LA AU­TO­RA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Relatos De Verano -

Cuan­do sa­lí del as­cen­sor iba muy en­fa­da­da, pe­ro al lle­gar a la ca­lle me pu­se las ga­fas de sol nue­vas, que las ha­bía lle­va­do a la óp­ti­ca pa­ra que me las gra­dua­ran y era el pri­mer día que me las po­nía y veía to­do tan bien, tan ní­ti­do, y ade­más ha­cía buen día, aun­que el agua se­gu­ra­men­te es­tu­vie­ra fría, pe­ro no im­por­ta­ba por­que era el pri­mer día de va­ca­cio­nes y no que­ría es­tar en­fa­da­da aun­que me hi­cie­ra en­fa­dar uno que yo me sa­bía. Pe­ro es­ta­ba de va­ca­cio­nes y mis pa­dres nos ha­bían de­ja­do una ca­sa y por eso no pa­gá­ba­mos ho­te­les y ape­nas gas­tá­ba­mos di­ne­ro por­que to­do era de mis pa­dres, has­ta po­día­mos ir a la pis­ci­na co­mu­ni­ta­ria, pe­ro no nos gus­ta­ba por­que no es­ta­ba muy lim­pia, aun­que bueno, a mí me da­ba igual, pe­ro no nos gus­ta­ba. De ca­mino a la pla­ya, con mis ga­fas de sol, iba por el pa­seo ma­rí­ti­mo y una voz, Ja­na, Ja­na, Ja­na, y Ja­na soy yo, pe­ro pen­sé, es im­po­si­ble que sea a mí, por­que aquí ape­nas me co­no­ce na­die, y la gen­te que me co­no­ce ha­ce mu­cho tiem­po que ya no vie­ne a ve­ra­near, pe­ro me gi­ré y vi a Lour­des, y se­guía di­cien­do, Ja­na, Ja­na, aun­que se die­ra cuen­ta de que ya la ha­bía vis­to y que sí, que me iba a pa­rar a ha­blar con ella, se­guía con el nom­bre. “Me lo vas a gas­tar”, le di­go, y me di­ce, “el qué”, y le di­go, “el nom­bre”, y se ríe y me da dos be­sos pe­ro no me creo que es­té con­ten­ta de ver­me. Co­mo tam­bién iba a la pla­ya, di­jo que me acom­pa­ña­ba, y nos pu­si­mos a an­dar por el pa­seo ma­rí­ti­mo y a mi­rar des­de la ba­ran­da de pie­dra cuál era el me­jor si­tio, pe­ro no lo ha­bía por­que to­do es­ta­ba bas­tan­te lleno.

o no es­ta­ba se­gu­ra de si ella sa­bía que es­tá­ba­mos jun­tos, así que hi­ce co­mo si na­da, pe­ro cuan­do nos tum­ba­mos con nues­tras toa­llas, me di­jo, “¿y có­mo os va?”, y ya me di cuen­ta de que ha­ría­mos co­mo si na­da, lo da­ría­mos por he­cho, no ten­dría­mos que en­trar en

Cuan­do por fin me qui­té el ves­ti­do, le di­je que me iba un ra­to al agua, que te­nía ca­lor, y ella, cuan­do me le­van­té, me di­jo que si no se qui­ta­ba la par­te de arri­ba era por­que ha­bía em­pe­za­do a dar cla­ses en el ins­ti­tu­to del pue­blo, y no que­ría que sus alum­nos la vie­ran, aun­que bueno, tam­po­co pa­sa­ba na­da, y se que­dó se­mi­des­nu­da an­te mí y des­pués em­pe­zó a un­tar­se cre­ma so­lar con la mis­ma par­si­mo­nia que ha­bía do­bla­do la ro­pa. Bueno, me voy al agua. La ca­be­za, des­pués de una ho­ra al sol ha­blan­do con Lour­des de aque­llos 14 años su­yos, los de en­ton­ces, y de có­mo sus pa­dres no ha­bían acep­ta­do en un pri­mer momento que sa­lie­ra con un hom­bre de 18, por­que, tú ve­rás, com­pa­ra­da con ella, él era un hom­bre, aun­que no un hom­bre co­mo se es­pe­ra­ba de los 18 años... en fin, des­pués de una ho­ra así se me le­van­tó un do­lor de ca­be­za de los míos, y le di­je, “me voy”. En­ton­ces me pre­gun­tó si to­da­vía iba a ca­sa de mis pa­dres, o que si nos ha­bía­mos com­pra­do al­gu­na no­so­tros jun­tos, y le di­je que no, que se­guía­mos en lo de mis pa­dres, pe­ro que a lo me­jor nos mi­rá­ba­mos al­go, aun­que no aquí, y me­jor en una plan­ta ba­ja, con pis­ci­na pe­ro pri­va­da, y a lo me­jor ni si­quie­ra ha­cía fal­ta que es­tu­vie­ra cer­ca de la pla­ya, por­que to­tal, pa­ra ir so­la, y ella me di­jo que no, mu­jer, so­la no, que si que­ría ir con ella, so­lo te­nía que lla­mar­la. Y que­da­mos así. • Pu­bli­có su pri­mer li­bro con 22 años y, des­de en­ton­ces, Jenn Díaz (Bar­ce­lo­na, 1988) no ha de­ja­do de es­cri­bir. Ma­dre e hi­ja (Des­tino) –ori­gi­nal­men­te en ca­ta­lán– es su úl­ti­ma no­ve­la.

O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.