En di­rec­to.

Re­la­cio­nar la pros­ti­tu­ción con el ocio equi­va­le a jus­ti­fi­car el se­cues­tro y la es­cla­vi­tud. En el Día Mun­dial con­tra la Tra­ta nos pre­gun­ta­mos, ¿por qué hay tan­tos clien­tes-cóm­pli­ces? ¿Por qué son ca­da vez más jó­ve­nes? Por B. Gon­zá­lez

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Portada -

Los hom­bres que no aman a las mu­je­res.

La des­pe­di­da de sol­te­ro de Iván ter­mi­nó en un club. Igual que la ce­le­bra­ción del 25 cum­plea­ños de Luis y la fies­ta por el as­cen­so en el tra­ba­jo de Ja­vier. Cla­ra (nom­bre fal­so) lo sa­be por­que fue ella quien aten­dió a los tres aquel día. Vino de Ni­ge­ria pen­san­do que iba a tra­ba­jar en una pe­lu­que­ría, pe­ro en cuan­to pi­só nues­tro país le ex­pli­ca­ron que su ru­ti­na a par­tir de en­ton­ces se­ría muy dis­tin­ta a lo que ha­bía ima­gi­na­do: de­bía pa­gar una su­pues­ta deu­da de 50.000 eu­ros ven­dien­do su cuer­po. Si se ne­ga­ba, la vida de su fa­mi­lia co­rre­ría pe­li­gro. Des­de en­ton­ces, hace de­ce­nas de ser­vi­cios se­xua­les dia­rios en tur­nos de 24 ho­ras y en­tre­ga el di­ne­ro ob­te­ni­do a su “je­fe”, el pro­xe­ne­ta. A sus clien­tes no les in­tere­sa su his­to­ria. Con­su­mi­do­res de se­xo de pa­go co­mo R. B., de 28 años, acu­den a es­te ser­vi­cio por­que les re­sul­ta có­mo­do. “No tie­nes que an­dar cor­te­jan­do a na­die, vas a lo que vas –di­ce–. Si echas cuen­tas y su­mas lo que te cues­ta in­vi­tar a una chi­ca a ce­nar y to­mar­te una co­pa des­pués con

ella ve­rás que no hay co­lor, y ade­más na­die te ase­gu­ra que aca­bes la no­che en la ca­ma. Pe­ro, so­bre to­do, es que cuan­do pa­gas te ol­vi­das de com­pli­ca­cio­nes. No hay sen­ti­mien­tos, no le das vuel­tas a la ca­be­za, el se­xo es pu­ra di­ver­sión que co­mien­za y aca­ba cuan­do tú quie­res”. Otros, co­mo L.D., de 32 años, tie­nen otras mo­ti­va­cio­nes. “Es­toy casado y soy fe­liz con mi mu­jer –ase­gu­ra–, pe­ro con ella no me sien­to li­bre pa­ra prac­ti­car se­gún qué jue­gos se­xua­les, ni se lo plan­teo. Cuan­do vas a un club, pa­gas por el ti­po de se­xo que quie­res, tie­nes li­ber­tad pa­ra po­ner en mar­cha tus fan­ta­sías”, di­ce.

QUIEN PA­GA MAN­DA?

