La se­rie del ve­rano (IV).

Fi­na­li­za­mos nues­tra se­rie de gran­des ex­cén­tri­cos con un pu­ña­do de de­men­cia­les via­je­ros cu­yas tra­ve­sías fue­ron, y son, en mu­chos ca­sos, una ver­ti­gi­no­sa bús­que­da de la fe­li­ci­dad. Por Ele­na Cas­te­lló Ilus­tra­cio­nes: Sean Mac­kaoui

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Portada -

Via­je­ros.

Cun se­cre­to pro­ta­go­nis­tas en su reino y lo emen­te. Unos inos, fie­les a una os en bus­ca de un e les fue es­qui­vo. acios, en ca­da bus­ca del ho­gar omo Bar­ba­ra cie­lo, siem­pre más le­jos, co­mo ard Hu­gues; o os del su­fri­mien­to ís, co­mo la Sch­war­zen­bach, aden­trar­se más Hoy, to­da­vía los que el via­je es una re­li­gión, co­mo la pro­di­gio­sa y jo­ven­cí­si­ma Lau­ra Dek­ker, pe­ro qui­zá lo úni­co que nos que­da en un mun­do de­ma­sia­do glo­bal son las es­tre­llas del rock, co­mo epí­to­me del via­je­ro que tra­ta de lle­var su mun­do con él. Bar­ba­ra Hut­ton Un via­je sin re­torno

Bár­ba­ra Hut­ton te­nía ape­nas cin­co años cuan­do des­cu­brió el ca­dá­ver de su ma­dre en la sui­te del Ho­tel Pla­za de Nue­va York, don­de vi­vía con sus pa­dres. Ed­na Wool­worth, he­re­de­ra de la for­tu­na de los al­ma­ce­nes Wool­worth, se ha­bía sui­ci­da­do con es­tric­ni­na, in­ca­paz de se­guir so­por­tan­do las in­fi­de­li­da­des de su ma­ri­do, el fi­nan­cie­ro Franklyn Hut­ton. Des­de ese mo­men­to, la vida de Bar­ba­ra fue un deam­bu­lar sin rum­bo en­tre las man­sio­nes de sus tías y tíos en Rho­de Is­land, Palm Beach o Char­les­ton, ro­dea­da de nan­nies y go­ber­nan­tas. A los 11 años, cuan­do mu­rie­ron sus abue­los, se con­vir­tió en la ni­ña más ri­ca del mun­do y aña­dió a su sé­qui­to va­rios guar­daes­pal­das. A los 18 años era, ade­más de la más ri­ca, la más odia­da de Nor­tea­mé­ri­ca. Eran los años de la Gran De­pre­sión, pe­ro ella ha­bía du­pli­ca­do su for­tu­na. El año de su pues­ta de lar­go, 1930, acu­dió a 40 bai­les, tés y re­cep­cio­nes, y tras amue­blar su apar­ta­men­to de Man­hat­tan por me­dio mi­llón de dó­la­res, se gas­tó otros 60.000 en ce­le­brar su pre­sen­ta­ción en so­cie­dad en el ho­tel Ritz-carl­ton de la Gran Man­za­na. Asis­tie­ron mil per­so­nas, que se be­bie­ron mi­les de bo­te­llas de cham­pán, bai­la­ron al son de cua­tro or­ques­tas y re­ci­bie­ron cos­to­sos re­ga­los de des­pe­di­da. La pren­sa se en­sa­ñó con ella, así que su pa­dre, se la lle­vó a re­co­rrer el mun­do. En Bang­kok co­no­ció a Ale­xis Mdi­va­ni, un prín­ci­pe geor­giano sin for­tu­na, con el que se ca­só en París, seis me­ses des­pués. Con­ver­ti­da en prin­ce­sa, con­ti­nuó via­je con 70 ma­le­ti­nes y baú­les, pa­ra pa­sar la lu­na de miel en el la­go Co­mo y en Ve­ne­cia, don­de com­pró un pa­la­cio del si­glo XII; y más tar­de,

