Glo­bal Sty­le.

Fres­cu­ra, ro­man­ti­cis­mo vin­ta­ge y pa­sión por la be­lle­za es lo que en­con­tra­rás en La sastrería de las flo­res. ¿Las cul­pa­bles? Ire­ne Ruiz y Sara Man­zano, dos an­fi­trio­nas de lu­jo. Rea­li­za­ción: Blan­ca Ji­mé­nez de la Hoz Fotos: Juan Mi­llás

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Portada -

Se­cre­tos en el jar­dín.

Een una en­can­ta­do­ra ca­sa de cuento si­tua­da en Las Na­vas del Mar­qués –pro­vin­cia de Ávila–, nos re­ci­ben nues­tras dos an­fi­trio­nas: Ire­ne Ruiz Se­rrano y Sara Man­zano, crea­do­ras de La Sastrería de las Flo­res. “Coin­ci­di­mos en una tien­da de flo­res dón­de tra­ba­ja­mos jun­tas tres años y des­pués se­gui­mos sien­do ami­gas. Hace dos años de­ci­di­mos mon­tar jun­tas nues­tro pro­pio ne­go­cio”, ex­pli­ca Ire­ne, la due­ña de es­ta pre­cio­sa ca­sa de cam­po en la pro­vin­cia de Ávila, don­de fi­nal­men­te plas­ma­ron su idea. ¿Y qué es exac­ta­men­te La Sastrería de las Flo­res? “Es un ta­ller por en­car­go –si­tua­do en una an­ti­gua sastrería, de ahí el nom­bre– don­de crea­mos des­de pe­que­ños cen­tros pa­ra man­dar co­mo re­ga­lo has­ta arre­glos flo­ra­les pa­ra gran­des even­tos”. ¿Su se­cre­to? Ofre­cer un ser­vi­cio cien por cien per­so­na­li­za­do e in­ten­tar que ca­da clien­te vi­va una ex­pe­rien­cia úni­ca. “Po­ne­mos nues­tro em­pe­ño pa­ra or­ga­ni­zar cual­quier en­car­go con mu­cho mi­mo –sub­ra­ya Sara–. Ire­ne es muy crea­ti­va y tie­ne don de gen­tes y yo soy más or­ga­ni­za­da y me ocu­po del tra­ba­jo de ofi­ci­na, por eso nos com­ple­men­ta­mos tan bien”, aña­de. “Es­ta ca­sa la com­pré hace 16 años. Era una an­ti­gua va­que­ría que no te­nía na­da más que pa­ja en el pi­so de arri­ba y las va­cas en el de aba­jo. La re­for­mé en­te­ra po­co a po­co y, des­pués, em­pe­cé con el jar­dín. Jimena Ca­bre­ro fue la pai­sa­jis­ta que me ayu­dó y el res­to lo he ido ha­cien­do yo gra­dual­men­te ca­da año. Te­nía mu­chas ideas de mis via­jes, de ho­te­les, li­bros y re­vis­tas –apun­ta Ire­ne–. Es la ca­sa don­de pa­so los fi­nes de se­ma­na pa­ra re­la­jar­me. Siem­pre he que­ri­do que ten­ga mi esen­cia, así que com­pro lo que me gus­ta y no ten­go na­da es­tu­dia­do. Mi ca­sa soy yo”. “La es­tan­cia con más vida es, sin du­da, la co­ci­na. Es muy de cam­po y tie­ne un gran horno en el que pre­pa­ra­mos mul­ti­tu­di­na­rias co­mi­das los fi­nes de se­ma­na. Me gus­tan mu­cho las ter­tu­lias que se mon­tan al­re­de­dor de la me­sa. Tam­bién me fas­ci­na con­tem­plar los atar­de­ce­res en ve­rano. Y, cla­ro, en es­ta ca­sa nun­ca fal­tan las flo­res”, con­clu­ye.

Las dos in­te­gran­tes de La sastrería de las flo­res pre­pa­ran con mi­mo y ca­ri­ño ca­da tra­ba­jo, des­de un cen­tro has­ta un ra­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.