Mun­do. Río 2016, Jue­gos fue­ra de jue­go.

ha­za­ñas Las de­por­ti­vas han co­pa­do los espacios in­for­ma­ti­vos du­ran­te las dos úl­ti­mas otra reali­dad se­ma­nas. Pe­ro hay olím­pi­ca, más hu­ma­na, que no apa­re­ce en las lá­gri­mas pan­ta­llas de te­le­vi­sión, y en la que las se al­ter­nan con el te­dio. Por Isa­bel Na­va­rro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Río de Ja­nei­ro. 10 de la ma­ña­na. Ho­tel Ro­yal Tu­lip. Fal­tan ape­nas 30 ho­ras pa­ra que co­mien­cen los Jue­gos Olím­pi­cos y un gru­po de ma­dres de de­por­tis­tas es­tá a pun­to de re­ci­bir un ho­me­na­je. La no­che an­te­rior se oían los ta­la­dros, pe­ro hoy to­do son son­ri­sas ner­vio­sas, ca­ma­re­ros que no hablan en in­glés, ban­de­ras, dis­cur­sos, ex­pec­ta­ción y aro­ma a co­la de car­pin­te­ro. En el gru­po es­tá Pa­qui Gar­cía, la ma­dre de la na­da­do­ra Mireia Bel­mon­te; Marie Pie­rre Ri­ner, ma­dre del me­jor yu­do­ca de to­dos los tiem­pos, el fran­cés Teddy Ri­ner, cu­yos pa­dres emi­gra­ron de Gua­da­lu­pe; o la rusa Iri­na Is­chen­ko, la ma­dre de Natalia Is­chen­ko, 16 ve­ces cam­peo­na del mun­do de na­ta­ción sin­cro­ni­za­da, que se re­ti­ró tras los Jue­gos de Lon­dres pa­ra te­ner un hi­jo, pe­ro ha vuel­to ga­nan­do. To­das ellas son em­ba­ja­do­ras de la cam­pa­ña Gra­cias ma­má, con la que Proc­ter & Gam­ble pa­tro­ci­na los Jue­gos, y se las ve un po­co abru­ma­das por una aten­ción que no es­tán se­gu­ras de me­re­cer. “Yo no es­toy en la pis­ci­na, so­lo la ani­mo”, dice Pa­qui, la ma­dre de Mireia, con más sen­ci­llez que fal­sa mo­des­tia. La ma­yo­ría lle­va años sin con­vi­vir con sus hi­jos o les de­ja­ron par­tir a cen­tros de al­to ren­di­mien­to cuan­do te­nían 12, 13 o 14 años. La in­fan­cia de un de­por­tis­ta aca­ba pron­to y ellas les apo­yan, pe­ro de le­jos. “Si quie­ro ha­blar con mi hi­jo ten­go que man­dar un what­sapp a su en­tre­na­dor”, dice una, e in­me­dia­ta­men­te se arre­pien­te y pi­de que omi­ta su nom­bre. De re­pen­te, apa­re­ce en el es­ce­na­rio Na­dia Co­ma­ne­ci, y ma­dres y pe­rio­dis­tas aplau­di­mos co­mo si lle­ga­ra Be­yon­cé. De he­cho, en Oc­ci­den­te, Co­ma­ne­ci es un icono pop de la era del te­lón de ace­ro, co­mo Gor­ba­chov, el osi­to Mis­ha o Mij­hail Ba­rish­ni­kov. Pe­ro ¿es ella? Es­ta mu­jer de cin­cuen­ta y tan­tos años, media me­le­na ru­bia y tra­je blan­co, con as­pec­to de eje­cu­ti­va ca­li­for­nia­na, no se pa­re­ce a la ni­ña co-

