De cer­ca. Ma­ría León.

Se es­tá con­vir­tien­do en la rei­na de la co­me­dia en nues­tro país. Pe­ro dice que no tie­ne mie­do a que la en­ca­si­llen, por­que aún no tie­ne edad pa­ra ello. Sí la tie­ne pa­ra ser ma­dre, y de maternidad, amo­res y li­ber­tad ha­bla­mos con la ac­triz en es­ta char­la. Por

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

“MÁS QUE CÓ­MI­CA, YO ME LLA­MO PAYASA”

Si en Car­mi­na o re­vien­ta a Pa­co León le hu­bie­ra da­do por ro­dar una es­ce­na en la que al­guien en­tre­vis­ta­ra a la ma­triar­ca del clan, se­gu­ro que se pa­re­ce­ría bas­tan­te a la char­la que man­te­ne­mos Ma­ría León y es­ta pe­rio­dis­ta en una so­lea­da ma­ña­na ma­dri­le­ña. En­tre su­rrea­lis­ta y en­tra­ña­ble. La co­sa empieza con un “¡Bue­nos días! Hola cie­lo, ¿có­mo es­tás?”, que dice la ac­triz mien­tras da un par de be­sos a to­dos los miem­bros del equi­po. Si­gue con “¡Un ca­fe­li­to y un ci­ga­rro, por el amor de Dios!”. Y, sin sa­ber muy bien có­mo, aca­ba con la pareja pro­ta­go­nis­ta sa­can­do dos si­llas a la ca­lle y mon­tan­do un ten­de­re­te en la ace­ra con las ta­zas, los bol­sos, la gra­ba­do­ra y el pa­que­te de ta­ba­co en pri­mer plano. “¿Es­ta­mos en la gloria o no?”, pre­gun­ta sa­tis­fe­cha. “Sí, cla­ro”, res­pon­des. Y tie­ne ra­zón. Por­que ha­blar con Ma­ría León es el sue­ño de cual­quier pe­rio­dis­ta. Sin­ce­ra y lú­ci­da co­mo un li­bro abier­to. E im­pre­vi­si­ble. Tan pron­to se qui­ta las san­da­lias –“Pa­ra es­tar co­mo en ca­sa, mi vi­da”– y da un brin­co por­que cree que una pa­lo­ma ha he­cho de las su­yas jus­to en­ci­ma de su ca­be­za –“¡Uy!, es­to di­cen que da bue­na suer­te, ya me lo lim­pia­rá lue­go Pe­dro [Ce­de­ño, el ma­qui­lla­dor]”–, co­mo sa­lu­da a uno de los que pa­sa­ba por ahí, suel­ta sen­ten­cias que pa­re­cen sa­ca­das de un guión o te mira fi­ja­men­te a los ojos pa­ra com­pro­bar que tú tam­bién los tie­nes un po­co ama­ri­llos. “Una vez me di­je­ron que los míos eran co­mo una is­la tro­pi­cal, con to­dos esos co­lo­res mez­cla­dos…”, cuen­ta. Ma­ría León es­tá apun­to de es­tre­nar Cuer­po de éli­te, una co­me­dia de ac­ción en la que da vi­da a Lo­la, una guar­dia ci­vil de Co­ria del Río que se une a un pa­té­ti­co gru­po de agen­tes re­pre­sen­tan­tes de to­das las au­to­no­mías que de­ben sal­var a Es­pa­ña del desas­tre.

Mu­jer­hoy. Las dos Car­mi­nas, Con el cu­lo al ai­re, Allí aba­jo… Y aho­ra Cuer­po de éli­te. Se po­dría de­cir que es la rei­na de la co­me­dia. Ma­ría León. Eso es un pi­ro­po, ¡oja­lá! Me en­can­ta­ría que Es­pa­ña fue­ra co­mo Es­ta­dos Uni­dos, don­de hay mu­je­res co­mo Kris­ten Wiig, la ac­triz y guio­nis­ta de La bo­da de mi me­jor ami­ga, que ha jun­ta­do a un gru­po de ac­tri­ces ma­ra­vi­llo­sas pa­ra ro­dar Los Cazafantasmas. Aquí hay unas co­mi­ca­zas es­tu­pen­das, co­mo Car­men Ruiz, Ale­xan­dra Ji­mé­nez, Ma­ca­re­na Gó­mez… y me gus­ta­ría que me con­si­de­ra­ran una de ellas. Yo me lla­mo payasa, que es una pro­fe­sión muy bo­ni­ta.

