Ellos son el fu­tu­ro.

Son los ros­tros de un país que se di­ver­si­fi­ca. Le­jos de ami­la­nar­se an­te los re­tos por ve­nir, los ni­ños es­pa­ño­les se mues­tran op­ti­mis­tas, idea­lis­tas y so­li­da­rios. Y así nos lo cuen­tan. Por Bea Man­so

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Ad­mi­tá­mos­lo: la ma­yo­ría de los adul­tos, tor­ce­ría­mos el ges­to si nos pre­gun­ta­ran por el fu­tu­ro. Re­so­pla­ría­mos, ar­quea­ría­mos las ce­jas y pon­dría­mos una mue­ca de re­sig­na­ción. Nos ava­lan las es­ta­dís­ti­cas. Esas que di­cen que en unos años, cuan­do es­tos ni­ños ten­gan 25 o 30 años, ha­brá un 70% más de ju­bi­la­dos y so­lo un co­ti­zan­te por ca­da uno de ellos; que las pen­sio­nes se­rán un 8% más ba­jas en 2020 y un 35% en 2050; que las má­qui­nas aca­ba­rán con mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo, la ta­sa de des­em­pleo ju­ve­nil su­pe­ra­rá el 60% y los suel­dos se­rán pre­ca­rios; que la de­man­da glo­bal de ener­gía ha­brá au­men­ta­do un 45% y la de agua un 30%; y que se ha­brán mul­ti­pli­ca­do las muer­tes por la con­ta­mi­na­ción.

Y sin em­bar­go...

An­te ese es­ce­na­rio ca­si apo­ca­líp­ti­co, he­mos bus­ca­do a seis ni­ños que se­rán los es­pa­ño­les del ma­ña­na... y no tie­nen tan­to mie­do del fu­tu­ro. En nues­tro país hay al­go más de sie­te mi­llo­nes de me­no­res de 15 años. El flu­jo de las adop­cio­nes y las mi­gra­cio­nes ha di­ver­si­fi­ca­do los pa­tios de los co­le­gios y, en las úl­ti­mas dé­ca­das, he­mos pa­sa­do de una so­cie­dad cul­tu­ral y re­li­gio­sa­men­te ca­si ho­mo­gé­nea, a otra mul­ti­cul­tu­ral. Mien­tras, co­mo adul­tos y pa­dres, el ra­cis­mo, la xe­no­fo­bia, la fal­ta de opor­tu­ni­da­des o la vio­len­cia de un mun­do que es­ta­lla es­tán en nues­tra ca­be­za, ellos son op­ti­mis­tas. No so­lo ven su fu­tu­ro más bri­llan­te sino que tie­nen más cla­ro lo que po­dría ha­cer­se pa­ra me­jo­rar­lo. Tie­nen sue­ños y no en­tien­den por qué no ha­brían de al­can­zar­los. Son idea­lis­tas, so­li­da­rios y se­gu­ros de sí mis­mos. Son Ma­dot, Mar­cos, Ma­ría, Le­na, Alle­gra y Tao, y es­tas son sus ideas.

"Me gus­ta­ría que Es­pa­ña fue­ra más de CAM­PO, con me­nos CON­TA­MI­NA­CIÓN y más par­ques y zo­nas ver­des”

Mar­cos Po­za (10 años)