mu­nis­ta de los siete die­ces. Hay una bús­que­da co­lec­ti­va en los mó­vi­les pa­ra com­pro­bar su evo­lu­ción y el ve­re­dic­to es uná­ni­me: “Sí, es ella” y “sí, es­tá ope­ra­da”. Es­te año se cum­ple el 40 aniver­sa­rio de su ges­ta en los Jue­gos de Mon­treal y es­tá aquí co­mo em­ba­ja­do­ra de P&G. Ver­la de cer­ca com­pla­ce al mi­tó­mano, pe­ro pa­ra el spot han usa­do las imá­ge­nes del 76 (las de la ni­ña que ya no exis­te), jun­to a los ejer­ci­cios ex­plo­si­vos de la nue­va es­tre­lla de la gim­na­sia, la ame­ri­ca­na Si­mo­ne Bi­les. Otra mu­jer pe­que­ña y ex­tra­or­di­na­ria. De Si­mo­ne, que ha ga­na­do tres mun­dia­les se­gui­dos, se es­pe­ra to­do. Los co­men­ta­ris­tas ame­ri­ca­nos di­cen que me­nos de cin­co me­da­llas se­ría de­cep­cio­nan­te. ¿Có­mo se pue­de vi­vir con el pe­so de tan­tas ex­pec­ta­ti­vas? ¿Po­drá al­gu­na vez fa­llar en paz? La guin­da de la pre­sen­ta­ción es el ví­deo de la cam­pa­ña Gra­cias ma­má. Un anun­cio que no anun­cia na­da, crea­do pa­ra emo­cio­nar­nos. El au­di­to­rio rom­pe a llo­rar con las es­ce­nas de ma­dres ca­pa­ces de trans­mi­tir se­re­ni­dad en con­tex­tos hos­ti­les. “Ha­ce fal­ta al­guien fuer­te pa­ra ha­cer a al­guien fuer­te”, dice la cam­pa­ña. Y en las me­sas del brunch se com­par­ten pa­ñue­los. En las otras pan­ta­llas ya han co­men­za­do los par­ti­dos de fút­bol. Y en­tre tan­to es­tí­mu­lo vi­sual es di­fí­cil sa­ber don­de aca­ba la fic­ción y dón­de empieza la reali­dad, o don­de aca­ba el de­por­te y empieza la pu­bli­ci­dad. ¿A qué es­ta­mos ju­gan­do? ¿Quién es Na­dia Co­ma­ne­ci? ¿La mu­jer ru­bia o la ni­ña cu­ya ima­gen ve­mos una y otra vez, co­mo si Mon­treal 76 no aca­ba­ra nun­ca?

Lo que la cá­ma­ra no ve

Y es que los Jue­gos son, sobre to­do, la te­le­vi­sión. Lo que ve­mos. Lo que nos cuen­tan. Los re­la­tos que se cons­tru­yen pa­ra la pos­te­ri­dad. Pe­ro de cer­ca, la ex­plo­sión de la épi­ca se des­va­ne­ce. El ré­cord siem­pre fue ha­ce un se­gun­do. En la te­le una ca­rre­ra es es­pec­tácu­lo y re­pe­ti­ción. La cá­ma­ra sub­acuá­ti­ca, la ara­ña ce­ni­tal, el dron; pe­ro, sobre to­do, las cámaras que se mue­ven ner­vio­sas y nos in­for­man del pri­mer plano de los atle­tas, de su ges­to, de su mie­do, de su or­gu­llo. Sin em­bar­go, más allá de las pan­ta­llas, to­da­vía hay te­rri­to­rios ex­clu­si­vos de la ex­pe­rien­cia. Mo­men­tos y sen­sa­cio­nes que la cá­ma­ra no pue­de, no quie­re o no sa­be ver. Por ejem­plo, el olor a clo­ro de una pis­ci­na y el cha­po­teo del agua, su so­ni­do, el calor pe­ga­jo­so del Es­ta­dio Acuá­ti­co de Río. La mul­ti­tud ru­gien­do cuan­do se ba­te un ré­cord. To­do ese es­truen­do, ca­si ani­mal. La tem­pe­ra­tu­ra emo­cio­nal del pú­bli­co cuan­do eli­ge a su hé­roe. Lo que se sien­te pe­ro no se ve. La te­le tam­po­co sa­be na­da de lo que le pa­sa a Pa­qui (que, co­mo es tí­mi­da, no se­ría ella mis­ma si hu­bie­ra una cá­ma­ra de­lan­te). Y se pier­de a la ma­dre de Bel­mon­te re­pi­tien­do en voz muy ba­ja, co­mo si es­tu­vie­ra en tran­ce: “Va­mos Mireia. Muy bien Mireia. Ven­ga Mireia”. Y su aca­bar llo­ran­do, rota por la ale­gría y la ten­sión, por­que su hi­ja ha ga­na­do una me­da­lla. “So­lo me fal­ta una cuer­da pa­ra ti­rar de ella. ¿Dón­de es­tá la cuer­da?”. Y si en la te­le no es­tá la ex­ci­ta­ción, mu­cho me­nos el te­dio. El ago­ta­mien­to de ca­mi­nar cua­tro ki­ló­me­tros pa­ra lle­gar a un es­ta­dio o es­pe­rar a un au­to­bús que di­cen que pa­ra ahí, pe­ro que pue­de que no exis­ta. (Los ca­rio­cas son tan ama­bles que no di­cen la ver­dad, sino lo que quie­res oír). O los mo­men­tos de es­pe­ra en los que no pa­sa na­da y un es­pec­ta­dor se abu­rre en la gra­da has­ta el so­por y no pue­de cam­biar de ca­de­na ni

