So­lo pa­ra adul­tos

Los lu­ga­res don­de no se ad­mi­ten ni­ños son ca­da vez más ha­bi­tua­les. ¿Dis­cri­mi­na­ción, cam­bio so­cial o seg­men­ta­ción del mer­ca­do? El de­ba­te es­tá ser­vi­do. Por Dia­na Arras­tia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tendencias -

Ni con­ver­sa­cio­nes por te­lé­fono mó­vil, ni dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos que sue­nen, ni me­no­res de 14 años en los “co­ches si­len­cio­sos” del AVE. En el res­tau­ran­te Fuen­te La Llo­ba, en Huen­tes, Pi­lo­ña (As­tu­rias), so­lo seis me­sas y un má­xi­mo de ocho co­men­sa­les en ca­da una de ellas, pe­ro nin­guno por de­ba­jo de los seis años de edad; en el Mi­ce­li de Ma­llor­ca so­lo en­tran los ma­yo­res de 12. Prohi­bi­dos be­bés y ni­ños en de­ter­mi­na­das fi­las de los avio­nes de las com­pa­ñías de vue­lo asiá­ti­cas Ma­lay­sia Air­li­nes, Ai­ra­sia X y Scoot. “So­lo adul­tos” (o Adults Only), di­ce el car­tel que “cuel­ga” en in­fi­ni­dad de ho­te­les. Y es que es en el sec­tor ho­te­le­ro don­de más se de­ja sen­tir esa nue­va ten­den­cia que lan­za un men­sa­je muy con­ci­so: “No se ad­mi­ten ni­ños”. Los lu­ga­res no ap­tos pa­ra los más pe­que­ños pro­li­fe­ran en nues­tro país y han pa­sa­do a cons­ti­tuir un oasis de paz y tran­qui­li­dad pa­ra quie­nes desean que na­da en­tur­bie su ocio. ¿Dis­cri­mi­na­ción de la in­fan­cia? ¿Me­nor con­cien­cia fa­mi­liar? ¿Pro­fun­dos cam­bios so­cia­les? ¿O sim­ple seg­men­ta­ción del mer­ca­do? En­tran dos de­re­chos en pug­na: el de­re­cho de no dis­cri­mi­na­ción y el de­re­cho de ad­mi­sión. De fon­do, una so­cie­dad ca­da vez más he­te­ro­gé­nea. “Es­to se de­be a la es­pe­cia­li­za­ción de la ofer­ta y a la exi­gen­cia de los clien­tes de dis­po­ner de es­ta­ble­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cias re­con­for­tan­tes y pen­sa­das pa­ra ellos. Por eso hay res­tau­ran­tes pa­ra adul­tos, co­mo los hay pa­ra ve­ge­ta­ria­nos, ve­ga­nos, con espectáculo, eró­ti­cos, te­má­ti­cos (orien­ta­les, la­ti­nos, asa­do­res, de co­ci­na re­gio­nal, in­ter­na­cio­nal) o fa­mi­lia­res, con zo­nas de jue­go y es­pa­cios de es­par­ci­mien­to pa­ra ni­ños. En Es­pa­ña, hay abier­tos en la ac­tua­li­dad más de 300.000 es­ta­ble­ci­mien­tos de hos­te­le­ría (72.000 res­tau­ran­tes, 180.000 ba­res, 16.000 ho­te­les), por lo tan­to, que unos po­cos se es­pe­cia­li­cen en de­ter­mi­na­do pú­bli­co no es un re­cor­te de po­si­bi­li­da­des ni una dis­cri­mi­na­ción”, se­ña­la Emi­lio Ga­lle­go, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Hos­te­le­ría.

Ca­da uno en su lu­gar

En el otro ex­tre­mo, es­tán las fa­mi­lias, de­seo­sas de es­pa­cios don­de po­der con­ci­liar ocio y des­cen­den­cia. La Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fa­mi­lias Nu­me­ro­sas no desaprue­ba la exis­ten­cia de ho­te­les y res­tau­ran­tes pa­ra adul­tos, siem­pre y cuan­do la ofer­ta es­pe­cí­fi­ca pa­ra los más pe­que­ños tam­bién se ten­ga en cuen­ta. “Es ló­gi­co que en cier­tos mo­men­tos se pre­fie­ra la tran­qui­li­dad de un am­bien­te sin ni­ños. Lo que sí es im­por­tan­te es que, igual que hay ho­te­les y res­tau­ran­tes pa­ra adul­tos, ha­ya otros pen­sa­dos pa­ra fa­mi­lias. Des­gra­cia­da­men­te, a ve­ces ocu­rre que una fa­mi­lia nu­me­ro­sa, con tres, cua­tro o cin­co hi­jos, lle­ga a un ho­tel don­de no es­tá prohi­bi­do el ac­ce­so con ni­ños, pe­ro es­tos pa­re­cen no ser bien­ve­ni­dos; es muy in­có­mo­do ba­jar al res­tau­ran­te a desa­yu­nar o co­mer y sen­tir que una gran ma­yo­ría de hués­pe­des te mi­ran mal. Nun­ca lle­gas a es­tar de ver­dad re­la­ja­do”, ma­ti­za Eva Hol­ga­do, pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción. Ac­tual­men­te, los ho­te­les pa­ra adul­tos no su­pe­ran el 5% de la ofer­ta ho­te­le­ra en Es­pa­ña, fren­te a los es­ta­ble­ci­mien­tos en­fo­ca­dos ha­cia el tu­ris­mo fa­mi­liar, que re­pre­sen­tan al­go más del 30%. “Es­ta­mos a la ca­be­za de la es­pe­cia­li­za­ción ho­te­le­ra. Una de las ra­zo­nes de que nues­tros ho­te­les sean con­si­de­ra­dos los me­jo­res en re­la­ción ca­li­dad-pre­cio del mun­do es su ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción al ti­po de clien­te, que se ha no­ta­do es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos 15 años. Hoy, el clien­te bus­ca unas va­ca­cio­nes que se adap­ten a sus ne­ce­si­da­des, de for­ma que, si uno via­ja con ni­ños pe­que­ños, quie­re que