re­co­rrer Chi­na y Ja p ón. So­lo re­gre­só bre­ve­men­te a París pa­ra ce­le­brar su 22 cum­plea­ños, en el ho­tel Ritz, jun­to a 2.000 in­vi­ta­dos. Tras la fies­ta, hi­zo una es­ca­pa­da a Ne­va­da, pa­ra fir­mar el di­vor­cio de Med­va­ni, y lue­go a Lon­dres, don­de al día si­guien­te se ca­só con el con­de da­nés Court von Hau­witz­ra­ventlow. La gue­rra fue lo úni­co que con­si­guió que de­tu­vie­ra su pe­re­gri­na­ción en Ca­li­for­nia du­ran­te unos años, pe­ro in­me­dia­ta­men­te des­pués, vol­vió a po­ner­se en mar­cha y se di­ri­gió a Tán­ger, don­de com­pró otro pa­la­cio, lla­ma­do Si­di Hos­ni, la úni­ca an­cla en su vida. Pa­sa­ba allí to­dos los ve­ra­nos, que inau­gu­ra­ba con una gran fies­ta a la que in­vi­ta­ba a Paul y Ja­ne Bow­les, a la prin­ce­sa Rus­po­li o al in­terio­ris­ta Char­les Se­vigny. El res­to del año lo di­vi­día en­tre París,

Nue­va York y Cuer­na­va­ca (don­de se ha­bia cons­trui­do una man­sión de es­ti­lo ja­po­nés). Tu­vo sie­te ma­ri­dos, en­tre ellos el ac­tor Cary Grant. Via­ja­ba con su chó­fer, su guar­daes­pal­das, su se­cre­ta­ria per­so­nal y su don­ce­lla, y to­das las pas­ti­llas pa­ra dor­mir, pa­ra su­pri­mir el ape­ti­to y pa­ra com­ba­tir el do­lor y la de­pre­sión que su ne­ce­ser po­día con­te­ner. Cuan­do mu­rió en 1979, a los 66 años, pe­sa­ba 40 ki­los, y so­lo le que­da­ban en efec­ti­vo 3.600 dó­la­res.

Ho­ward Hug­hes El cie­lo (no) es el lí­mi­te

Eun­ca fue un buen es­tu­dian­te. Pre­fe­ría cons­truir co­sas y mon­tar in­ge­nios me­cá­ni­cos. Por eso, cuan­do su ma­dre le prohi­bió te­ner una mo­to­ci­cle­ta, con 12 años, Ho­ward Hug­hes de­ci­dió cons­truír­se­la él mis­mo, en­sam­blan­do un mo­tor con pie­zas usa­das de la fá­bri­ca de su pa­dre, un prós­pe­ro in­ven­tor y em­pre­sa­rio me­cá­ni­co, y aña­dién­do­se­lo a su bi­ci­cle­ta. Pe­ro lo que en reali­dad le gus­ta­ba a Ho­ward era vo­lar. To­mó sus pri­me­ras lec­cio­nes de pi­lo­to a los 14 años y, aun­que nun­ca ter­mi­nó una ca­rre­ra

A los 11 años, Hut­ton era la ni­ña más ri­ca de Amé­ri­ca. A los 18 era tam­bién la más odia­da.

Siem­pre al vo­lan­te, An­ne­ma­rie era un ser do­lien­te, adic­ta a la mor­fi­na y a la ve­lo­ci­dad…