PA­QUI RE­PI­TE: “VA­MOS MIREIA, VEN­GA MIREIA”. Y ACA­BA LLO­RAN­DO, ROTA.

huir, por­que si sa­le no pue­de vol­ver a en­trar. Las co­las in­fi­ni­tas pa­ra com­prar una bo­te­lla de agua. La co­mi­da que se aca­ba. Las en­tra­das pa­ra las fi­na­les de la no­che cues­tan en­tre 400 y 800 € (más en la re­ven­ta), pe­ro las con­di­cio­nes son un po­co car­ce­la­rias. Y no, eso ni sa­le en te­le­vi­sión ni na­die lo cuen­ta en Fa­ce­book. Tam­po­co nin­gu­na cá­ma­ra fue tes­ti­go de uno de los mo­men­tos más su­rrea­lis­tas: una pro­ce­sión de pa­tro­ci­na­do­res y sus in­vi­ta­dos ca­mi­nan­do de­trás de es­tan­dar­tes, co­mo si fue­ran le­gio­nes ro­ma­nas. El de Co­ca Co­la y cien­tos de em­plea­dos con sus fa­mi­lias; de­trás, el de Vi­sa, y sus se­ño­res ca­no­sos; lue­go Cis­co y sus cua­ren­to­nes con ga­fas de pas­ta y ca­mi­se­tas ne­gras… El día de la inau­gu­ra­ción, los au­to­bu­ses fue­ron obli­ga­dos a apar­car le­jí­si­mos de Ma­ra­ca­ná por se­gu­ri­dad, y to­dos esos eje­cu­ti­vos atra­ve­sa­ron seis ki­ló­me­tros a pie. Lue­go las má­qui­nas pa­ra de­tec­tar me­ta­les del es­ta­dio no fun­cio­na­ban y en­tra­ron sin más con­trol que el có­di­go de barras. Unos tic­kets que cos­ta­ban 1.000 € y no eran los más ca­ros ni los más ba­ra­tos de la ce­re­mo­nia.

In­ti­mi­dad en la vi­lla

Otros que pro­te­gen su in­ti­mi­dad, y mu­cho, son los atle­tas, que en su vi­lla prohí­ben a los pe­rio­dis­tas ha­cer fotos. Ellos, sin em­bar­go, son adic­tos al sel­fie. Le pre­gun­to a un vo­lun­ta­rio que tra­ba­ja en la vi­lla qué hay de cier­to de las his­to­rias de se­xo en­tre de­por­tis­tas. Es­te año, el COI ha re­par­ti­do 450.000 pre­ser­va­ti­vos pa­ra los atle­tas (42 por ca­be­za). Y Hu­go, es­tu­dian­te de De­re­cho, de Sao Paulo y gay, me cuen­ta que tras los triun­fos de­por­ti­vos las hor­mo­nas sue­len es­tar dis­pa­ra­ta­das. “Mez­clar­se unos con otros es par­te del es­pí­ri­tu de es­ta pe­que­ña ciudad en la que to­dos son jó­ve­nes, se de­di­can a lo mis­mo y tie­nen un cuer­po per­fec­to. El se­xo es un de­por­te muy bra­si­le­ro y yo ten­go la sa­na in­ten­ción de ex­plo­rar to­dos los con­ti­nen­tes”, dice en­tre ri­sas. Un año más la Fe­de­ra­ción de Ba­lon­ces­to nor­te­ame­ri­ca­na ha de­ci­di­do