ha­ya un buf­fet, que las ins­ta­la­cio­nes ten­gan sus co­rres­pon­dien­tes me­di­das de se­gu­ri­dad, que ha­ya ani­ma­ción... Hay una gran de­man­da de tu­ris­mo de “So­lo adul­tos”, sí, pe­ro co­mo la hay de tu­ris­mo fa­mi­liar, gas­tro­nó­mi­co, de­por­ti­vo y has­ta nu­dis­ta”, es­ta­ble­ce Ra­món Es­ta­le­lla, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Ho­te­les y Alo­ja­mien­tos Tu­rís­ti­cos. Son mu­chas las gran­des ca­de­nas ho­te­le­ras (Barceló, H10, Me­liá, Riu, Ibe­ros­tar, NH) que en los úl­ti­mos años se han apun­ta­do a es­ta ten­den­cia. El Gru­po Mur fue pre­cur­sor en las Is­las Ca­na­rias con su pri­mer ho­tel so­lo pa­ra adul­tos y en 2011, pa­ra dar res­pues­ta a una de­man­da in­ci­pien­te, creó un por­tal di­gi­tal es­pe­cia­li­za­do: www.adul­tsonly-ho­li­days.com. “Don­de mu­chos escriben dis­cri­mi­na­ción, yo es­cri­bo es­pe­cia­li­za­ción. Al­guien se con­fun­dió cuan­do de­no­mi­nó el con­cep­to Adults only, en vez de Cou­ples ap­peal o Adults spe­cia­list [atrac­ti­vos pa­ra pa­re­jas o es­pe­cia­lis­tas en adul­tos]. La po­lé­mi­ca vie­ne más por el nom­bre que por el con­cep­to. Es­pe­cia­li­zar­se sig­ni­fi­ca dis­cri­mi­nar un pú­bli­co pa­ra es­pe­cia­li­zar­se en otro, des­ti­nar to­dos tus re­cur­sos a es­te, y así ofre­cer la me­jor ex­pe­rien­cia po­si­ble”, ex­pli­ca Ar­man­do Ro­me­ro, di­rec­tor co­mer­cial del por­tal de via­jes pa­ra adul­tos. Una opi­nión que com­par­ten des­de el de­par­ta­men­to de Mar­ke­ting de Barceló Ho­tels & Re­sorts: “Son po­lí­ti­cas que los ho­te­les uti­li­zan pa­ra dar un ser­vi­cio más es­pe­cí­fi­co –ase­gu­ran–. Es muy com­pli­ca­do ofre­cer en un mis­mo ho­tel ser­vi­cios pa­ra to­dos los gus­tos, por eso las ca­de­nas ho­te­le­ras es­tán apos­tan­do por la es­pe­cia­li­za­ción”.

Ma­yor des­co­ne­xión

Des­de que en 2011 se abrie­ra a es­te nue­vo ni­cho de mer­ca­do, Barceló Ho­tels & Re­sorts ha no­ta­do un in­cre­men­to con­si­de­ra­ble de sus re­ser­vas. “La gen­te dis­po­ne de me­nos tiem­po li­bre y pre­fie­re dis­fru­tar de unas va­ca­cio­nes re­la­jan­tes en pa­re­ja. Ha­ce unos años, em­pe­za­mos a ob­ser­var una ten­den­cia en los via­je­ros que bus­ca­ban es­ca­pa­das más allá de las lu­nas de miel, que que­rían des­co­nec­tar del día a día y re­en­con­trar­se con su pa­re­ja”, ase­gu­ran des­de la ca­de­na ho­te­le­ra. Ese au­men­to de la de­man­da tam­bién lo co­rro­bo­ra Ar­man­do Ro­me­ro: “En 2011 es­tá­ba­mos en las an­tí­po­das y hoy se ofer­tan bun­ga­lows, ho­te­les de cin­co es­tre­llas y has­ta apar­ta­men­tos”. Aho­ra bien, ¿qué cam­bios de­mo­grá­fi­cos han pro­pi­cia­do el au­ge de pro­duc­tos tu­rís­ti­cos y de ocio don­de no se per­mi­ten ni­ños? “La