uni­ver­si­ta­ria, es­tu­dió ae­ro­náu­ti­ca en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Ca­li­for­nia, uno de los más pres­ti­gio­sos del mun­do. Po­co des­pués, se que­dó huér­fano y un juez le au­to­ri­zó a dis­fru­tar, an­tes de la ma­yo­ría de edad, de la for­tu­na que ha­bía he­re­da­do. Hug­hes de­ci­dió que era el mo­men­to de cum­plir sus sue­ños y se mar­chó a Ca­li­for­nia, “pa­ra ha­cer pe­lí­cu­las y con­ver­tir­se en el me­jor pi­lo­to del mun­do”. No tar­da­ría en cum­plir am­bos ob­je­ti­vos. De su con­quis­ta de Holly­wood co­mo director dan tes­ti­mo­nio pe­lí­cu­las mí­ti­cas co­mo Án­ge­les del in­fierno (1930), di­ri­gi­da y pro­du­ci­da por él y pro­ta­go­ni­za­da por una de­bu­tan­te Jean Har­low (que él des­cu­brió), o Scar­fa­ce, un clá­si­co so­bre la am­bi­ción y el po­der. Y tam­po­co tar­dó en con­ver­tir­se en uno de los me­jo­res pi­lo­tos de la his­to­ria. Fun­dó la ae­ro­náu­ti­ca Hug­hes Air­craft y con 30 años, ba­tió, el re­cord de ve­lo­ci­dad, con su avión H-1, un in­ge­nio con alas de ma­de­ra que él mis­mo ha­bía di­se­ña­do. Un año y me­dio des­pués, se con­vir­tió en el pi­lo­to más rá­pi­do vo­lan­do sin in­te­rrup­ción en­tre Los An­ge­les y Ne­wark, Nue­va Jer­sey, en sie­te ho­ras y me­dia. El 14 de ju­lio de 1938, dio la vuel­ta al mun­do en 91 ho­ras: que­ría de­mos­trar que era po­si­ble via­jar de una pun­ta a la otra del mun­do de for­ma rá­pi­da y se­gu­ra. Lle­gó a su des­tino con la más­ca­ra de oxí­geno ave­ria­da y ca­si a pun­to de as­fi­xiar­se, pe­ro era un hé­roe nacional y des­fi­ló por Broad­way ba­jo una llu­via de con­fe­ti. Mu­rió a bor­do de un avión, pe­ro co­mo pa­sa­je­ro, el 5 de abril de 1976, cuan­do le tras­la­dan a Hous­ton en es­ta­do ter­mi­nal des­de el ho­tel en el que vi­vía, en Aca­pul­co.

An­ne­ma­rie Sch­war­zen­bach Ve al fin del mun­do y en­cuen­tra la tie­rra pro­me­ti­da

An­ne Ma­rie Sch­war­zen­bach te­nía 30 años y ago­ta­ba, aquel ve­rano de 1937, una más de sus múl­ti­ples es­tan­cias de des­in­to­xi­ca­ción en una clí­ni­ca de lu­jo cer­ca­na a la pro­pie­dad pa­ter­na de Zu­rich, don­de ha­bía na­ci­do, cuan­do re­ci­bió la vi­si­ta de su com­pa­trio­ta Ella Mai­llart. Que­ría ha­cer un via­je a Afganistán, atra­ve­san­do Orien­te Me­dio y An­ne Ma­rie, poe­ta y no­ve­lis­ta de cul­to, le pa­re­ció la com­pa­ñe­ra idea. Hi­ja de una fa­mi­lia de la al­ta bur­gue­sía sui­za de sim­pa­tías na­zis, in­ca­paz de acep­tar su sin­gu­la­ri­dad an­dró­gi­na, su com­pro­mi­so an­ti­fas­cis­ta y su ta­len­to pa­ra la literatura, An­ne Ma­rie era un ser do­lien­te, adic­to a mor­fi­na, el al­cohol y la ve­lo­ci­dad. Su be­lle­za am­bi­gua ha­bía fas­ci­na­do en el Berlín lu­ju­rio­so de los años vein­te, don­de des­cu­brió la li­ber­tad, pe­ro tam­bién la so­le­dad y una ten­den­cia a la de­pre­sión, que la lle­va­ría a va­rios in­ten­tos de sui­ci­dio. An­ne Ma­rie, ar­ma­da con su má­qui­na de es­cri­bir y su pe­que­ña Lei­ca, re­co­gió el Ford re­ga­lo de su fa­mi­lia –un ab­so­lu­to lu­jo en aque­lla épo­ca–, y con Ella a bor­do, ini­ció en Gi­ne­bra su re­co­rri­do. Era ju­nio de 1939 y par­tie­ron di­rec­ción a Es­tam­bul. El via­je du­ró 12 se­ma­nas, siem­pre al vo­lan­te de su Ford, en me­dio del pol­vo, de la llu­via y el ca­lor so­fo­can­te. Las via­je­ras des­per­ta­ban cu­rio­si­dad y asom­bro –a An­ne Ma­rie la con­fun­dían siem­pre con un hom­bre–, y na­die les ne­gó nun­ca hos­pe­da­je o co­mi­da. En Ka­bul, An­ne Ma­rie, gra­ve­men­te en­fer­ma a cau­sa de una bron­qui­tis, in­sis­tió en se­guir has­ta Turk­me­nis­tán, pe­ro Ella no po­día ya so­por­tar sus adic­cio­nes, ni su de­s­es­pe­ran­za y se mar­chó rum­bo a la In­dia. Vol­vie­ron a en­con­trar­se me­ses des­pués, cuan­do An­ne Ma­rie em­bar­ca­ba de re­gre­so a Eu­ro­pa. Ella Mai­llard con­tó aquel via­je y su di­fí­cil re­la­ción en un li­bro de cul­to, La vía cruel, pu­bli­ca­do en 1947. “Creía en el su­fri­mien­to. Lo ve­ne­ra­ba co­mo la fuen­te de to­da gran­de­za”, es­cri­bió so­bre su gran ami­ga . An­ne Ma­rie mu­rió al caer­se de una bi­ci­cle­ta en las mon­ta­ñas cer­ca­nas a Saint Mo­ritz, don­de se ha­bía re­fu­gia­do a su vuel­ta a Eu­ro­pa. Te­nía 34 años. Hoy es un sím­bo­lo de la ge­ne­ra­ción de­ses­pe­ra­da de en­tre­gue­rras.

