A LA SOM­BRI­LLA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Rural - PI­NA GRAUS

Es­toy con mi ami­ga Ame­lia, cer­ve­za en mano, de­ba­jo de unas enor­mes som­bri­llas que Ce­fe­rino, en un arre­ba­to in­no­va­dor, ha co­lo­ca­do en su te­rra­za. “¡Son ho­rro­ro­sas!”, mas­cu­lla. En el fon­do, es­toy de acuer­do, pe­ro con­tes­to: “Pe­ro dan som­bra, ¿no?”. Se ríe de­trás de sus ga­fas de sol, que a mí me pa­re­cen tan des­me­su­ra­das co­mo las som­bri­llas, y pro­cla­ma: “El di­se­ño es im­por­tan­te, Pi­na. Es co­mo te­ner sed y que te trai­gan agua en un bo­ti­jo.” “¿Qué pa­sa con los bo­ti­jos? ¡No hay agua más fres­ca!”, re­pli­co. “Sí, pe­ro la boi­na, el bo­ti­jo y el ti­gre de Ben­ga­la van ca­mino de la ex­tin­ción. Dos ca­ñas más, por fa­vor”, afir­ma mien­tras se di­ri­ge al atlé­ti­co ca­ma­re­ro, que al mo­men­to vuelve con las cer­ve­zas y unas acei­tu­nas. Ame­lia cru­za las pier­nas y le de­di­ca un mohín: “Gra­cias, en­can­to”.él no se da por alu­di­do y con­ti­núa re­par­tien­do tin­tos de ve­rano. “Que sie­so. Se­rá gay”, di­ce ella. La mi­ro con es­tu­pe­fac­ción. “Si un hom­bre no se fi­ja en ti, ¿es gay? De­be­rías ir a un psi­có­lo­go”. Se qui­ta las odio­sas ga­fas y mu­si­ta: “Ya lo ha­go. Voy tres ve­ces a la se­ma­na”. “No lo sa­bía. ¿Qué te pa­sa?”, pre­gun­to más sua­ve. “Na­da es­pe­cial: que me ca­sé con un im­bé­cil. Y nos di­vor­cia­mos”. “Pues si era un im­bé­cil, tan­to me­jor”, opino yo. Ella can­tu­rrea: “Por eso es­toy aquí. En­tre el ca­lor y el has­tío pen­sé ti­rar­me al va­cío”. An­te mi ca­ra aña­de: “No te preo­cu­pes, vi­vo en un ba­jo. Y cam­bian­do de te­ma, ¿sa­bes al­go de Al­fre­do?”. El ca­ma­re­ro se acer­ca con dos co­pas y se­ña­la al fon­do: “De par­te del ca­ba­lle­ro, es­tán in­vi­ta­das”. Ame­lia se po­ne de nue­vo las ga­fas y son­ríe ha­cia el ca­ba­lle­ro. “¿Es atrac­ti­vo, no? ¿Nos es­tá mi­ran­do?”, in­sis­te ella. Co­mo soy mio­pe, en­torno los ojos y mur­mu­ro: “No sé. Pe­ro, ¿no que­rías sa­ber de Al­fre­do?”. Vuelve en sí y se la­men­ta: “Al­fre­do, ¡es­ta­ba lo­ca por él! Se­gu­ro que aho­ra ten­drá 10 hi­jos”, aña­de rien­do. “Pues ha de­bi­do de­jar las cria­tu­ras en casa, por­que ahí es­tá ha­blan­do con el ca­ma­re­ro”, di­go son­rien­do. Se le­van­ta de gol­pe y ex­cla­ma: “¡Que coin­ci­den­cia! ¡Al­fre­do!”. Él se acer­ca a nues­tra me­sa: “Ho­la Pi­na. ¡Ame­lia es­tas fantástica!”, ex­cla­ma. Mi ami­ga se lan­za a pre­gun­tar­le co­sas sin pa­rar y al ca­bo de un ra­to me vuel­vo “in­vi­si­ble”. “¿Que a qué me de­di­co? Acabo de abrir un es­tu­dio de ce­rá­mi­ca en el pue­blo”, ex­pli­ca él. “¡De ce­rá­mi­ca! Qué in­tere­san­te. - aplau­de ella- ¿Y qué ha­ces exac­ta­men­te?”. “Al­go nue­vo; bo­ti­jos en ce­rá­mi­ca”, con­tes­ta él. Ella se re­cli­na en su si­lla, co­mo si una na­ve es­pa­cial hu­bie­ra ate­rri­za­do en la pla­za y mur­mu­ra: “Bo­ti­jos. Na­da me­jor pa­ra la sed”.

Ale­gan­do una re­pen­ti­na ex­cu­sa me le­van­to. Ellos di­cen “sen­tir­lo”, aun­que es evi­den­te que lo que sien­ten es ali­vio. Mien­tras me ale­jo, le es­cu­cho su­su­rrar a ella: “¿Es­tá cer­ca tu es­tu­dio? Me en­can­ta­ría ver esos bo­ti­jos”. Pa­so al la­do de la me­sa del “ca­ba­lle­ro” al sa­lir. Se qui­ta las ga­fas de sol y se­ña­la la si­lla con­ti­gua con un ges­to de in­te­rro­ga­ción. Tie­ne los ojos cla­ros y un ai­re in­te­li­gen­te. Me sien­to a su la­do con una son­ri­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.