Pa­ra la psi­coa­na­lis­ta Ma­rie­la Mi­che­le­na, au­to­ra de Mu­je­res que lo dan to­do a cam­bio de na­da (La es­fe­ra), la ra­zón de que si­ga ha­bien­do un ele­va­do por­cen­ta­je de hom­bres que acu­den al se­xo de pa­go en una épo­ca co­mo la ac­tual, don­de las re­la­cio­nes sin com­pro­mi­so es­tán a la or­den del día, pue­de de­ber­se a la bús­que­da del do­mi­nio de la si­tua­ción. “Mu­chos hom­bres se sien­ten so­me­ti­dos a un exa­men por­que la mu­jer ac­tual, ha­bi­tual­men­te, ha te­ni­do otras ex­pe­rien­cias, y eso les hace sen­tir­se com­pa­ra­dos en cuan­to a su po­ten­cia se­xual y sus ha­bi­li­da­des co­mo aman­te... Sin em­bar­go, cuan­do se acu­de al se­xo de pa­go, el clien­te cree que el que pa­ga man­da, y hay un an­he­lo de bus­car aque­lla si­tua­ción en don­de la mu­jer so­lo está allí pa­ra com­pla­cer y trans­mi­tir­le que con él to­do es una ma­ra­vi­lla. Que en la vida real las mu­je­res sea­mos cri­ti­cas, com­pi­ta­mos y di­ga­mos lo que nos gus­ta y lo que no... Eso ya es más in­có­mo­do y com­ple­jo”, ex­pli­ca. Pe­ro, ¿qué hom­bres acu­den a es­tos ser­vi­cios? Una no­ve­dad es que el per­fil del con­su­mi­dor de se­xo de pa­go es ca­da vez más jo­ven. Si hace 20 años los es­tu­dios que ana­li­za­ban al usua­rio di­bu­ja­ban el per­fil de un hom­bre ma­yor de 40 años, casado y con car­gas fa­mi­lia­res, aho­ra la edad me­dia ha ba­ja­do: se­gún el INE, el 27% los es­pa­ño­les de 18 a 49 años re­co­no­ce ha­ber re­cu­rri­do en al­gu­na oca­sión a la pros­ti­tu­ción. Los es­pe­cia­lis­tas en re­la­cio­nes de pa­re­ja creen que es­ta reali­dad está re­la­cio­na­da con la vi­sión del se­xo en la red, el primer me­dio de acer­ca­mien­to al se­xo pa­ra mu­chos jó­ve­nes, don­de las pá­gi­nas de con­te­ni­do se­xual co­si­fi­can a la mu­jer y ar­ti­cu­lan el idea­rio de los jó­ve­nes ha­cia re­la­cio­nes se­xua­les ma­chis­tas. “La pros­ti­tu­ción es un sín­to­ma de las ca­ren­cias que te­ne­mos en nues­tra so­cie­dad en torno a las re­la­cio­nes sa­nas –ex­pli­ca el psi­có­lo­go, te­ra­peu­ta de pa­re­ja y coor­di­na­dor de Aper­tus Psi­có­lo­gos, José Gon­zá­lez–. En oca­sio­nes, an­te la fal­ta de ha­bi­li­da­des pa­ra re­la­cio­nar­se in­ter­per­so­nal­men­te, se to­ma el ata­jo del se­xo de pa­go co­mo una es­pe­cie de par­che que, por otra par­te, creen que les li­be­ra de la res­pon­sa­bi­li­dad de dar sa­tis­fac­ción se­xual”, afir­ma el coor­di­na­dor de Aper­tus Psi­có­lo­gos, aña­dien­do que al­gu­nos hom­bres in­ten­tan com­pen­sar sus in­se­gu­ri­da­des a tra­vés de la mer­can­ti­li­za­ción del se­xo. Lo que nin­guno de los usua­rios de ser­vi­cios de pros­ti­tu­ción pa­re­ce sa­ber es que es muy po­si­ble que en al­gún mo­men­to con­tra­ten ser­vi­cios a mu­je­res co­mo Cla­ra, la chi­ca con la que em­pe­zá­ba­mos es­te reportaje y una de las de­ce­nas de mi­les de es­cla­vas se­xua­les que es­tán re­te­ni­das en nues­tro país. Tam­po­co que su reali­dad no es nin­gu­na ex­cep­ción: ca­da año, cer­ca de tres mi­llo­nes de per­so­nas son víc­ti­mas de la tra­ta de se­res hu­ma­nos ba­jo coac­cio­nes, en­ga­ños y pro­me­sas fal­sas. Si se pre­gun­ta a los clien­tes de Cla­ra, la ma­yo­ría di­rán que só­lo pa­gan por se­xo pun­tual­men­te, “y nun­ca a una víc­ti­ma de tra­ta”. O que “las mu­je­res que es­tán en clu­bes de al­ter­ne es por­que quie­ren”. In­clu­so que Cla­ra y sus com­pa­ñe­ras “es­tán en­can­ta­das con su tra­ba­jo, nun­ca las he­mos oí­do que­jar­se”. Na­da más le­jos de la reali­dad: se es­ti­ma que en­tre el 80 y el 90% de las mu­je­res que ejer­cen la pros­ti­tu­ción en nues­tro país son víc­ti­mas de tra­ta. Las pro­ba­bi­li­da­des de con­tra­tar un ser­vi­cio se­xual con una per­so­na obli­ga­da a ello son mu­chas más de las que ima­gi­na el clien­te que aso­cia el se­xo de pa­go con ocio. El Día Mun­dial con­tra la Tra­ta in­ten­ta cam­biar esa per­cep­ción que tie­ne que ver más con mi­tos co­mo el de Pretty Wo­man, que con los rap­tos, se­cues­tros, vio­len­cia y ame­na­zas de la reali­dad.