El es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro de Mar­cos ya le ha da­do al­gún sus­to. Le gus­ta la na­tu­ra­le­za, ex­plo­rar y per­se­guir ra­nas. “Una vez co­gí una ser­pien­te. Me di­jo el pa­dre de un ami­go mío, que tra­ba­ja en el zoo, que no era venenosa, pe­ro me mor­dió y pa­sé dos días en el hos­pi­tal. Tu­ve suer­te por­que so­lo me pi­lló con un dien­te y me me­tió so­lo la mi­tad del veneno, pe­ro se me pu­so to­da la mano ne­gra e hin­cha­da. Las en­fer­me­ras de­cían: “Va­mos a ver a Frank de la Jun­gla”. Aun­que no lo pa­rez­ca, Mar­cos es de Madrid, aun­que en su al­ma es un ni­ño ru­ral. Cuan­do va al pue­blo de su fa­mi­lia, le gus­ta des­per­tar­se allí, ver las flo­res, sa­lir a la na­tu­ra­le­za y pa­sar­se tro­tan­do por ahí to­do el día. Si es­tu­vie­ra en su mano “ha­ría una Es­pa­ña más de cam­po. Qui­ta­ría as­fal­to, co­ches, con­ta­mi­na­ción y ce­men­to, y pon­dría más par­ques, más zo­nas ver­des, que más gen­te pu­die­ra vi­vir en pue­blos pe­que­ños”. Él lo tie­ne cla­ro: “Cuan­do sea ma­yor, se­ré bió­lo­go y vi­vi­ré le­jos de la ciu­dad”. A su ma­dre le pa­re­ce bien. Cuan­do pien­sa en la ver­sión adul­ta de su hi­jo, es­tá con­ven­ci­da de que se­rá “una bue­na per­so­na, con mu­chos ami­gos, por­que es un ni­ño muy no­ble”. De mo­men­to, su pa­so a pa­so ha­cia la vi­da adul­ta, le lle­va­rá a Es­ta­dos Uni­dos. Su fa­mi­lia ha apro­ve­cha­do una opor­tu­ni­dad la­bo­ral pa­ra pa­sar allí un par de años. “Se­rá una bue­na ex­pe­rien­cia pa­ra los ni­ños, por­que ade­más de apren­der el idio­ma ve­rán otras for­mas de vi­vir, otra cul­tu­ra...”. Mar­cos es­tá con­ten­to, es­pe­ra que allí ha­ya me­nos con­ta­mi­na­ción y sa­be se­gu­ro que ten­drá una ca­sa con jar­dín: “Eso me en­can­ta. Lo que me­nos me gus­ta es que allí se co­men mu­chas chu­ches y mu­chí­si­mos bo­llos, ha­bría que ha­cer al­go pa­ra cam­biar eso tam­bién. A mí me en­can­tan las ver­du­ras, aun­que tam­bién la piz­za”.

"¿Por qué me tie­nen que GUS­TAR más las prin­ce­sas que las Tor­tu­gas Nin­ja?”

Ma­dot Mi­lla (10 años)

