Sa­lud. ¿Por qué sien­tes que te vas a des­ma­yar?

No­tas que se te va la ca­be­za, tu co­ra­zón la­te con fuer­za, to­do se vuel­ve confuso y sien­tes que pier­des la cons­cien­cia. ¿Es gra­ve? ¿Qué te pa­sa? Por Ma­ri­sol Gui­sa­so­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

EEs­tás en el sú­per, en una ce­na con ami­gos o en la ca­lle y, sin pre­vio avi­so, sien­tes que te ma­reas. Te fal­ta el ai­re, tus múscu­los se ten­san, tu co­ra­zón la­te con fuer­za, te fal­ta es­ta­bi­li­dad, em­pie­zas a tem­blar y, sin du­da, pien­sas que te vas a des­ma­yar. “¿Y si me des­plo­mo aquí mis­mo, de­lan­te de to­da es­ta gen­te?”. La idea te ate­rra y los sín­to­mas se acen­túan. Crees que es un ata­que car­dia­co, un tu­mor ce­re­bral, un ictus... “Es­to es al­go gra­ve”, de­du­ces. Susana Na­va­rro, ma­qui­lla­do­ra en una ca­de­na de tien­das de cosmética y con una hi­ja de seis años, co­no­ce bien esos tran­ces. “Lle­gué a su­frir­los tres ve­ces a la se­ma­na. Cuan­do pa­de­cí los pri­me­ros, ha­ce ya más de un año, lo con­sul­té con mi mé­di­co”, ex­pli­ca. Pri­me­ro le man­da­ron ha­cer­se aná­li­sis de sangre y de ori­na, y lle­var un Hol­ter (un apa­ra­to que re­gis­tra los rit­mos car­dia­cos) du­ran­te 24 ho­ras. Más tar­de vi­nie­ron la es­pi­ro­me­tría, las vi­si­tas a los oto­rri­nos, of­tal­mó­lo­gos y neu­ro­ló­gos... pe­ro nin­gu­na de las prue­bas dio con la cau­sa de sus ma­reos.

Es­trés ocul­to

Fi­nal­men­te, y por re­co­men­da­ción del mé­di­co de Aten­ción Pri­ma­ria, Susana aca­bó en la con­sul­ta del doc­tor Ricardo An­go­ra, un psi­quia­tra. “Re­sul­tó que el ori­gen de mis ma­reos es­ta­ba en el es­trés que su­fría por la si­tua­ción eco­nó­mi­ca en la que vi­vía­mos. Mi ma­ri­do lle­va­ba dos años en el pa­ro y so­lo con mi suel­do no po­día­mos pa­gar la hi­po­te­ca ni lle­gar a fin de mes. Yo in­ten­ta­ba di­si­mu­lar, pe­ro es­ta­ba ca­da vez peor. Hoy sé que so­lo con­si­gues su­pe­rar el pro­ble­ma ana­li­zan­do sus cau­sas y apren­dien­do cier­tas tác­ti­cas, co­mo la res­pi­ra­ción pro­fun­da o la re­la­ja­ción pro­gre­si­va. Lás­ti­ma el tiem­po que pa­sé sin sa­ber­lo”. “Aun­que son muy alar­man­tes, es­te ti­po de ma­reos no sue­len su­po­ner pe­li­gro pa­ra la vi­da”, ex­pli­ca el doc­tor Ricardo An­go­ra, que es vo­cal del Co­le­gio de Mé­di­cos de Ma­drid. Los sín­to­mas de los que ha­bla pue­den du­rar mi­nu­tos o has­ta media ho­ra y re­pe­tir­se va­rias ve­ces a la se­ma­na du­ran­te me­ses, aun­que no se sue­len cro­ni­fi­car. En ge­ne­ral se pro­du­cen por es­trés psi­co­ló­gi­co, pe­ro tam­bién pue­den de­ber­se a es­trés fí­si­co (can­san­cio, so­bre­es­fuer­zo...), abu­so de ca­feí­na y otras sus­tan­cias adic­ti­vas, e in­clu­so por cul­pa de un sín­dro­me de abs­ti­nen­cia a an­sio­lí­ti­cos. “Hay un su­ma­to­rio de cau­sas, pe­ro en la ma­yo­ría de los ca­sos se dan en si­tua­cio­nes que la per­so­na sien­te que no pue­de con­tro­lar lo que le su­ce­de y lo in­ter­pre­ta co­mo una ame­na­za”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta. ¿Por qué no sa­be­mos es­ta­ble­cer sus cau­sas y atri­bui­mos esos ma­reos a otros pro­ble­mas de sa­lud? ¿Por qué no re­co­no­ce­mos al es­trés y la an­sie­dad co­mo cau­san­tes de esas cri­sis tan alar­man­tes? La res­pues­ta del ex­per­to es cla­ra: “No lo ve­mos por­que la res­pues­ta al es­trés no pa­sa por la cons­cien­cia. Es un pa­trón au­to­ma­ti­za­do des­de nues­tros orí­ge­nes, cuan­do vi­vía­mos en­tre fie­ras sal­va­jes y otras ame­na­zas reales y te­nía­mos que sa­lir hu­yen­do a to­da pri­sa o bien lu­char con­tra ellas pa­ra eliminarlas”. Pe­ro las ame­na­zas en la ac­tua­li­dad son más su­ti­les y no sa­be­mos iden­ti­fi­car­las. Por eso, el tra­ta­mien­to de esas cri­sis pa­sa pri­me­ro por ana­li­zar qué las es­tá pro­vo­can­do. Por su­pues­to, an­tes

No aso­cia­mos los ma­reos al es­trés por­que es­te no pa­sa por nues­tra cons­cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.