Los cam­bios de­mo­grá­fi­cos han pro­pi­cia­do nue­vos pro­duc­tos tu­rís­ti­cos.

na­ta­li­dad se re­tra­sa ca­da vez más, por lo que te­ne­mos un mon­tón de años pa­ra dis­fru­tar de ac­ti­vi­da­des sin ni­ños; hay más so­li­ta­rios en los ho­ga­res, por­que así lo desean; y mu­chas pa­re­jas no tie­nen des­cen­dien­tes por de­ci­sión pro­pia”, re­co­no­ce Eva Ca­na­le­ta, pro­fe­so­ra de So­cio­lo­gía y Psi­co­lo­gía del Ocio de la Es­cue­la de Hos­te­le­ría de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na.

Cam­bio de há­bi­tos

Nues­tros va­lo­res han cam­bia­do, y con ellos nues­tra for­ma de ocio: he­mos pa­sa­do de una so­cie­dad más ma­te­ria­lis­ta a otra cen­tra­da en la sa­tis­fac­ción que nos dan las ne­ce­si­da­des de au­to­rrea­li­za­ción. “La gen­te quie­re ex­pe­rien­cias in­no­va­do­ras, per­so­na­li­za­das, que les sa­tis­fa­gan en lo emo­cio­nal. Por ejem­plo, an­tes las va­ca­cio­nes du­ra­ban 15 días o un mes, y hoy se pre­fie­ren es­tan­cias más cor­tas. Con los ni­ños y lue­go, sin ellos. En es­te ca­so, lo que bus­can las pa­re­jas es un equi­li­brio en­tre su re­la­ción y su pro­le. Eso tam­bién mar­ca que ca­da vez ten­ga­mos un au­ge ma­yor de es­tos pro­duc­tos, en los que no en­tran los ni­ños, pa­ra así po­der di­vi­dir ese es­pa­cio”, ex­pli­ca Eva Ca­na­le­ta. Es pre­ci­sa­men­te el va­lor ac­tual que le con­ce­de­mos al tiem­po li­bre lo que ha cam­bia­do los há­bi­tos de ocio fa­mi­liar. “Hoy, sa­lir a co­mer fue­ra es una ne­ce­si­dad pa­ra mu­chas per­so­nas, un ac­to muy so­cial y los ni­ños es­tán acos­tum­bra­dí­si­mos des­de pe­que­ños a ir a res­tau­ran­tes”, ex­pli­ca la pro­fe­so­ra de So­cio­lo­gía. Otro asun­to, po­lé­mi­co es su com­por­ta­mien­to en los es­ta­ble­ci­mien­tos. “Por su­pues­to que siem­pre ha­brá pa­dres que mal­críen a sus hi­jos, pe­ro eso no per­mi­te ge­ne­ra­li­zar. Lo que no es se­rio es pre­ten­der que un ni­ño de cin­co años se com­por­te co­mo un adul­to”, apun­ta Max Ló­pez, fun­da­dor jun­to a Su­sa­na Ga­lin­do –son pa­re­ja y tie­nen dos hi­jos– del por­tal de via­jes www.fa­mi­liasen­ru­ta.com. Des­de su ex­pe­rien­cia, des­ta­can el pe­so del tu­ris­mo fa­mi­liar. “Exis­te un boom de fa­mi­lias con ga­nas de via­jar que bus­can alo­ja­mien­tos res­pe­tuo­sos, pre­pa­ra­dos, con fa­ci­li­da­des y vo­ca­ción pa­ra pres­tar un ser­vi­cio en con­di­cio­nes a es­te co­lec­ti­vo. Afor­tu­na­da­men­te, ca­da vez hay más y me­jo­res ofer­tas, y des­ti­nos in­te­gra­do­res y sen­si­bles a nues­tras ne­ce­si­da­des”. A es­ta ofer­ta con­tri­bu­ye des­de 2013 la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fa­mi­lias Nu­me­ro­sas con su Se­llo de Tu­ris­mo Fa­mi­liar, “un se­llo de ca­li­dad con el que ava­la­mos a los es­ta­ble­ci­mien­tos que ofre­cen un ser­vi­cio orien­ta­do a las fa­mi­lias. El ob­je­ti­vo es do­ble: lo­ca­li­zar y dis­tin­guir a los es­ta­ble­ci­mien­tos adap­ta­dos al pú­bli­co fa­mi­liar y pro­mo­cio­nar­los”, de­ta­lla su pre­si­den­ta, Eva Hol­ga­do. Y es que, así co­mo el sec­tor ho­te­le­ro ha sa­bi­do abrir­se a nue­vas fór­mu­las, tam­bién ha cons­ta­ta­do que el tu­ris­mo fa­mi­liar es uno de sus fuer­tes. “Ha en­ten­di­do que es un seg­men­to muy in­tere­san­te y apues­tan por él”, ce­le­bra Hol­ga­do.

Nues­tros va­lo­res se han mo­di­fi­ca­do, y con ellos nues­tra for­ma de ocio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.