Co­mo cual­quier ni­ña de su tiem­po, Ma­dot se ha­ce sel­fies y what­sap­pea con sol­tu­ra al tiem­po que ob­ser­va to­do lo que pa­sa a su al­re­de­dor con sus gran­des ojos abier­tos de par en par. A los po­cos mi­nu­tos de es­tar con ella ya se ha­ce pa­ten­te su gran sen­si­bi­li­dad. “Es pu­ra vi­da, pe­ro tam­bién muy per­fec­cio­nis­ta y eso le ha­ce su­frir”, con­fir­ma Ste­fa­nie, su ma­dre. Ella in­tu­ye que en eso de ser adul­to no de­be de ser to­do tan guay co­mo otros ni­ños pien­san. “Cuan­do eres ma­yor, tie­nes la sen­sa­ción de po­der ha­cer lo que quie­ras, pe­ro hay que tra­ba­jar, tra­ba­jar y tra­ba­jar pa­ra ga­nar di­ne­ro”, ex­pli­ca de­jan­do cla­ro que ha cap­ta­do el ma­tiz y la tram­pa. “Hay tra­ba­jos que te lo pue­des pa­sar bien ha­cién­do­los, por eso, aun­que sé que po­dré ha­cer lo que quie­ra, no quie­ro ser pre­si­den­ta del Go­bierno, ni mi­nis­tra, ni ban­que­ra ni nin­gu­na de esas co­sas abu­rri­das. Quie­ro ser di­se­ña­do­ra de mo­da”. Ma­dot se acu­rru­ca ba­jo el ala de su ma­dre, bus­ca su con­tac­to to­tal, ca­si co­mo si qui­sie­ra ocu­par el mis­mo es­pa­cio que ocu­pa ella. “Si pu­die­ra cam­biar al­gu­nas co­sas, me gus­ta­ría que la gen­te fue­ra más edu­ca­da, que no de­ja­ran ba­su­ra en la ca­lle, por ejem­plo. Me gus­ta­ría tam­bién que to­dos los ni­ños pu­die­ran ju­gar y que nin­guno tu­vie­ra que su­frir nun­ca más. Y, so­bre to­do, que mi ma­dre tu­vie­ra más tiem­po pa­ra ju­gar más con­mi­go a la Wii, que los pa­dres no ten­gan que tra­ba­jar tan­to”. Es un re­pro­che fre­cuen­te, pe­ro su ma­dre lo tie­ne cla­ro: “Mi pa­dre siem­pre nos de­cía que, co­mo no po­dría de­jar­nos una herencia, al me­nos nos de­ja­ría una bue­na edu­ca­ción. Cuan­do era ni­ña no lo en­ten­día, pe­ro aho­ra sí, por eso ha­go un es­fuer­zo im­por­tan­te pa­ra que Ma­dot ten­ga la me­jor edu­ca­ción po­si­ble”. No le preo­cu­pa a qué se de­di­ca­rá en el fu­tu­ro, pe­ro sí el ra­cis­mo y la xe­no­fo­bia, que sea una mu­jer ne­gra en un mun­do blanco. Pien­sa que tal vez aca­be vi­vien­do en lu­ga­res más cos­mo­po­li­tas, co­mo Lon­dres o Nue­va York. “Por eso lo doy to­do por su edu­ca­ción, pa­ra que, si quie­re vo­lar, pue­da vo­lar. Lo que quie­ro pa­ra ella es que ten­ga op­cio­nes”.

Ma­ría Rüc­kertz Gar­cía (8 años)

Ma­ría es tí­mi­da y res­pon­sa­ble, muy or­de­na­da, per­se­ve­ran­te y pa­cien­te. Le en­can­tan las ma­te­má­ti­cas y odia len­gua. Pe­ro es­tá dis­pues­ta a es­tu­diar mu­cho, aun­que no le gus­te, pa­ra al­can­zar sus ob­je­ti­vos: “Ser ve­te­ri­na­ria y te­ner un cha­lé”. El sue­ño in­mo­bi­lia­rio se de­be a que quie­re te­ner mu­chas mas­co­tas (un la­bra­dor blanco que se lla­ma­rá Co­co, un ga­to, una tortuga…) y le di­cen que hay que te­ner una ca­sa con jar­dín pa­ra eso. An­tes de ima­gi­nar­se a sí mis­ma co­mo ve­te­ri­na­ria, qui­so ser pro­fe­so­ra, y pe­rio­dis­ta, y has­ta en­tre­na­do­ra de leo­nes ma­ri­nos… Y, aun­que eso de cam­biar Es­pa­ña pa­ra me­jor le pa­re­ce “mu­cho tra­ba­jo”, tie­ne una idea muy cer­te­ra del ori­gen de mu­chos pro­ble­mas. “¿Por qué las co­sas tie­nen que cos­tar di­ne­ro?”, se pre­gun­ta. “Eso siem­pre ha­ce que no po­da­mos te­ner­las y que la gen­te ten­ga en­vi­dia y se pe­lee por ello. Yo, si tu­vie­ra mu­cho, me da­ría un pa­seí­to en avión, me iría al Ca­ri­be unos días pe­ro lue­go vol­ve­ría y po­dría­mos re­par­tir­lo, co­mo ha­ce­mos con los ju­gue­tes en Na­vi­dad”. “Ella siem­pre di­ce que el di­ne­ro crea mu­chos pro­ble­mas, so­bre to­do el an­sia por acu­mu­lar­lo”, aña­de su ma­dre, que pro­cu­ra no in­ven­tar­se pro­yec­tos so­bre el por­ve­nir de sus hi­jos. “Lo que quie­ro es que Ma­ría se sien­ta li­bre pa­ra ele­gir en ca­da mo­men­to lo que ella quie­ra, en cual­quier as­pec­to… Por eso siem­pre le di­go que nun­ca ten­ga mie­do a de­cir to­do lo que pien­sa y que, si al­go le gus­ta, no lo cam­bie por na­da”. Y ya lo ha­ce. Ma­ría ha es­ta­do tres años lle­van­do una mo­chi­la de las Tor­tu­gas Nin­ja a pe­sar de que sus ami­gos se me­tían con ella por­que eso no era de ni­ñas. “No creo que ten­ga que ha­ber co­sas de chi­cas y de chi­cos. Eso me pa­re­ce muy, muy mal y ha­bría que cam­biar­lo. ¿Por qué me tie­nen que gus­tar más las prin­ce­sas?”.

