En­tre no­so­tras. Su­san­na Ta­ma­ro.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - SU­SAN­NA TA­MA­RO

LLAS LÁ­GRI­MAS fue­ron las com­pa­ñe­ras más fie­les de mi in­fan­cia. No me re­fie­ro a las lá­gri­mas fru­to de un ca­pri­cho (que eran in­con­ce­bi­bles), ni si­quie­ra por una he­ri­da oca­sio­na­da por una caí­da (por­que in­clu­so esas me es­ta­ban ta­jan­te­men­te prohi­bi­das). Eran, más bien, lá­gri­mas de des­alien­to. Llo­ra­ba por co­sas que al res­to de ni­ños –e in­clu­so a los adul­tos– les de­ja­ban to­tal­men­te in­di­fe­ren­tes. Tras al­gún li­ge­ro in­ten­to de ha­llar un in­ter­lo­cu­tor vá­li­do (sin éxi­to ya en la mis­ma guar­de­ría), me di cuen­ta en­se­gui­da de que la di­men­sión a la que se­ría re­le­ga­da gran par­te de mi vi­da no iba a ser otra que la de la so­le­dad. La reali­dad era un lu­gar en el que la gen­te na­da­ba alegre mien­tras yo, des­de la su­per­fi­cie, asis­tía sin de­lei­te al­guno. Mi pro­pia na­tu­ra­le­za me im­pe­día dis­fru­tar.

EL CO­RA­ZÓN DE FUEGO de la tie­rra (esa ines­ta­bi­li­dad fluc­tuan­te que ya­cía ba­jo nues­tros pies) me lan­za­ba cons­tan­te­men­te una invitación a des­cen­der al abis­mo. Me sen­tía co­mo un bu­zo con su mono de amian­to. Que­ría ba­jar a la os­cu­ri­dad, atra­ve­sar las ti­nie­blas, so­lo pa­ra ave­ri­guar si, en efec­to, allá en el fon­do, se ha­lla­ba pri­sio­ne­ro el po­der de­vas­ta­dor de la luz.

MI MEN­TE ALUM­BRA­BA pre­gun­tas sin ce­sar, lo mis­mo que mi co­ra­zón. Me cues­tio­na­ba qué era la ma­te­ria y qué no era. No eran ese ti­po de pre­gun­tas que se ha­ce un ni­ño bri­llan­te. Las po­cas ve­ces que tra­té de ex­po­ner­las ja­más despertaron ni ad­mi­ra­ción ni mi­ra­das lle­nas de or­gu­llo, sino, más bien, un em­ba­ra­zo­so si­len­cio se­gui­do de un re­pro­che: “¿Por qué te da por pen­sar en esas co­sas? ¡Pien­sa en co­sas de tu edad!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.