A ca­da des­tino, su pro­tec­ción

No im­por­ta si vas a la pla­ya o a la ciu­dad más gris del Tu me­jor com­pa­ñe­ro de via­je tie­ne que ser un con SPF. Des­cu­bre por qué ca­da lu­gar re­quie­re unos so­la­res di­fe­ren­tes. C. Uran­ga

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Belleza Vip -

Por Vas a es­tar más fres­qui­ta, pe­ro no te de­jes en­ga­ñar. Pa­ra em­pe­zar por­que la al­ti­tud es un fac­tor que jue­ga en tu con­tra. Los ra­yos del sol son un 10% más po­ten­tes con ca­da ki­ló­me­tro que as­cien­des. Así que si tu des­tino se en­cuen­tra por en­ci­ma de los 1.000 me­tros ya le pue­des aña­dir ese ex­tra. Y lue­go es­tá la sen­sa­ción de pro­tec­ción que dan al­gu­nos ár­bo­les. Si su som­bra es com­pac­ta, so­lo tie­nes que preo­cu­par­te de los ra­yos que se re­fle­jan en la hier­ba o las pie­dras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.