EL DE­LI­TO IN­VI­SI­BLE

“No co­noz­co a nin­gu­na pros­ti­tu­ta que quie­ra que su hi­ja se de­di­que a la pros­ti­tu­ción”, di­ce Bea­triz Sán­chez Ál­va­rez, fis­cal de­le­ga­da de Ex­tran­je­ría de Ma­drid. Se re­fie­re a que la ma­yo­ría de quie­nes ejer­cen la pros­ti­tu­ción en nues­tro país no ha ele­gi­do vo­lun­ta­ria­men­te esa op­ción. Aun­que

“PA­GO POR SE­XO POR­QUE CO­MIEN­ZA Y ACA­BA CUAN­DO TÚ QUIE­RES Y NO TE COMPLICA”. Clien­te de 28 años

no mues­tren he­ri­das fí­si­cas –por eso le lla­man el de­li­to in­vi­si­ble–, tras la ma­yo­ría de ellas hay his­to­rias que de­jan ci­ca­tri­ces mu­cho más pro­fun­das. “No­so­tras aten­de­mos ca­da día a una me­dia de 280 mu­je­res es­cla­vi­za­das”, ex­pli­ca Rocío Mora, di­rec­to­ra de la Aso­cia­ción pa­ra la Pre­ven­ción, Rein­ser­ción y Aten­ción a la Mu­jer Pros­ti­tui­da (APRAMP). “Es­ta­mos ha­blan­do de mu­je­res que lle­gan a te­ner has­ta 40 ser­vi­cios se­xua­les dia­rios. Su si­tua­ción es de un mie­do atroz y de un si­len­cio ab­so­lu­to, con­se­cuen­cia de ese te­rror”, ase­gu­ra. De ahí que pa­ra ver la reali­dad de mi­les de víc­ti­mas de tra­ta no bas­te con mi­rar. Lo cuen­ta la rea­li­za­do­ra Ma­bel Lo­zano tras 11 años de in­ves­ti­ga­ción so­bre el te­rreno. Su primer do­cu­men­tal, Vo­ces con­tra la tra­ta de mu­je­res (2007), fue pio­ne­ro en nues­tro país al atre­ver­se a ha­blar por pri­me­ra vez de una reali­dad que pa­re­cía le­ja­na. “La tra­ta era un de­li­to muy des­co­no­ci­do –ex­pli­ca–. En­ton­ces, e in­clu­so aho­ra, se ha­bla­ba de tra­ta de blan­cas a pe­sar de que ese es un tér­mino que tie­ne que ver con la es­cla­vi­tud del si­glo XIX. Hoy en día las mu­je­res son eu­ro­peas, orien­ta­les, afri­ca­nas... Es tra­ta de mu­je­res, de se­res hu­ma­nos. E igual que se da­ba ese des­co­no­ci­mien­to so­bre el tér­mino, ha­bía una fal­ta de in­for­ma­ción tre­men­da so­bre mu­chas otras co­sas de es­ta reali­dad”, afir­ma, aña­dien­do que cuan­do em­pe­zó a tra­ba­jar en es­te te­ma po­cos creían que his­to­rias co­mo la de Cla­ra po­dían su­ce­der en nues­tra so­cie­dad del bienestar. “Lo re­la­cio­na­ban más con el sud­es­te asiá­ti­co, don­de por su­pues­to hay tra­ta, pe­ro no so­lo ocu­rre allí. La tra­ta está en nues­tras ca­lles, en nues­tras pla­zas, a la vuel­ta de la es­qui­na”.