Su­pon­go que es al­go que lle­va en los ge­nes. Su ca­sa de­bía de ser una fies­ta per­ma­nen­te. En mi fa­mi­lia rei­na el ca­rác­ter an­da­luz y eso no se pue­de evi­tar. So­mos muy juer­guis­tas y nos reuni­mos mu­cho, lo ce­le­bra­mos to­do can­tan­do, co­mien­do…

Pe­ro, aun­que nos que­re­mos mu­cho, so­mos una ma­na­da bas­tan­te in­de­pen­dien­te. Por­que lo que ha ha­bi­do en mi ca­sa es mu­cha li­ber­tad, y eso es un re­ga­lo. He te­ni­do mu­cha suer­te con mis pa­dres, por­que ca­da uno he­mos desa­rro­lla­do nues­tra per­so­na­li­dad y nun­ca nos han juz­ga­do. Me hu­bie­ra de­di­ca­do a lo que me hu­bie­ra de­di­ca­do, es­ta­rían or­gu­llo­sos de mí se­gu­ro. Nun­ca me han pre­sio­na­do pa­ra que de­ci­die­ra qué quie­ro ser y a dón­de quie­ro ir. De he­cho, so­mos tres her­ma­nos y dos nos de­di­ca­mos al ar­tis­teo pe­ro el otro, Fran­cis­co, es mi­li­tar. Fí­ja­te, na­da que ver. Cuan­do ro­da­ba Cuer­po de éli­te, le man­da­ba fotos y le con­sul­ta­ba mu­chas co­sas, por­que si le pre­gun­to a Pa­co al­go de ar­mas sa­le co­rrien­do.

¿Có­mo es la re­la­ción con su her­mano Pa­co?

La tí­pi­ca de her­mano ma­yor, igual que con Ale­jan­dro, por­que me lle­van 10 años. Soy co­mo su hi­ja; de he­cho, con­fun­den los nom­bres de sus hi­jas con el mío. Y yo ya no soy tan ni­ña, pe­ro me si­guen tra­tan­do co­mo si lo fue­ra. Des­de que tie­ne uso de ra­zón, Pa­co ha es­ta­do pen­dien­te de mí. Es muy pa­dre­ro y muy buen her­mano ma­yor.

¿Us­ted tam­bién tie­nes esa ve­na ma­ter­nal?

Con Uma, mi pe­rra de cua­tro me­ses, creo que es­toy te­nien­do una ex­pe­rien­cia pa­re­ci­da... Quie­ro ser ma­dre, es­tá cla­ro. Ten­go pareja es­ta­ble des­de ha­ce tres años, Juan, mi Juan, que es cá­ma­ra, y los dos lo es­ta­mos desean­do; in­clu­so cuan­do es­ta­ba so­la ya pen­sa­ba que, si no lle­ga­ba el hombre ade­cua­do, bus­ca­ría la ma­ne­ra de te­ner hi­jos. Y no me gus­ta­ría es­pe­rar mu­cho por­que aca­bo de cum­plir 32 años, quie­ro te­ner va­rios y me va a co­ger el to­ro, si no me ha co­gi­do ya de refilón... To­dos los años di­go: “El que vie­ne, sin fal­ta”, pe­ro siem­pre sur­ge al­go…

¿Y có­mo se ima­gi­na co­mo ma­dre?

Creo que muy pa­re­ci­da a Car­mi­na por­que a me­di­da que va pa­san­do el tiem­po, ¡ay Dios mío!, me voy pa­re­cien­do más. Ima­gino que se­ré tan anár­qui­ca co­mo ella.

¿Cuál es el me­jor con­se­jo que le ha da­do su ma­dre?

Que la pe­ni­ci­li­na ya es­tá in­ven­ta­da, que no quie­ra in­ven­tar yo tan­tas co­sas… Pe­ro lo más bo­ni­to que he apren­di­do de mi ma­dre es que nun­ca juz­ga a na­die, ven­ga de don­de ven­ga, vis­ta co­mo vis­ta, hue­la co­mo hue­la, ella siem­pre mira a las per­so­nas de la mis­ma ma­ne­ra, por­que así es co­mo le gus­ta que le vean a ella.

