida? Le­jos de aco­rra­lar­me, la pre­gun­ta sir­vió pa­ra re­afir­mar­me en mi pos­tu­ra. “Dos se­ma­nas sin se­xo es ca­si la nor­ma, pe­ro dos se­ma­nas sin In­ter­net… ¡Por ahí no pa­so!”, con­tes­té ai­ra­da. Lue­go des­cu­brí que ca­si la mi­tad de las mu­je­res (46%) y bue­na par­te de los hom­bres (30%) ha­bían res­pon­di­do co­mo yo en una en­cues­ta en­car­ga­da por In­tel hace al­gu­nos años a la con­sul­to­ra Ha­rris In­te­rac­ti­ve. Cuan­do la noticia de la en­cues­ta se pu­bli­có en The New York Ti­mes uno de los lectores pu­bli­có el co­men­ta­rio per­fec­to: “¿In­ter­net o se­xo? ¡Ah! ¿Pe­ro no era lo mis­mo?”. La en­cues­ta Ha­rris In­te­rac­ti­ve, rea­li­za­da en­tre 2.000 due­ños de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes en Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién di­ce que el mó­vil se mi­ra de reojo has­ta en la igle­sia. Pe­ro, ¿tan ma­lo es vi­vir en­gan­cha­dos a la red? En mi opi­nión es to­tal­men­te com­pren­si­ble que an­tes de ir­nos a dor­mir nues­tro úl­ti­mo ges­to sea echar un vis­ta­zo al te­lé­fono. Y lo mis­mo al le­van­tar­nos: re­vi­sar el es­ta­do de la cues­tión, ver qué ha pa­sa­do mien­tras dor­mía­mos... Si en me­dio de la no­che nos le­van­ta­mos pa­ra ir al ba­ño, lo su­yo es que ha­ga­mos un ras­treo rá­pi­do del Fa­ce­book y del What­sapp an­tes de vol­ver a la ca­ma ¿no? ¡¿No?! La reali­dad es que la in­va­sión del te­lé­fono, y has­ta del or­de­na­dor, en nues­tra ca­ma es res­pon­sa­ble de que ca­da vez dur­ma­mos menos y peor (un 20% de las mu­je­res y un 15% de los hom­bres ase­gu­ra­ran su­frir

in­som­nio por cul­pa de su adic­ción), es cier­to, pe­ro es que nues­tra vida so­cial, al menos la más mo­vi­da, trans­cu­rre a tra­vés de las pan­ta­llas… Hay quien asu­me la “des­co­ne­xión” co­mo un re­to o co­mo una ex­cen­tri­ci­dad, pe­ro mu­chos otros no se lo pue­den per­mi­tir o vi­ven la pér­di­da de la co­nec­ti­vi­dad con an­gus­tia. Son los que lle­van a to­das par­tes una ba­te­ría de re­pues­to y los ca­bles de co­ne­xión; y los que mo­no­po­li­zan siem­pre el en­chu­fe más cer­cano. En una épo­ca fér­til en eti­que­tas so­cio­ló­gi­cas es­te mie­do a “que­dar­se fue­ra” y per­der­se al­go se ha bau­ti­za­do con la eti­que­ta FOMO (fear of mis­sing out). Y se re­la­cio­na con la ex­pec­ta­ti­va que tie­nen to­dos (so­bre to­do tus je­fes) de que es­tés siem­pre dis­po­ni­ble y en­te­ra­da de to­do.

Ap­nea del email y otras pa­to­lo­gías...

