La mi­llo­na­ria más jo­ven (y dis­cre­ta)

ALE­XAN­DRA AN­DRE­SEN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Jo­ven he­re­de­ra de tan so­lo 19 años con 1.150 mi­llo­nes de eu­ros de patrimonio. Con es­tos da­tos, la ima­gen más re­cu­rren­te que vie­ne a la ca­be­za es la de fies­tas sal­va­jes en Ibi­za a bor­do del ya­te de pa­pá jun­to a ami­gos co­mo Pa­ris Hil­ton o Jus­tin Bie­ber, bo­das se­cre­tas en al­gu­na is­la pri­va­da y una vi­da des­orien­ta­da por el pre­ma­tu­ro pe­so de los bi­lle­tes. Sin em­bar­go, la vi­da de Ale­xan­dra An­dre­sen, la mi­llo­na­ria más jo­ven se­gún For­bes (pues­to 1.475) de­cep­cio­na cual­quier ex­pec­ta­ti­va de lu­jo de­sen­fre­na­do. Ale­xan­dra per­te­ne­ce a una de las fa­mi­lias más ri­cas y co­no­ci­das de No­rue­ga. Su pa­dre, Johan H. An­dre­sen, es di­rec­ti­vo del hol­ding Ferd y he­re­de­ro del im­pe­rio ta­ba­ca­le­ro na­cio­nal, Tie­de­manns, que fun­da­ron sus an­te­pa­sa­dos y que él ven­dió en 2005 por 500 mi­llo­nes de dó­la­res. Un año des­pués, de­ci­dió en­tre­gar un 42% de Ferd a ca­da una de sus hi­jas, Ale­xan­dra y Kat­ha­ri­na, por aquel en­ton­ces de 10 y 11 años res­pec­ti­va­men­te. Kat­ha­ri­na, la ma­yor, es la se­gun­da mi­llo­na­ria más jo­ven des­pués de su her­ma­na. Ella es­tu­dia Cien­cias So­cia­les en Áms­ter­dam y pa­re­ce la más in­tere­sa­da en to­mar en el fu­tu­ro las rien­das del negocio fa­mi­liar. No tan­to Ale­xan­dra, que de momento vi­ve en Ale­ma­nia en­fo­ca­da por com­ple­to en su ca­rre­ra hí­pi­ca, en la que ya ha des­ta­ca­do ga­nan­do va­rios con­cur­sos ju­ve­ni­les de doma. Com­par­te así ac­ti­vi­dad ecues­tre con otras he­re­de­ras co­mo Car­lo­ta Ca­si­rag­hi, Mar­ta Or­te­ga o Athina Rous­sel Onas­sis. Pe­ro, mien­tras

Oes­tas aris­tó­cra­tas del di­ne­ro son tan afi­cio­na­das a los ca­ba­llos co­mo al gla­mur, po­co se sa­be de An­dre­sen, cu­ya for­tu­na so­lo ha sa­li­do a la luz con la ma­yo­ría de edad y su pri­me­ra de­cla­ra­ción de la ren­ta. En una en­tre­vis­ta pa­ra la web cor­po­ra­ti­va de su pro­pia em­pre­sa, la no­rue­ga afir­ma aho­rrar to­do lo que ga­na en los con­cur­sos y ha­ber con­du­ci­do so­lo co­ches de se­gun­da mano. La mar­ca de­por­ti­va Kings­land pa­tro­ci­na su ca­rre­ra de­por­ti­va y los úni­cos lu­jos que pa­re­ce per­mi­tir­se son los pu­ra san­gre y los via­jes fa­mi­lia­res. Eso es al me­nos lo que se adi­vi­na al ver su cuen­ta de Ins­ta­gram, que en los úl­ti­mos me­ses, tras su pro­cla­ma­ción en For­bes, ha pa­sa­do de 4.000 a ca­si 55.000 se­gui­do­res. Fo­to­gra­fías de ca­ba­llos y de es­ca­pa­das fa­mi­lia­res copan su red so­cial, don­de los cu­rio­sos so­lo po­drán ver sa­cia­da su sed de co­ti­lleo con los selfies con su no­vio, el lu­cha­dor pro­fe­sio­nal Joa­chim To­llef­sen, de 24 años, tam­bién no­rue­go y, pe­se a su tra­ba­jo y sus ta­tua­jes, con pin­ta de buen ti­po. Ni ras­tro de no­ches de co­pas en los clubs más eli­tis­tas ni ex­cen­tri­ci­da­des. La mi­llo­na­ria más jo­ven no pa­re­ce dis­pues­ta a ge­ne­rar gran­des ti­tu­la­res. Por aho­ra. CAR­MEN RO­SA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.