Con una ma­dre con tan­ta per­so­na­li­dad, ¿es di­fí­cil ser su hi­ja?

¡Qué va! La ago­to yo mu­cho más a ella. Siem­pre tie­ne que de­cir­me: “¡Que me de­jes ya, que eres muy pe­sá!”. De re­pen­te yo me quie­ro po­ner en plan cui­da­do­ra y no me doy cuen­ta de que a Car­mi­na no ha­ce fal­ta que la cui­de na­die por­que ella, aun­que ten­ga me­nos ex­pe­rien­cia que yo en es­to, siem­pre sa­be qué ha­cer y có­mo es­tar en los si­tios. Y tra­ba­jar con ella es un lu­jo por­que es co­mo una ni­ña pe­que­ña: ac­túa con una li­ber­tad y una in­tui­ción in­creí­bles.

¿Y qué pa­pel jue­ga su pa­dre en el clan León?

An­to­nio, que te­nía una ven­ta en Se­vi­lla fa­mo­sa por sus ja­mo­nes, La Pri­me­ra, es un hombre in­te­li­gen­tí­si­mo y un gran fla­men­co. Él es el pa­triar­ca, no le ha­ce fal­ta ha­blar ni de­cir na­da; no le de­ja­mos, pe­ro a él tam­po­co le in­tere­sa. Per­ma­ne­ce siem­pre en un se­gun­do plano mi­ran­do to­do, or­gu­llo­sí­si­mo, es­pe­cial­men­te de Car­mi­na. El amor y la ad­mi­ra­ción que se tie­nen, des­pués de tan­tos años jun­tos, es im­pre­sio­nan­te. Mi pa­dre es co­mo Pa­co, más tí­mi­do. La gen­te, cuan­do co­no­ce a mi her­mano, le sor­pren­de mu­cho su ti­mi­dez. Yo soy más Car­mi­na, lle­go a los si­tios y ten­go mu­cha ener­gía, no pa­ro de ha­blar, soy más ex­tro­ver­ti­da.

¿Qué le pa­re­ció que Pa­co ha­bla­ra abier­ta­men­te en te­le­vi­sión sobre su se­xua­li­dad?

¿Qué me va a pa­re­cer? Fan­tás­ti­co. No ha con­ta­do na­da que no sea na­tu­ral, por tan­to, no tie­ne por qué ha­ber nin­gún es­cán­da­lo en el he­cho de que se abra y se dé a co­no­cer. Y no me sor­pren­dió en ab­so­lu­to por­que ése es Pa­co: un tío muy li­bre que ha­ce siem­pre lo que quie­re y que es res­pe­ta­do por­que él res­pe­ta. Yo le ad­mi­ro por có­mo es, por có­mo mira

“HE CUM­PLI­DO 32 AÑOS Y QUIE­RO TE­NER VA­RIOS HI­JOS. ME VA A CO­GER EL TO­RO, SI NO ME HA CO­GI­DO DE REFILÓN”.

y có­mo se mira. Ade­más, es un ge­nio. Tie­ne tan­to ím­pe­tu y tan­ta ra­za, le gus­ta tan­to to­do lo que ha­ce, que lo ha­ce siem­pre de ver­dad. Y ha de­ja­do muy cla­ro que tie­ne ma­de­ra de di­rec­tor y un es­ti­lo pro­pio.

Con 18 años, us­ted se vino a vi­vir a Ma­drid. ¿Qué pla­nes te­nías?

En­ton­ces yo que­ría bai­lar, pe­ro la dan­za es muy sa­cri­fi­ca­da y tie­nes que em­pe­zar muy jo­ven. Es uno de esos sue­ños que me hu­bie­ra gus­ta­do cum­plir, pe­ro vi­ne a Ma­drid a es­tu­diar en una es­cue­la de tea­tro. Es­ta­ba en la edad de bus­car, de pro­bar, y me gus­tó des­de el prin­ci­pio mu­cho más de lo que pen­sa­ba. Yo siem­pre di­go que po­dría es­tar en un cir­co y ser mu­jer ba­la, me da igual, pe­ro sa­bía que me de­di­ca­ría al mun­do del es­pec­tácu­lo por­que es lo que me gus­ta des­de pe­que­ña.