El ac­ce­so in­me­dia­to a la in­for­ma­ción es una dro­ga du­ra en un mun­do profesional ul­tra com­pe­ti­ti­vo que de­man­da la aten­ción del em­plea­do las 24 ho­ras del día. De he­cho, a nues­tra an­sie­dad mul­ti­pan­ta­lla la ha sa­li­do otra eti­que­ta (y que no fal­ten): “Ap­nea del email”, acu­ña­da por la teó­ri­ca de la tec­no­lo­gía Lin­da Sto­ne, que la de­fi­ne co­mo la sus­pen­sión tem­po­ral de la res­pi­ra­ción que tie­ne lu­gar mien­tras re­vi­sa­mos el co­rreo mien­tras en nues­tro ce­re­bro se mon­ta una ca­rre­ra con­tra­rre­loj que nos de­ja sin ai­re: ¿a quién res­pon­der pri­me­ro?, ¿quién pue­de es­pe­rar?, ¿a quién de­bo lla­mar?, ¿qué de­bí ha­ber ter­mi­na­do hace dos días? Sto­ne ase­gu­ra que in­ter­net nos fuer­za a vi­vir en una es­pe­cie de “tras­torno de hi­per­ac­ti­vi­dad y dé­fi­cit de aten­ción pro­vo­ca­do” que nos ago­ta y nos con­vier­te en la ge­ne­ra­ción menos con­cen­tra­da de la his­to­ria. Y co­mo una ley fí­si­ca ele­men­tal ad­vier­te que a to­da ac­ción si­gue una reac­ción. Al ago­bio tec­no­ló­gi­co se­gui­rán el har­taz­go tech y la des­co­ne­xión. Eso pro­nos­ti­can los gu­rús de las ten­den­cias del mer­ca­do des­de ¡2011! En­tre ellos, JWT In­te­li­gen­ce, una de las mayores re­des de agencias de pu­bli­ci­dad del mun­do, que va­ti­ci­na el triun­fo del D-te­ching, ter­ce­ra eti­que­ta an­glo­sa­jo­na que ci­ta­mos y que en es­ta oca­sión alu­de a la des­in­to­xi­ca­ción de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos. El con­cep­to no tie­ne vo­ca­ción fun­da­men­ta­lis­ta, so­lo re­co­mien­da ayu­nos tem­po­ra­les pa­ra fre­nar la in­va­sión de la tec­no­lo­gía en las re­la­cio­nes per­so­na­les. Gran­des mar­cas han si­do de las pri­me­ras en de­tec­tar que una par­te de su pú­bli­co está, se­gún su pro­pia de­fi­ni­ción, “tec­no­ló­gi­ca­men­te fa­ti­ga­do” y sien­te cier­ta nos­tal­gia por los vie­jos tiem­pos analó­gi­cos. Mi­cro­soft in­clu­so se ha anun­cia­do di­cien­do: “Es tiem­po de sal­var­nos de nues­tros te­lé­fo­nos”. Y en Brooklyn, uno de los epi­cen­tros hips­ters del mun­do, va­rios ba­res ad­vier­ten con un car­tel a la en­tra­da de que no tie­nen co­ne­xión wi­fi y de que, ade­más no se per­mi­te en­trar con or­de­na­dor. “Ha­ble con la per­so­na que tie­ne al la­do”, o “des­co­nec­te pa­ra po­der co­nec­tar” su­gie­re el mis­mo men­sa­je. Hace cin­co años el car­tel de­cía jus­to lo con­tra­rio: “Te­ne­mos wi­fi. Pa­sen y vean”. Unas va­ca­cio­nes sin in­ter­net (e in­tu­yo que con se­xo y pa­sión) son el ob­je­to de de­seo, el lu­jo asiá­ti­co al que as­pi­ran mi­les de hi­per­co­nec­ta­dos de es­te mun­do. Los ho­te­les ofre­cen pla­nes de­tox pa­ra sus clien­tes VIPS, les qui­tan ama­ble­men­te el te­lé­fono en la re­cep­ción –lo cual equi­val­dría a des­ar­mar a un gue­rre­ro en la Gre­cia clá­si­ca–, en su lu­gar les dan un li­bro y un jue­go de me­sa pa­ra pa­sar su es­tan­cia, al tiem­po que les re­co­mien­dan en­trar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za… y la gen­te. In­creí­ble­men­te, se pa­ga por eso. Al­gu­nos bus­ca­do­res de ho­te­les, co­mo Jet­cost (www.jet­cost.es), ya in­clu­yen una ca­te­go­ría de ca­sas con li­mi­ta­ción de co­ber­tu­ra o alo­ja­mien­tos con mó­vi­les res­trin­gi­dos, y las di­gi­tal breaks (es­ca­pa­das sin in­ter­net de una du­ra­ción de en­tre dos y tres días) que eran una ex­cen­tri­ci­dad del mun­do an­glo­sa­jón, co­mien­zan a triun­far en Es­pa­ña. La des­co­ne­xión de in­ter­net es el nue­vo zen y pro­ba­ble­men­te el nue­vo se­xo. ¿Se­rás ca­paz de no tui­tear es­te ar­tícu­lo?

Al­gu­nos ho­te­les les qui­tan ama­ble­men­te el mó­vil a sus clien­tes .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.