A ve­ces oi­go a los PO­LÍ­TI­COS, pe­ro no vo­ta­ría a nin­guno de ellos. Me vo­ta­ría a mí"

Alle­gra Meaz­za (10 años)

Alle­gra es co­mo su nom­bre. Trans­mi­te fe­li­ci­dad y des­pa­cha píl­do­ras de sa­bi­du­ría ca­si sin dar­se cuen­ta. Aun­que no tie­ne pri­sa por cre­cer (“Cuan­do ha­ce frío, que­re­mos que lle­gue el ve­rano; cuan­do so­mos pe­que­ños, ha­cer­nos ma­yo­res… De­be­ría­mos dis­fru­tar más del mo­men­to”, afir­ma), sí ima­gi­na los de­ta­lles de su vi­da adul­ta: “Ten­dré hi­jos, vi­vi­ré en la mon­ta­ña y mi ca­sa la ha­bré he­cho con mu­cho cui­da­do pa­ra no con­ta­mi­nar. Ten­dré una huer­ta y ani­ma­les, y pro­du­ci­ré mi pro­pia le­che y mi que­so. To­da­vía no sé muy bien qué quie­ro ser, pe­ro se­rá al­go que ayu­de a las per­so­nas". Alle­gra na­ció en Bél­gi­ca, hi­ja de ma­dre sue­ca y pa­dre ita­liano. “En ge­ne­ral, Es­pa­ña me gus­ta, pe­ro cam­bia­ría al­gu­nas co­sas. Me gus­ta que mi co­le­gio sea exi­gen­te, pe­ro ter­mi­na a las cin­co y hay mu­chos de­be­res... De­ja po­co tiem­po pa­ra es­tar en ca­sa y ju­gar. En Sue­cia, mis pri­mos no tie­nen de­be­res nun­ca y ter­mi­nan a la una o a las dos. Tam­bién uti­li­za­mos de­ma­sia­do los co­ches cuan­do po­dría­mos ir en trans­por­te pú­bli­co o en bi­ci­cle­ta. Y odio las co­rri­das de toros. Los ma­tan pa­ra que la gen­te se di­vier­ta. Si fue­ra pre­si­den­ta del Go­bierno los qui­ta­ría”. ¿Aca­so te gus­ta­ría ser­lo? “¡Sí! Le di­je a ma­má que de ma­yor qui­zás po­dría ser pre­si­den­ta, por­que quie­ro ha­cer al­go pa­ra que el mun­do sea me­jor. A ve­ces oi­go a los po­lí­ti­cos, pe­ro no vo­ta­ría a nin­guno, me vo­ta­ría a mí”. Cuen­ta Lo­ren­zo, su pa­dre, que es una ni­ña trans­pa­ren­te y ge­ne­ro­sa, y que con una son­ri­sa y un abra­zo tra­ta de me­jo­rar tu día si lo has te­ni­do ma­lo. “Nos da mu­cho y nos ayu­da a ser cons­cien­tes de las co­sas”. Es ve­ge­ta­ria­na des­de que te­nía cin­co años. “Les di­je a mis pa­dres que los ani­ma­les tam­bién tie­nen de­re­cho a vi­vir”. Y así, con su ejem­plo, po­co a po­co es­tá trans­for­man­do la vi­da de to­da la fa­mi­lia, que aho­ra co­me me­nos car­ne. A Alle­gra la ha­ce su­frir la in­jus­ti­cia. “No me gus­ta es­tar en la ig­no­ran­cia, pe­ro no pue­do ver los pe­rió­di­cos por­que ca­da día mue­ren de­ma­sia­das per­so­nas. Pa­re­ce que a mu­cha gen­te eso no le im­por­ta, pe­ro a mí sí”.