¿Y se adap­tó bien a esa nue­va vi­da?

De ma­ra­vi­lla. Nun­ca he si­do más fe­liz en mi vi­da que el tiem­po que pa­sé en la es­cue­la. La edad tam­bién con­di­cio­na, por­que a esos años no se pue­de es­tar tris­te. ¡Pe­ro lo que yo dis­fru­té y apren­dí! Di­cen que “de Ma­drid al cie­lo”, y eso lo he sen­ti­do. Soy de Se­vi­lla, pe­ro mi co­ra­zón es­tá en Cá­diz y siem­pre vi­vi­ré en Ma­drid.

¿Es­tá sa­tis­fe­cha con lo que has con­se­gui­do has­ta aho­ra?

Me sien­to muy afor­tu­na­da, por­que es­ta pro­fe­sión es muy com­pli­ca­da y yo no he pa­ra­do de for­mar­me y tra­ba­jar en ci­ne, tea­tro y te­le­vi­sión. La te­le es co­mo un gim­na­sio: o en­tre­nas bien y lo uti­li­zas pa­ra po­ner­te a prue­ba, o co­ges muy ma­las cos­tum­bres y te arrui­na co­mo ac­tor. Yo he te­ni­do la suer­te de se­guir un ca­mino muy ama­ble en el que se me ha cui­da­do mu­cho. Y he te­ni­do bue­na ener­gía pa­ra afron­tar los tra­ba­jos, no tan­to pa­ra to­mar de­ci­sio­nes por­que con es­ta edad una no pue­de to­mar­las, hay que tra­ba­jar y ex­pe­ri­men­tar. No pue­do de­cir: “Es­to sí, es­to no”. No quie­ro en­ca­si­llar­me por­que no ten­go edad pa­ra ha­cer­lo. En­ca­si­lla­do es­ta­ba mi tío Mi­guel Án­gel, que lle­va­ba 50 años en Te­le­fó­ni­ca, pe­ro ¿yo?

¿Le gus­ta lo que ve en el ci­ne es­pa­ñol ac­tual?

Me da mu­cha ra­bia ver a mu­chos com­pa­ñe­ros, con una for­ma­ción y un ta­len­to in­creí­bles, que es­tán en su ca­sa y no pue­den de­mos­trar lo que va­len. Se nos es­tá ol­vi­dan­do lo im­por­tan­te y lo di­fí­cil que es te­ner bue­nos pro­fe­sio­na­les. En­tra­mos en el mun­do Ins­ta­gram e ig­no­ra­mos que la pro­fe­sión nues­tra es otra. No es es­tar gua­pos, que es­tá muy bien, sino ac­tuar y pro­vo­car al­go en el es­pec­ta­dor. A ni­vel per­so­nal, me gus­ta­ría que tra­ba­ja­ran más mu­je­res en los pues­tos de de­ci­sión y que hu­bie­ra per­so­na­jes fe­me­ni­nos más po­ten­tes. Me en­can­ta­ría no pa­rar de ha­cer co­sas muy di­fe­ren­tes en­tre sí. Dra­mo­nes co­mo La voz dor­mi­da, en los que pue­da desa­rro­llar un per­so­na­je, y grandes co­me­dias.

Co­mo bue­na co­ci­ne­ra, ¿a quién in­vi­ta­ría a ce­nar y con qué le sor­pren­de­rías?

Hay tan­ta gen­te, dé­ja­me que pien­se… In­vi­ta­ría a Kris­ten Wiig y Sil­via Abril, mi com­pa­ñe­ra en Cuer­po de éli­te, y les pre­pa­ra­ría una en­sa­la­da fres­qui­ta pe­ro pi­can­to­na y una car­ne con to­ma­te acom­pa­ña­das de un buen vino. Nos lo pa­sa­ría­mos pi­pa y, de pa­so, ha­ría­mos una gran co­me­dia.

“SE NOS OL­VI­DA QUE LA PRO­FE­SIÓN NO ES ES­TAR GUA­POS, SINO PRO­VO­CAR AL­GO EN EL ES­PEC­TA­DOR”.

Ma­ría lle­va mono en piel y cin­tu­rón de Her­mès.

Ves­ti­do tro­que­la­do de Er­manno Scer­vino con cin­tu­rón de Her­mès.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.