que sus de­por­tis­tas se hos­pe­den en un cru­ce­ro de lu­jo. ¿La ver­sión ofi­cial? Se­gu­ri­dad, co­mo­di­dad y pri­va­ci­dad. ¿La real? Con­tro­lar a los ju­ga­do­res. Por­que si de mul­ti­mi­llo­na­rios se tra­ta, Ra­fa Na­dal, Mi­chael Phelps, Pau Gasol y Usain Bolt se hos­pe­dan en la vi­lla con los de­más, por­que les ape­te­ce vi­vir esa es­pe­cie de Eras­mus vi­bran­te y apa­ren­te­men­te ho­mo­gé­neo (has­ta que las me­da­llas y los pa­tro­ci­na­do­res pon­gan a ca­da uno en su lu­gar). Por ejem­plo, nues­tra ma­ra­to­nia­na Azu­ce­na Díaz dice que ha subido cin­co ve­ces en el as­cen­sor con Gasol. “Pe­ro no soy co­mo él o Na­dal. Es­toy ha­cien­do los me­jo­res re­sul­ta­dos de mi vi­da, pe­ro gano me­nos aho­ra, con 33 años, que con 20”. Le pre­gun­to si se ha he­cho una sel­fie con Bolt y dice que le ha vis­to de le­jos, pe­ro que ad­mi­ra más a cual­quier ama­teur ca­paz de ter­mi­nar un ma­ra­tón. “La ve­lo­ci­dad es­tá so­bre­va­lo­ra­da. Nues­tra prue­ba es du­rí­si­ma. Nos sa­len am­po­llas du­ran­te la ca­rre­ra o se nos caen las uñas… Sé que no es sano, pe­ro lo amo”. ¿Y qué otras reali­da­des no apa­re­cen en te­le­vi­sión? Ni más ni me­nos que la de es­te país. ¿Qué pa­sa en Bra­sil que no ve­mos? Dil­ma Rous­seff ha­bi­ta el pa­la­cio pre­si­den­cial, pe­ro no es pre­si­den­ta. Tras un es­per­pén­ti­co de­ba­te, es­pe­ra un jui­cio po­lí­ti­co que de­ci­di­rá su fu­tu­ro. To­dos sa­ben que es­tá fue­ra, pe­ro ella se re­sis­te a acep­tar­lo y pre­pa­ra su de­fen­sa co­mo una bo­xea­do­ra an­tes del com­ba­te, mien­tras Mi­chel Te­mer, el pre­si­den­te in­te­ri­no (tam­bién man­cha­do por la co­rrup­ción) es­tre­cha ma­nos a los man­da­ta­rios in­ter­na­cio­na­les y re­ci­be abu­cheos. De he­cho, se ha prohi­bi­do cual­quier cartel de “Fo­ra [fue­ra] Te­mer” en los re­cin­tos de­por­ti­vos, pe­ro los crí­ti­cos apro­ve­chan los en­cuen­tros con tu­ris­tas o pe­rio­dis­tas pa­ra ha­cer­se oír. Lás­ti­ma que en la te­le no los vas a ver…

NA­DAL, BOLT O PHELPS SE ALO­JAN EN LA VI­LLA POR­QUE LES APE­TE­CE VI­VIR ESA ES­PE­CIE DE ERAS­MUS.

Cien­tos de ca­rio­cas si­guie­ron la ce­re­mo­nia de inau­gu­ra­ción des­de las fa­ve­las. A la de­re­cha, un par­ti­do de vo­ley pla­ya en Co­pa­ca­ba­na.

Cua­tro par­ti­dos si­mul­ta­neos de te­nis de me­sa y más de ocho cámaras pa­ra re­trans­mi­tir a to­do el mun­do has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle de la com­pe­ti­ción.

Lo que la te­le­vi­sión no re­trans­mi­tió fue­ron las lar­guí­si­mas co­las que tu­vie­ron que aguan­tar los es­pec­ta­do­res pa­ra en­trar en los re­cin­tos de­por­ti­vos.

Las ale­ma­nas com­pi­tie­ron con un bi­qui­ni. Las egip­cias, to­tal­men­te cu­bier­tas. El par­ti­do de vo­ley fue una me­tá­fo­ra la si­tua­ción de las mu­je­res en el mun­do.

Arri­ba, Pa­qui Gar­cía, ma­dre de Mireia Bel­mon­te, du­ran­te la com­pe­ti­ción de su hi­ja. Aba­jo, las ma­dres de la cam­pa­ña Gra­cias, ma­má, con Na­dia Co­ma­nec­ci (de blan­co), y Phil Dun­can, de P&G.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.