Lau­ra Dek­ker El mar era mi reino

La ho­lan­de­sa Lau­ra Dek­ker se ha­bía pa­sa­do to­dos los ve­ra­nos de su in­fan­cia en el mar. A los seis años, sus pa­dres le re­ga­la­ron su primer Op­ti­mist. A los sie­te rea­li­za­ba tra­ve­sías en una ta­bla de wind­surf acom­pa­ña­da por su pa­dre. Y a los 11 cru­zó ida y vuel­ta, des­de Ho­lan­da, el ca­nal de La Man­cha, así que no es tan ra­ro que al cum­plir 12 años, en 2009, anun­cia­ra que da­ría la vuel­ta al mun­do so­la en su Op­ti­mist, al que pu­so por nom­bre Guppy, co­mo to­das las em­bar­ca­cio­nes que ha­bía te­ni­do des­de ni­ña. Lo pri­me­ro que se en­con­tró Lau­ra fue una ba­ta­lla le­gal en­tre sus pa­dres, di­vor­cia­dos, pe­ro dis­pues­tos a que hi­cie­ra reali­dad su

sue­ño, y el es­ta­do ho­lan­dés, dis­pues­to a im­pe­dir­lo en nom­bre de la se­gu­ri­dad y los de­re­chos de la in­fan­cia. Las idas y ve­ni­das en­tre los tribunales du­ra­ron dos años, pe­ro Lau­ra fi­nal­men­te pu­do em­pren­der su tra­ve­sía el 21 de agos­to de 2010, des­de Por­ti­mao, en la cos­ta de Por­tu­gal. De allí si­guió via­je a Gi­bral­tar, Lan­za­ro­te –don­de pa­só va­rias se­ma­nas pa­ra evi­tar la tem­po­ra­da de hu­ra­ca­nes–, Gran Ca­na­ria, Ca­bo ver­de, Sim­pson Bay (en la is­la de Saint Mar­tin, An­ti­llas Ho­lan­de­sas), Do­mi­ni­ca, Bo­nai­re, el Ca­nal de Pa­na­má, Ecua­dor, Ga­lá­pa­gos, las Mar­que­sas, Tahi­ti, Bo­ra-bo­ra, Fid­ji, Va­nua­tu, Aus­tra­lia (don­de ce­le­bró su 16 cum­plea­ños con su pa­dre), Su­dá­fri­ca y Ho­lan­da, don­de cul­mi­nó su tra­ve­sía el 21 de enero de 2013, con­vir­tién­do­se en la per­so­na más jo­ven del mun­do en cir­cun­na­ve­gar el pla­ne­ta. Pa­ró en cin­co oca­sio­nes pa­ra re­ci­bir asis­ten­cia de un equi­po de apo­yo fa­mi­liar, por ejem­plo al lle­gar a Ca­nal de Pa­na­má. Un sis­te­ma de mo­ni­to­ri­za­ción ins­ta­la­do en el bar­co per­mi­tió se­guir­la du­ran­te to­do el tra­yec­to des­de Ho­lan­da. Sin em­bar­go, la ley le im­pi­dió de nue­vo que su ha­za­ña fi­gu­ra­se en el li­bro Gui­ness, por ser me­nor. A bor­do con­ti­nuó es­tu­dian­do y es­cri­bió un blog que se con­vir­tió en el ar­tícu­lo más se­gui­do de la pren­sa ho­lan­de­sa. Hoy si­gue via­jan­do in­can­sa­ble­men­te con el Guppy –aho­ra lle­va pa­ne­les so­la­res. Se ca­só el año pa­sa­do y vi­ve en otro bar­co, có­mo no, en Nue­va Ze­lan­da.

