Esa col­me­na que lla­ma­mos ofi­ci­na

En ve­rano, me­jor pen­sar so­lo en ella co­mo te­rri­to­rio de fic­ción. Por eso nues­tra se­rie so­bre es­pa­cios te­le­vi­si­vos se cen­tra es­ta se­ma­na en los des­pa­chos: esos claus­tro­fó­bi­cos y opre­si­vos lu­ga­res en los que se te­jen in­tri­gas y cons­pi­ra­cio­nes. Por Jor­ge Car

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Relatos De Verano -

S i tu­vie­ra­que es­co­ger un úni­co fi­nal de una se­rie de te­le­vi­sión, aun­que el de A dos me­tros ba­jo tie­rra me si­ga pa­re­cien­do per­fec­to y me si­ga emo­cio­nan­do ca­da vez que lo veo en Youtu­be, me in­cli­na­ría por el de The Shield. La obra maes­tra de Shawn Ryan cas­ti­ga a su (an­ti) hé­roe de un mo­do ab­so­lu­ta­men­te jus­to con sus de­li­tos y fal­tas, pe­ro por com­ple­to ines­pe­ra­do. Con­de­na al po­li­cía hi­per­ac­ti­vo y co­rrup­to, en los mi­nu­tos fi­na­les, a una ofi­ci­na. A una ofi­ci­na kaf­kia­na, de cu­bícu­los idén­ti­cos. A una ofi­ci­na que es mil ve­ces peor que una cár­cel. Por­que sa­be­mos que en pri­sión Vic Mac­key hu­bie­ra so­bre­vi­vi­do, adap­tán­do­se rá­pi­da­men­te a los có­di­gos y la vio­len­cia pro­pios de esos es­pa­cios de vi­gi­lan­cia y cas­ti­go. Pe­ro en esa ofi­ci­na él, acos­tum­bra­do a re­sol­ver los ca­sos me­dian­te un cóc­tel de múscu­lo, neu­ro­nas, pól­vo­ra y co­rrup­ción, so­lo po­drá apa­gar­se, has­ta lle­gar a ser muy pron­to una som­bra de sí mis­mo. Du­ran­te sie­te tem­po­ra­das, el equi­po es­pe­cial que di­ri­ge Mac­key ha ha­bi­ta­do en una sa­la de la co­mi­sa­ría de uso ex­clu­si­vo. Esa bur­bu­ja de li­ber­tad y tra­pi­cheos se in­ser­ta en un con­jun­to de dos pi­sos, una an­ti­gua igle­sia con­ver­ti­da en cen­tral de po­li­cía, con las jau­las de los ca­la­bo­zos en la par­te cen­tral de la plan­ta ba­ja, ro­dea­das de es­cri­to­rios, y los des­pa­chos y la sa­la de in­te­rro­ga­to­rios en la plan­ta su­pe­rior. La ac­ción ocu­rre en el fic­ti­cio dis­tri­to Far­ming­ton de Los Án­ge­les, más co­no­ci­do co­mo (la gran­ja); y las de­pen­den­cias po­li­cia­les son lla­ma­das (la cua­dra). Los nom­bres res­pon­den a la con­cep­ción de la vi­da que pre­do­mi­na en ese ba­rrio mar­gi­nal: más ani­mal que hu­ma­na, más fí­si­ca que in­te­lec­tual. El equi­po es­pe­cial com­ba­te el cri­men or­ga­ni­za­do

Arri­ba, Don Dra­per y Me­gan, en la cuar­ta tem­po­ra­da de Mad Men. Aba­jo, fo­to­gra­ma de El apar­ta­men­to (1960), de Billy Wil­der, pie­dra an­gu­lar de la ico­no­gra­fía fíl­mi­ca de la ofi­ci­na kaf­kia­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.