An­gli­cis­mos

POR LU­CÍA TA­BOA­DA GUIÓN Y RA­QUEL CÓRCOLES ILUSTRACIONES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - La Imperfecta - Pa­raim­per­fec­tas.com

Sue­na a dro­ga ile­gal de Nue­vo Mé­xi­co, pe­ro sig­ni­fi­ca ab­do­men par­ti­do. El ab crack es la nue­va ten­den­cia en las re­des so­cia­les, se­gún he leí­do en pe­rió­di­cos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas. Ca­da tres me­ses emer­ge de la na­da un nue­vo an­gli­cis­mo que po­ne el fo­co en al­gún pun­to del cuer­po fe­me­nino que ha­bía pa­sa­dao des­aper­ci­bi­do du­ran­te tus dé­ca­das de exis­ten­cia. Pri­me­ro fue el thigh gap o hue­co en­tre los mus­los; des­pués el bi­ki­ni brid­ge, el hue­co que que­da en­tre el bi­qui­ni y el hue­so de la ca­de­ra; y aho­ra, pa­ra cum­plir la cuo­ta anual, se ha pues­to de mo­da el ab crack. Se tra­ta de una lí­nea ver­ti­cal muy pro­nun­cia­da que cru­za el ab­do­men y que lu­cen al­gu­nas mo­de­los, co­mo su em­ba­ja­do­ra uni­ver­sal Emily Ra­taj­kows­ki. Al­go fá­cil de con­se­guir si pue­des re­par­tir tus múscu­los co­mo Mís­ter Po­ta­to. Si se­gui­mos es­te rit­mo ver­ti­gi­no­so, den­tro de po­co se pon­drá de mo­da un hue­co en el ló­bu­lo de la ore­ja iz­quier­da. Se co­no­ce­rá co­mo ear ho­le. O que se mar­que el la piel que cuel­ga del co­do, que se co­no­ce­rá co­mo el­bow pack. En reali­dad, lo del ab­do­men par­ti­do no es na­da nue­vo. Nos lle­van di­cien­do des­de siem­pre que ha­ga­mos ab­do­mi­na­les pa­ra que la “cur­va de fe­li­ci­dad” no de­ri­ve en la “cur­va de la in­fe­li­ci­dad”. Hay clases es­pe­cí­fi­cas en los gim­na­sios. Se re­sal­ta con­ti­nua­men­te la “es­pec­ta­cu­lar” (siem­pre va pre­ce­di­da de es­te ad­je­ti­vo) re­cu­pe­ra­ción fí­si­ca de una em­ba­ra­za­da des­pués de dar a la luz. Y exis­ten más cre­mas es­pe­cí­fi­cas pa­ra un vien­tre plano que pa­ra una ur­ti­ca­ria.

Las re­des so­cia­les se han con­ver­ti­do en el ho­gar de to­das las co­sas que se as­pi­ra con­se­guir. Y en­tre ellas, por su­pues­to, es­tá el ab­do­men per­fec­to. El ad crack se irá co­mo vino. Los que sí per­ma­ne­ce­rán son los com­ple­jos. A esa es­tría o a esa lí­nea –no ver­ti­cal– que se te mar­ca cuan­do te sien­tas con los pan­ta­lo­nes muy apre­ta­dos. Un se­cre­to: pa­ra as­pi­rar a to­dos los an­gli­cis­mos an­tes des­cri­tos, se­ría im­por­tan­te ha­cer­se con otros, que se lla­man per­so­nal trai­ner (en­tre­na­dor per­so­nal) y mu­cho free ti­me (tiem­po li­bre).

La ba­rri­ga ip­ne­crof­mec­pa­ta­ti­bel­se con­peerl­fev­ce­troa.no

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.