¿Quién ha­cía la ce­na a Adam Smith?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - JU­LIA NA­VA­RRO

SSU MA­DRE.

Sí, a Adam Smith le ha­cía la ce­na su ma­dre. Smith op­tó por la sol­te­ría de ma­ne­ra que, a fal­ta de una mu­jer en ca­sa que se en­car­ga­ra de él, su ma­dre se de­di­có a cui­dar­le. Di­rán us­te­des que a qué vie­ne preo­cu­par­se por quién le ha­cía la ce­na a uno de los pa­dres de la eco­no­mía mo­der­na, y la res­pues­ta es que aca­bo de leer un en­sa­yo apa­sio­nan­te de una es­cri­to­ra sue­ca, Katrine Ma­rçal, en el que abor­da la his­to­ria de las mu­je­res y la eco­no­mía.

KATRINE MA­RÇAL

uti­li­za un len­gua­je re­ple­to de iro­nía pa­ra ir ex­pli­can­do la in­vi­si­bi­li­dad de las mu­je­res en to­dos los cálcu­los eco­nó­mi­cos que han rea­li­za­do los hom­bres a lo lar­go de los si­glos. Nues­tra con­tri­bu­ción ha si­do si­len­cio­sa, pe­ro ha si­do. Por ejem­plo, ¿al­guien cuan­ti­fi­ca lo que sig­ni­fi­ca el tra­ba­jo de una mu- jer, pon­ga­mos por ca­so en lo más re­cón­di­to de Áfri­ca, que se le­van­ta ca­da día an­tes del ama­ne­cer, que ca­mi­na unos cuan­tos ki­ló­me­tros pa­ra ir a un pozo en bus­ca de agua, que cui­da de sus hi­jos, los ali­men­ta, frie­ga su ca­sa, la­va, co­se y, ade­más, se ocu­pa de otros tra­ba­jos, co­mo cultivar la tie­rra, y cu­yas jor­na­das son de 16 o 18 ho­ras? ¿Al­guien cuan­ti­fi­ca la apor­ta­ción que ha­ce esa mu­jer al Pro­duc­to In­te­rior Bru­to de su país?

ME RECONFORTA

leer en­sa­yos co­mo el de Katrine Ma­rçal. Su li­bro ha­ce más por la cau­sa de los de­re­chos y li­ber­ta­des de las mu­je­res que esos ac­tos en los que se re­go­ci­jan al­gu­nas, co­mo en­trar en una ca­pi­lla en­se­ñan­do los se­nos, ha­cer poe­mas es­ca­to­ló­gi­cos o pin­ta­das en los cen­tros de en­se­ñan­za ca­tó­li­cos. Quie­nes ha­cen es­te ti­po de co­sas lo úni­co que de­mues­tran es que son in­to­le­ran­tes y fa­ná­ti­cas que no han en­ten­di­do na­da de lo que es ser fe­mi­nis­ta de ver­dad, al­go que na­da tie­ne que ver con esos es­pec­tácu­los gro­tes­cos.

YO SOY FE­MI­NIS­TA

y lo se­ré mien­tras ha­ya una so­la mu­jer en el mun­do que es­té dis­cri­mi­na por ser mu­jer. Y me to­mo muy en se­rio la cau­sa del fe­mi­nis­mo, por eso me nie­go a esos jue­gos es­tú­pi­dos con­sis­ten­tes en des­tro­zar la len­gua: me ho­rro­ri­zan los po­lí­ti­cos que se lo mon­tan de fe­mi­nis­tas por de­cir ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas, abo­ga­dos y abo­ga­das, in­ge­nie­ros e in­ge­nie­ras... y su­pon­go que le­chu­gas y le­chu­gos, ya pues­tos. Y me mo­les­ta so­bre­ma­ne­ra ese an­ti­ca­to­li­cis­mo de pan­de­re­ta que con­sis­te en qui­tar­se el su­je­ta­dor en una igle­sia. Cu­rio­sa­men­te, esas fe­mi­nis­tas de pa­co­ti­lla nun­ca se atre­ve­rían a ha­cer lo mis­mo en una mez­qui­ta. Y no so­lo eso: has­ta de­fien­den que las mu­je­res mu­sul­ma­nas lle­ven el ve­lo y de­más atuen­dos en los que se en­vuel­ven pa­ra ocul­tar sus cuer­pos. De eso no di­cen ni mu. Yo pre­fie­ro el fe­mi­nis­mo de ver­dad, el de la es­cri­to­ra Katrine Ma­rçal en su es­tu­pen­do en­sa­yo so­bre las mu­je­res y la eco­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.