RE­NÉE ZELLWEGER

Ha pa­sa­do seis años de re­ti­ro vo­lun­ta­rio, so­lo ro­to por las es­pe­cu­la­cio­nes so­bre un cam­bio es­té­ti­co que si­gue des­min­tien­do. Aho­ra, el per­so­na­je con el que lo­gró la fa­ma –y “pa­ra el que ser imperfecta no es un pro­ble­ma”, se­gún la ac­triz–, ha lo­gra­do que re

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

LLos Lou­bou­tin ne­gros des­can­san en el sue­lo de una aus­te­ra ha­bi­ta­ción sin ven­ta­nas en los es­tu­dios Uni­ver­sal de Los Án­ge­les. Re­née Zellweger es­tá des­cal­za des­pués de un ago­ta­dor día de pro­mo­ción, pe­ro no se le no­ta can­sa­da. Es­tá gua­pa, con un look sen­ci­llo, pe­ro in­fa­li­ble: ves­ti­do blan­co y ne­gro has­ta la ro­di­lla y su ca­rac­te­rís­ti­ca me­le­na ru­bia. Aun­que es una ve­te­ra­na en Holly­wood, gra­cias a tí­tu­los co­mo Jerry Ma­gui­re o Chica­go, y tie­ne un Os­car en su ha­bi­ta­ción (el que ga­nó en 2003 por Cold Moun­tain), ha­cía mu­cho tiem­po que no se de­ja­ba ver en la gran pan­ta­lla. Exac­ta­men­te seis años, des­de que en 2010 estrenó Nues­tra can­ción de amor. Ha con­ta­do que es­ta­ba can­sa­da y ne­ce­si­ta­ba to­mar­se un tiem­po y

que, du­ran­te es­tos seis años, ha po­di­do dis­fru­tar del ano­ni­ma­to, al­go tan mun­dano pa­ra la ma­yo­ría, pe­ro tan pre­cia­do pa­ra al­guien co­mo ella. Pe­ro su re­ti­ro vo­lun­ta­rio no po­día du­rar pa­ra siem­pre. Y de­ci­dió vol­ver. Pe­ro no de cual­quie­ra ma­ne­ra o con cual­quier pe­lí­cu­la. Te­nía que ser al­go es­pe­cial. Y en su ca­so, el pro­yec­to per­fec­to te­nía nom­bre y ape­lli­do: Brid­get Jo­nes. “Ha si­do muy di­ver­ti­do vol­ver a in­ter­pre­tar­la y ver có­mo ha evo­lu­cio­na­do en un mo­men­to di­fe­ren­te de su vi­da. Es co­mo un re­en­cuen­tro ale­gre con una vie­ja ami­ga”, ex­pli­ca Zellweger, que in­ter­pre­tó por pri­me­ra vez al per­so­na­je crea­do por He­len Fiel­ding en 2001 y vol­vió a po­ner­se en su piel en la se­cue­la que se estrenó en 2004.

La ins­pi­ra­ción de ser imperfecta

“De alguna ma­ne­ra, Brid­get nun­ca aban­do­na mi vi­da del to­do por­que, co­mo le pa­sa a mu­cha gen­te, yo tam­bién me sien­to iden­ti­fi­ca­da con ella. Me ins­pi­ra su op­ti­mis­mo, su hu­ma­ni­dad y el he­cho de que pa­ra ella ser imperfecta no su­po­ne un pro­ble­ma. Brid­get siem­pre es­tá con­mi­go”, di­ce Zellweger, de 47 años, so­bre el per­so­na­je que la con­vir­tió en una es­tre­lla ha­ce aho­ra 15 años. Sin em­bar­go, no ha si­do fá­cil po­ner el pro­yec­to en mar­cha. So­bre to­do, des­pués de que Hugh Grant de­ci­die­ra no for­mar par­te del re­par­to ha­ce un par de años. Pe­ro co­mo na­die (sal­vo la pro­pia Zellweger) era im­pres­cin­di­ble, se bus­có un sus­ti­tu­to igual­men­te apues­to y en­can­ta­dor (Pa­trick Dem­psey), se con­ven­ció a Co­lin Firth pa­ra que vol­vie­ra a dar vi­da a Mark Darcy y el pro­yec­to echó a an­dar de nue­vo. “El per­so­na­je que in­ter­pre­ta Pa­trick [Dem­psey] le ofre­ce una nue­va pers­pec­ti­va a Brid­get. Le pro­vo­ca fan­ta­sías de có­mo po­dría ser su vi­da, ape­la a su ro­man­ti­cis­mo, a su op­ti­mis­mo y a su ca­rác­ter so­ña­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.