JLO, los Sto­nes, El­ton John, Ma­don­na… Las exi­gen­cias del rock

La de las es­tre­llas del rock en sus gi­ras de con­cier­tos es qui­zá la ul­ti­ma ex­cen­tri­ci­dad que que­da en un mun­do don­de to­do lo asom­bro­so pa­re­ce de­vo­ra­do al ins­tan­te. Co­pan co­lum­nas sen­sa­cio­na­lis­tas, blogs de fans y crí­ti­cos y, por su­pues­to, son la co­mi­di­lla de las re­des so­cia­les. En sus via­jes, Jen­ni­fer Lo­pez ne­ce­si­ta que to­do el mo­bi­lia­rio de sus ho­te­les y ca­me­ri­nos sea de co­lor blan­co y so­lo duer­me en sá­ba­nas de 250 hi­los. Pa­re­ce que Ju­lia Ro­berts se ba­ña ex­clu­si­va­men­te en agua mi­ne­ral. Keith Ri­chards y los Ro­lling Sto­nes sor­pren­den por su ex­qui­si­tez pu­ra­men­te bri­tá­ni­ca: una sa­la pa­ra ju­gar al bi­llar, te­le­vi­sio­nes por sa­té­li­te pa­ra se­guir el crí­quet y li­rios Ca­sa­blan­ca pa­ra per­fu­mar el am­bien­te. Menos re­fi­na­das re­sul­tan las pe­ti­cio­nes de Ma­don­na, que ne­ce­si­ta 20 lí­neas de te­lé­fono y es­pa­cio pa­ra su equi­po de chefs. Eso sí, tam­bién pi­de ro­sas blan­cas y ro­sas, pe­ro siem­pre cor­ta­das a una me­di­da es­pe­cial. Pa­ra El­ton John, la preo­cu­pa­ción prin­ci­pal es su piano, va­lo­ra­do en un mi­llón de dó­la­res, que siem­pre via­ja con él, ade­más de ali­men­tos sin pro­teí­nas ani­ma­les. Pe­ro, so­bre to­do, le preo­cu­pa la tem­pe­ra­tu­ra: exac­ta­men­te 19 gra­dos allí don­de se en­cuen­tre. Pro­ba­ble­men­te la ma­yor ex­tra­va­gan­cia, hi­ja de una re­bel­día cu­yo ob­je­ti­vo es apa­bu­llar a quien se pon­ga por de­lan­te, ha­ya si­do la de Iggy Pop y los Stood­ges: una boa cons­tric­tor de tres me­tros y una pros­ti­tu­ta vie­ja y des­den­ta­da dis­po­ni­ble las 24 ho­ras cuen­tan que pi­die­ron en uno de sus úl­ti­mos con­cier­tos en La­ti­noa­mé­ri­ca. Evi­den­te­men­te, era bro­ma. ¿O no?

JLO quie­re mo­bi­lia­rio blan­co y so­lo duer­me en sá­ba­nas de 250 hi­los.

An­ne­mai­re Sch­war­zen­bach, la úl­ti­ma mal­di­ta; Lau­ra Dek­ker, na­ve­gan­te, y la mul­ti­mi­llo­na­ria Bar­ba­ra Hut­ton.

Los Ro­lling Sto­nes y Ma­don­na, dos de las úl­ti­mas mar­cas del di­vis­mo glo­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.