ES­PA­ÑA, FO­CO DE LA TRA­TA

Ni­ge­ria, Pa­ra­guay, Brasil, Ru­ma­nía… son al­gu­nas de las 39 na­cio­na­li­da­des de las mu­je­res que APRAMP aten­dió el año pa­sa­do. La ci­fra pue­de dar una idea de la reali­dad de­trás de la que se en­cuen­tran fac­to­res co­mo la fe­mi­ni­za­ción de las mi­gra­cio­nes. Un nú­me­ro que en lu­gar de ir re­du­cién­do­se va ga­nan­do te­rreno. “El ne­go­cio de la tra­ta se está fo­ca­li­zan­do en aque­llos lu­ga­res don­de hay una cla­ra de­man­da, y Es­pa­ña es el ter­cer país con ma­yor de­man­da de ser­vi­cios se­xua­les”, ex­pli­ca Rocío Mora, quien re­cuer­da que a nues­tro país se lo co­no­ce co­mo el pros­tí­bu­lo in­ter­na­cio­nal de Eu­ro­pa. “Po­de­mos ha­cer nues­tro tra­ba­jo pe­ro, si hay una de­man­da, se van a se­guir cap­tan­do mu­je­res en sus paí­ses de ori­gen por­que un cuer­po hu­mano da el má­xi­mo be­ne­fi­cio a una red or­ga­ni­za­da”. ¿Có­mo aca­bar en­ton­ces con la que lla­man la es­cla­vi­tud del si­glo XXI? “Es la pre­gun­ta del mi­llón –di­ce la fis­cal–. Hay mu­chos marcos, pe­ro la pri­me­ra me­di­da se­ría la con­cien­cia­ción, des­de las es­cue­las has­ta la uni­ver­si­dad pa­san­do por cual­quier otro es­pa­cio de la po­bla­cion ci­vil. Es com­pa­ra­ble, en cier­ta ma­ne­ra a la vio­len­cia de gé­ne­ro, que era un pro­ble­ma de puer­tas pa­ra aden­tro has­ta que se em­pe­zó a ha­blar de otra ma­ne­ra. De la tra­ta de se­res hu­ma­nos tie­ne que em­pe­zar a ha­blar­se tam­bién de otro mo­do, en­se­ñan­do des­de pe­que­ños a los ni­ños que las mu­je­res no es­tán ahí por-

“SI MI­LES DE CLIEN­TES CÓM­PLI­CES SA­BEN DÓN­DE IR, POR QUÉ NO AC­TÚA LA PO­LI­CÍA EN ESOS LU­GA­RES?”. Le­ti­cia Do­le­ra (Di­rec­to­ra de ci­ne) “EN MI PUE­BLO NO HA­BÍA NI CO­LE­GIOS NI TE­LÉ­FONO, PE­RO, ESO SÍ, A LA SA­LI­DA HA­BÍA UN CLUB”. Ma­bel Lo­zano, Diec­to­ra de ci­ne

