Me­dio si­glo de Star Trek

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Star Trek: más allá lle­ga a nues­tras pan­ta­llas el 19 de agos­to, de la mano del di­rec­tor Jus­tin Lin. La mí­ti­ca na­ve En­ter­pri­se si­gue ex­plo­ran­do ex­tra­ños nue­vos mun­dos ba­jo la pro­duc­ción del gran J.J. Abrams, coin­ci­dien­do con la ce­le­bra­ción del 50 aniversario de la sa­ga ga­lác­ti­ca. La cin­ta de aven­tu­ras y cien­cia fic­ción es­tá pro­ta­go­ni­za­da por Zoe Saldana, Ch­ris Pi­ne, Za­chary Quin­to, Si­mon Pegg, Karl Ur­ban y John Cho. La no­ta trá­gi­ca la ha pues­to, sin em­bar­go, la tem­pra­na des­apa­ri­ción de An­ton Yel­chin –el ac­tor que in­ter­pre­ta­ba a Pa­vel Che­kov–, que mu­rió en ju­nio, a los 27 años de edad, en un trá­gi­co accidente con su au­to­mó­vil. Su re­pen­ti­na muer­te ha con­mo­cio­na­do a la in­dus­tria de Hollywood, pe­ro no ha im­pe­di­do que los fans de la sa­ga si­gan es­ta nue­va aven­tu­ra co­mo una for­ma de ho­me­na­je al re­cor­da­do tri­pu­lan­te. Te­nien­do dos hi­jos pe­que­ños en ca­sa, ¿es di­fí­cil com­pa­gi­nar la vi­da pro­fe­sio­nal y fa­mi­liar? Sí, es muy di­fí­cil. Al­gu­na vez sien­to que es im­po­si­ble por­que el sen­ti­mien­to de cul­pa es al­go que nun­ca va a des­apa­re­cer. La suer­te es que ten­go mu­chas ma­dres, no so­lo en mi fa­mi­lia sino tam­bién en mi tra­ba­jo, a las que pue­do acu­dir y me dan con­se­jos. “Tie­nes que apren­der a vi­vir con es­te do­lor, ya que nun­ca se apren­de a to­le­rar­lo”, me di­cen. Por otro la­do, que mis hi­jos me vean le­van­tar­me ca­da día, de­di­car­les tiem­po e ir­me a tra­ba­jar, tam­bién de­be de ser un buen ejem­plo pa­ra ellos.

¿Con qué va­lo­res le gus­ta­ría edu­car a sus hi­jos?

Me gus­ta­ría que nues­tros hi­jos ten­gan lo me­jor de Mar­co y lo me­jor de mí. Que cuan­do nos mi­ren sien­tan que no so­mos ma­las per­so­nas, sino que so­mos bue­nos y que lo he­mos he­cho lo me­jor po­si­ble. Quie­ro que mis hi­jos den lo me­jor de sí ca­da día.

Us­ted siem­pre se ha sen­ti­do or­gu­llo­sa de ser la­ti­na y de su idio­ma. ¿Les ha­bla en es­pa­ñol? En ca­sa so­la­men­te se ha­bla ita­liano y es­pa­ñol. Los ni­ños ven te­le­vi­sión en in­glés, pe­ro to­dos los libros son en es­pa­ñol y en ita­liano. Cuan­do al­guien vie­ne a ca­sa y les ha­bla en in­glés, se que­dan mi­ran­do co­mo ex­tra­ña­dos. Son una mo­na­da.

Co­mo usua­ria de re­des so­cia­les, ¿cree que pu­bli­car sus pro­pias imá­ge­nes per­so­na­les es una ma­ne­ra de fre­nar la in­va­sión a su pri­va­ci­dad? Yo creo que sí, que fre­na un po­qui­to esa de­ses­pe­ra­ción por que­rer con­se­guir una ima­gen, in­clu­so a cos­ta de tus de­re­chos. Has­ta el mo­men­to no he lle­ga­do al pun­to de sen­tir-

me ata­ca­da, tam­bién por­que mi es­po­so y yo he­mos si­do muy re­ser­va­dos en el pri­mer año de la vi­da de los ne­nes. Pe­ro re­cien­te­men­te en Nue­va York, cuan­do sa­lía­mos del ho­tel ca­mino al co­che, les hi­cie­ron fo­tos. El día que los asus­ten o pa­se al­go, di­re­mos las co­sas, pe­ro con amor y res­pe­to. Has­ta aho­ra mi es­po­so siem­pre ha reac­cio­na­do con mu­cha cla­se. Cuan­do es­ta­mos ca­mi­nan­do con los ne­nes y ve que hay fo­tó­gra­fos o que al­guien ha­ce una fo­to, se acer­ca pa­ra pe­dir­les res­pe­to.

¿Cuál es el me­jor con­se­jo que le han da­do pa­ra so­bre­vi­vir en el mun­do de la in­ter­pre­ta­ción y quién se lo dio?

Mi ma­má me lo dio y lo prac­ti­co to­dos los días. Ella me en­se­ñó que la im­pre­sión que unas per­so­nas o una com­pa­ñía ten­gan de mí es tan im­por­tan­te co­mo la im­pre­sión que yo ten­ga de ellos. Tú opi­nión, tu pers­pec­ti­va y tu pre­sen­cia cuen­tan al 50%. Na­da ni na­die es más im­por­tan­te que tú, pe­ro tú no eres más im­por­tan­te que na­die. Me crié con esa sa­bi­du­ría.

