La te­le de nues­tra vi­da (II): Las ofi­ci­nas n el si­glo

rec­tán­gu­los del te­cho. Ca­da em­plea­da es se­pa­ra­da de la si­guien­te por una bre­ve pan­ta­lla trans­pa­ren­te. Tam­bién son de cris­tal las pa­re­des de los des­pa­chos de sus su­pe­rio­res. Co­mo si se ca­mu­fla­ra la je­rar­quía y la par­ce­la­ción con una fal­sa ho­ri­zon­ta­li­dad.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Relatos De Verano -

La fo­to­gra­fía me­tá­li­ca, im­per­so­nal, le­ve­men­te azu­la­da de The girl­friend ex­pe­rien­ce re­pro­du­ce en nues­tros días una col­me­na que ex­tre­ma la alie­na­ción de los años 90. La pro­ta­go­nis­ta, pros­ti­tu­ta de lu­jo y es­tu­dian­te de De­re­cho, ha­ce sus prác­ti­cas en el bu­fe­te Kir­kland & Allen. El gra­do de in­co­mu­ni­ca­ción en­tre las com­pa­ñe­ras es al­tí­si­mo, bru­tal. La des­con­fian­za pri­ma so­bre cual­quier otra ac­ti­tud. El es­pa­cio es­tá di­se­ña­do pa­ra pri­mar esa sen­sa­ción de dis­tan­cia car­ce­la­ria. To­do es idén­ti­co a sí mis­mo. Las me­sas blan­cas y las si­llas ne­gras. Los mis­mos te­cla­dos, las mis­mas pan­ta­llas. La mis­ma luz que cae de los se­cre­ta­rias con­vi­ven en es­pa­cios co­mu­nes, a me­nu­do in­clu­so en pa­si­llos, mien­tras que los di­rec­to­res crea­ti­vos y eje­cu­ti­vos sí que po­seen sus pro­pios ám­bi­tos de in­ti­mi­dad. In­ti­mi­dad ex­plí­ci­ta: en los so­fás de sus des­pa­chos duer­men la sies­ta, se em­bo­rra­chan o se acues­tan con sus se­cre­ta­rias. De he­cho, Mad Men pue­de leer­se co­mo la his­to­ria de dos mu­je­res, Peggy Ol­son y Joan Ha­llo­way, que co­mien­zan en la col­me­na y con­si­guen tras mu­cho es­fuer­zo dis­fru­tar de las ven­ta­jas y las ser­vi­dum­bres de un des­pa­cho pro­pio, pues la mu­jer tra­ba­ja­do­ra del si­glo XX he­re­da el de­seo de Vir­gi­nia Woolf: no se pue­de crear sin una ha­bi­ta­ción pro­pia. No es ca­sual que ese as­cen­so sea pa­ra­le­lo a la in­cor­po­ra­ción en la agencia de pu­bli­ci­dad de per­so­nal afro­ame­ri­cano o a la re­la­ja­ción for­mal del am­bien­te, que a fi­na­les de los años 60 se ol­vi­da par­cial­men­te de las cor­ba­tas y se lle­na de hu­mo de po­rros. Pe­ro el in­for­ma­lis­mo es temporal. Co­mo se ob­ser­va en Wall Street (1987), el film de Oli­ver Sto­ne, o en Ame­ri­can Psy­cho (la no­ve­la de Brett Eas­ton Ellis, de 1991, y la pe­lí­cu­la que di­ri­gió Mary Ha­rron en el 2000), la di­vi­sión en­tre la col­me­na y los des­pa­chos in­di­vi­dua­les si­gue do­mi­nan­do el es­pa­cio la­bo­ral de los agen­tes de Bol­sa o de in­ver­sión, igual que lo ha­ce en el mun­do de los agen­tes de se­gu­ros re­tra­ta­do por Billy Wil­der o en de los pu­bli­ci­ta­rios que di­bu­ja Mad Men.

Esi­glo XXI con­vi­ven las ofi­ci­nas con pa­re­des y cu­bícu­los con los gran­des es­pa­cios de tra­ba­jo sin nin­gún ti­po de mu­ros. Las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas han ex­pan­di­do ese mo­de­lo de en­torno la­bo­ral de ho­ri­zon­tes abier­tos, en­ten­di­do co­mo una evo­lu­ción cul­tu­ral que fa­vo­re­ce la coope­ra­ción y la crea­ti­vi­dad. En Hou­se of Cards nos en­con­tra­mos con dos re­dac­cio­nes de me­dios de co­mu­ni­ca­ción: la del dia­rio tie­ne me­sas, si­llas, pa­re­des; la del me­dio di­gi­tal, no: los pe­rio­dis­tas escriben en sus or­de­na­do­res por­tá­ti­les sen­ta­dos en co­ji­nes en el sue­lo. Sin lle­gar a ese ex­tre­mo ca­si pa­ró­di­co, una de las re­pre­sen­ta­cio­nes más elo­cuen­tes de la mu­ta­ción de la col­me­na de El apar­ta­men­to la ve­mos en las úl­ti­mas tem­po­ra­das de The Good Wi­fe, con la in­cor­po­ra­ción en la tra­ma de la vi­deo-vi­gi­lan­cia ma­si­va de la NSA (Agencia de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal). Los agen­tes son to­dos jó­ve­nes de­sen­fa­da­dos, que vis­ten de mo­do ab­so­lu­ta­men­te in­for­mal, y se pa­san el día es­cu­chan­do en sus cu­bícu­los con­ver­sa­cio­nes aje­nas y mi­ran­do sus gran­des pan­ta­llas de or­de­na­dor. La mi­ra­da de la se­rie so­bre esa reali­dad es­ca­lo­frian­te es iró­ni­ca y car­na­va­les­ca. Los mu­cha­chos con­ver­san en­tre ellos, ha­cen bro­mas so­bre lo que es­cu­chan, se com­por­tan co­mo si fue­ran em­plea­dos de Goo­gle o de Fa­ce­book y no de una agencia ofi­cial de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.