que quie­ren”. La fis­cal ha­bla­ba así en la pre­sen­ta­ción del úl­ti­mo do­cu­men­tal di­ri­gi­do por Ma­bel Lo­zano, Chi­cas nue­vas 24 ho­ras, en el que la crea­do­ra vuel­ve a po­ner el fo­co en las his­to­rias per­so­na­les li­ga­das a es­te ne­go­cio tre­men­da­men­te lu­cra­ti­vo pa­ra quie­nes ex­plo­tan a las mu­je­res: se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Sanidad, las re­des de tra­ta mue­ven al­re­de­dor de 8,3 mi­llo­nes de eu­ros al día so­lo en Es­pa­ña, mien­tras la so­cie­dad pa­re­ce mi­rar pa­ra otro la­do. “Yo vi­vía en un pue­blo pe­que­ñí­si­mo que no te­nía ni co­le­gio ni ca­bi­na de te­lé­fo­nos, pe­ro, eso sí, a la sa­li­da ha­bía un club –co­men­ta Ma­bel Lo­zano–. Es so­lo un ejem­plo que in­di­ca lo nor­ma­li­za­da que está y ha es­ta­do la pros­ti­tu­ción. Se ve co­mo una for­ma de ocio más, cuan­do es un de­li­to de vul­ne­ra­ción de de­re­chos hu­ma­nos”. De he­cho, está tan nor­ma­li­za­do que, en 2014, el INE em­pe­zó a to­mar en cuen­ta el im­pac­to de las dro­gas y la pros­ti­tu­ción en la eco­no­mía es­pa­ño­la y el PIB (Pro­duc­to In­te­rior Bru­to) dio un sal­to olím­pi­co de 46.000 mi­llo­nes. “Ma­má, ¿qué ha­cen esas se­ño­ras en pan­ta­lo­nes cor­tos y su­je­ta­dor sen­ta­das siem­pre en la ro­ton­da ba­jo una som­bri­lla?”, pre­gun­tó un ado­les­cen­te ali­can­tino a su ma­dre. “Es­tán es­pe­ran­do el au­to­bús”, con­tes­tó ella. El chi­co que pro­ta­go­ni­zó esa con­ver­sa­ción la re­cor­dó en voz al­ta en uno de los cien­tos de ins­ti­tu­tos a los que Ma­bel Lo­zano acu­de pa­ra in­ten­tar cam­biar la per­cep­ción de la tra­ta a mi­les de jó­ve­nes. En su opi­nión, en esa res­pues­ta está uno de los eter­nos obs­tácu­los pa­ra aca­bar con una par­te fun­da­men­tal del pro­ble­ma. “La ma­dre de ese chi­co per­dió la opor­tu­ni­dad de ex­pli­car­le que son mu­je­res que es­tán ejer­cien­do la pros­ti­tu­ción, y que en Es­pa­ña, en mu­chos ca­sos, de­trás hay tra­ta y ex­plo­ta­ción se­xual”, ase­gu­ra Lo­zano. Otros profesionales tam­bién di­ri­gen la aten­ción a la edu­ca­ción. “Es un pro­ble­ma de con­cien­cia so­cial”, ex­pli­ca­ba Joa­quín Sán­chez-co­vi­sa, fis­cal de sa­la coor­di­na­dor de Ex­tran­je­ría, tras el es­treno del do­cu­men­tal Chi­cas nue­vas 24 ho­ras. “Si el jo­ven sa­be que de­trás de una mu­jer con pre­cio pue­de ha­ber una es­cla­va, a lo me­jor se lo pien­sa”, de­cía. Mien­tras tan­to, la ge­ne­ra­ción de na­ti­vos di­gi­ta­les ac­ce­de con nor­ma­li­dad a la com­pra de un ser­vi­cio al al­can­ce de cual­quie­ra sin caer en la cuen­ta de que su ac­ción tie­ne con­se­cuen­cias. “Los que con­su­men es­tos ser­vi­cios ha­cen po­si­ble que al día si­guien­te el pro­xe­ne­ta vuel­va a con­se­guir a la más gua­pa, la más po­bre, la más vul­ne­ra­ble”, afir­ma Lo­zano. “La tra­ta se ri­ge por la ley de la ofer­ta y la de­man­da, lo que equi­va­le a de­cir que se po­ne en mar­cha por­que tú de­man­das. Ni más ni menos”.

TE­LÉ­FO­NOS DE AYU­DA Po­li­cía (tra­ta@po­li­cia.es): 900 10 50 90 Aten­ción a emer­gen­cias de APRAMP (http://apramp.org): 609 589 479

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.