Ade­más de ser ac­triz, us­ted tam­bién ha pro­ta­go­ni­za­do va­rias cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias. ¿Se ha sen­ti­do al­gu­na vez pre­sio­na­da por su as­pec­to fí­si­co? Sí, la ver­dad es que sí. Y eso tie­ne que ver con la ju­ven­tud. Cuan­do eres jo­ven y tu per­so­na­li­dad se es­tá for­man­do, de­pen­des mu­cho de la opi­nión pú­bli­ca. Cuan­do ya em­pie­zas a en­ve­je­cer y la pre­sión cre­ce, o per­mi­tes que es­ta te rom­pa o sim­ple­men­te la pa­ras. Me sien­to aho­ra más lin­da que cuan­do te­nía, en mi opi­nión, el cuer­po per­fec­to y lle­va­ba la die­ta per­fec­ta. Me sien­to más fe­liz hoy con el cam­bio que ex­pe­ri­men­tó mi cuer­po des­pués de ser ma­dre. Tam­bién vien­do lo que la edad y el tiem­po crean, es co­mo un ma­pa de mo­men­tos y ex­pe­rien­cias. Mi cuer­po es la prue­ba de lo que he vi­vi­do y lo acep­to. Y com­par­to es­to con el idea de que pue­da ins­pi­rar a mu­je­res a acep­tar­se co­mo Dios las hi­zo.

“SOY FE­LIZ VIEN­DO LO QUE LA EDAD Y EL TIEM­PO HAN CREA­DO EN MI CUER­PO. ES UN MA­PA DE EX­PE­RIEN­CIAS”.

Des­pués de di­ri­gir un cor­to­me­tra­je y un ca­pí­tu­lo pa­ra una se­rie de te­le­vi­sión, ¿se ve di­ri­gien­do un lar­go en el fu­tu­ro? Sí. No quie­ro ac­tuar du­ran­te el res­to de mi vi­da. Lo dis­fru­to, pe­ro to­do lo que pa­sa a puer­ta ce­rra­da es muy abu­rri­do y con­su­me de­ma­sia­do tiem­po. No me gus­ta per­der tan­to el con­trol, y un ac­tor es­tá a mer­ced de opi­nio­nes su­per­fi­cia­les. Eso pue­de lle­gar a de­ses­pe­rar­te a ve­ces. Por eso quie­ro pro­bar otras co­sas. Me gus­ta mu­cho di­ri­gir, es­cri­bir y pro­du­cir.

¿Qué opi­na so­bre la po­lé­mi­ca que se creó en la úl­ti­ma ce­re­mo­nia de los Os­car por el te­ma de la desigualdad ra­cial en Hollywood?

Pa­ra em­pe­zar, creo que ha­bría que de­jar de bro­mear so­bre un asun­to tan se­rio. Y tam­bién te­ne­mos que de­jar de odiar. De ver- dad, ten­dría­mos que po­ner­nos un po­co se­rios con es­to en Hollywood. Ha­ce fal­ta un cam­bio. Hay que de­jar si­tio pa­ra to­do el mun­do, fi­nan­ciar pe­lí­cu­las so­bre gen­te de co­lor, fi­nan­ciar fil­mes so­bre his­to­rias la­ti­nas… Des­pués de to­do, ¡ese pú­bli­co es el que más ci­ne con­su­me!

El he­cho de que la eli­gie­ran pa­ra in­ter­pre­tar a Ni­na Si­mo­ne desató con­tro­ver­sia en su mo­men­to, por­que mu­chos con­si­de­ra­ron que no era “su­fi­cien­te­men­te ne­gra”… ¿Le afec­ta­ron las crí­ti­cas? Soy un ser hu­mano y, sí, esos co­men­ta­rios due­len. Pe­ro lue­go te po­nes a pen­sar que per­te­ne­ces a un país que es­tá tan lleno de odio to­da­vía, tan lleno de co­di­cia… En reali­dad, lo que más me preo­cu­pó de to­do eso fue pen­sar: ¿có­mo voy a criar a mis hi­jos, que son de ra­za ne­gra –y a los que el mun­do va a per­ci­bir co­mo ne­gros por­que su piel es os­cu­ra– en es­ta por­que­ría? En­ton­ces me di­je que no, que yo no iba a ser par­te de eso. Hay un pro­ble­ma que te­ne­mos que arre­glar, pe­ro yo no voy a ha­cer mi par­te des­de el odio. Tam­po­co voy a de­fen­der­me por­que no ten­go que jus­ti­fi­car­me ni ex­pli­car­le a na­die quien soy. Pa­ra mí fue ca­si un de­ber for­mar par­te de una pe­lí­cu­la so­bre un icono ame­ri­cano. Ni­na Si­mo­ne es una par­te muy im­por­tan­te de nues­tra his­to­ria y yo hi­ce la pe­lí­cu­la con mi co­ra­zón. To­do lo que se ha­ce con el co­ra­zón y con amor nun­ca pue­de es­tar mal. O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.