Por ahí NO PA­SO… o qui­zás sí

No so­lo en po­lí­ti­ca hay lí­neas ro­jas. Tam­bién a la ho­ra de ele­gir pa­re­ja. Pe­ro aban­do­nar las pos­tu­ras rí­gi­das y apren­der a ser más fle­xi­ble pue­de ha­cer que los de­fec­tos del otro aca­ben ju­gan­do a tu fa­vor. Por Sil­via To­rres

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

PPor muy ba­jo que ha­yas pues­to el lis­tón de tu vi­da sen­ti­men­tal, siem­pre man­ten­drás dos o tres lí­mi­tes que no tras­pa­sas. Ca­da uno tie­ne los su­yos, y son per­so­na­les e in­trans­fe­ri­bles, pue­den re­sul­tar com­ple­ta­men­te tras­cen­den­ta­les –“No pa­so una in­fi­de­li­dad”– o más tri­via­les –“No so­por­to que ha­ble con laís­mos”–. Los “por ahí no pa­so” de ca­da quien no son una cues­tión ra­cio­nal, son ca­si ge­né­ti­cos y van im­pre­sos en el ADN co­mo el co­lor de los ojos y la es­ta­tu­ra. No hay ex­pli­ca­ción vá­li­da de por qué al­gu­nas co­sas nos pa­re­cen inacep­ta­bles. Los an­glo­sa­jo­nes los de­no­mi­nan deal­brea­kers y lo des­cri­ben co­mo un mo­ti­vo, uno so­lo, su­fi­cien­te pa­ra rom­per o de­ci­dir no em­pe­zar una re­la­ción sen­ti­men­tal. Y, co­mo he­mos di­cho, pue­den ser de na­tu­ra­le­za muy di­ver­sa: des­de el signo del zo­día­co o la edad, has­ta una ha­li­to­sis emer­gen­te o una ca­mi­se­ta de Bon Jo­vi de la gi­ra del 2016. Ca­da lo­co con su te­ma. Pe­ro la teo­ría que va­mos a ex­plo­rar aquí su­gie­re que es­tos “por ahí no pa­so” po­drían em­plear­se a nues­tro fa­vor si aban­do­na­mos las pos­tu­ras rí­gi­das y en­tra­mos en un mun­do fle­xi­ble don­de, co­mo di­ría Bru­ce Lee, nos de­di­que­mos a adap­tar­nos: “Be wa­ter, my friend, be wa­ter”. Em­pe­ce­mos por re­co­no­cer que si el des­tino nos ha pues­to de­lan­te, por ejem­plo, a un su­je­to po­co da­do al des­pil­fa­rro no le va­mos a cam­biar por mu­cho que des­ple­gue­mos to­do ti­po de en­can­tos. Su na­tu­ra­le­za ava­ra –po­de­mos lla­mar­la aho­rra­ti­va o aus­te­ra, si te­ne­mos un día de con­ci­lia­ción, paz y amor– se va a aca­bar im­po­nien­do a cual­quier epi­so­dio de pa­sión des­me­di­da. Pa­sa­rá lo mis­mo si nos tro­pe­za­mos con un in­fiel com­pul­si­vo, un ma­niá­ti­co del or­den y la lim­pie­za o un en­cues­ta­dor pro­fe­sio­nal (sí, esos que nun­ca man­tie­nen una con­ver­sa­ción con na­tu­ra­li­dad sino que abren un ter­cer gra­do an­te la pri­me­ra opor­tu­ni­dad). Se tra­ta de ave­ri­guar si ese pe­que­ño de­fec­to que tan­to nos mo­les­ta nos pue­de ser de uti­li­dad y si es po­si­ble ha­cer de la ne­ce­si­dad, vir­tud. Vea­mos al­gu­nos ejem­plos, pa­ra no per­der ni una opor­tu­ni­dad que nos pre­sen­te el azar.

Los an­glo­sa­jo­nes los lla­man deal­bra­kers: un so­lo mo­ti­vo pa­ra rom­per.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.