“Aca­ba­ría con las GUE­RRAS des­tru­yen­do to­das las AR­MAS, que no que­de ni una so­la”

Le­na Ro­drí­guez Wie­ner (10 años)

El poe­ma­rio de Le­na se lla­ma Ra­gu­ri­ma, que sig­ni­fi­ca Lá­gri­ma en ja­po­nés. “Mis poe­mas son lo más os­cu­ro que ha vis­to la Tie­rra”, ex­pli­ca con tono té­tri­co. Ya es­cri­bía an­tes, pe­ro des­de que fa­lle­ció su abue­lo se ha in­tere­sa­do mu­cho por el te­ma. Aun­que su crea­ti­vi­dad da pa­ra mu­cho más: tie­ne con su pa­dre una re­la­ción muy es­pe­cial cons­trui­da en torno a la mú­si­ca y al ci­ne. Así que Le­na enu­me­ra en­tre sus pe­lí­cu­las fa­vo­ri­tas El Pa­drino y El gran Le­bows­ki. Tam­bién tie­ne un piano y un ór­gano, y ha com­pues­to can­cio­nes. “Hay un mu­chas co­sas que me gus­ta ha­cer: es­cri­bir, ac­tuar, di­bu­jar, co­ci­nar cup­ca­kes, em­pa­na­das y la­sa­ña, ma­qui­llar… Aun­que me gus­ta­ría ser cual­quie­ra de esas co­sas de ma­yor, pre­fie­ro no de­cir­lo aho­ra por­que a lo me­jor cam­bio de idea. ¡No quie­ro ima­gi­nar­me mi vi­da del fu­tu­ro! Pre­fie­ro lle­gar a los 30, mi­rar­me al es­pe­jo y sor­pren­der­me". Res­pec­to a la ma­ter­ni­dad, tie­ne du­das: “Siem­pre di­go que no, por­que due­le; si se in­ven­ta una nue­va ma­ne­ra de te­ner­los, la apro­ve­cha­ría”. Ga­brie­la, su ma­dre, la de­fi­ne co­mo “chis­pean­te, bri­llan­te, muy iró­ni­ca, con un hu­mor muy in­te­li­gen­te, es muy ac­ti­va in­te­lec­tual­men­te y crea­ti­va­men­te, pe­ro tam­bién es un po­co va­ga pa­ra dar­le con­ti­nui­dad a sus pro­yec­tos por­que siem­pre an­da me­ti­da en va­rias co­sas a la vez”. Uno de esos pro­yec­tos es un cuaderno po­lí­ti­co en el que plas­ma sus in­quie­tu­des so­cia­les. “Me gus­ta­ría po­der cam­biar la ma­ne­ra de pen­sar de la gen­te y que no exis­tie­ra el ma­chis­mo, el ra­cis­mo, los fas­cis­mos… Y otro mon­to­na­zo de co­sas: las lu­chas, las gue­rras, las ar­mas”. So­lo tie­ne 10 años, pe­ro tie­ne cla­ro qué es el fe­mi­nis­mo: “Sig­ni­fi­ca que las mu­je­res tie­nen exac­ta­men­te el mis­mo de­re­cho que los hom­bres, no que sean me­jo­res que ellos, sino que tie­ne que ha­ber igual­dad. Y des­de que se creó el ma­chis­mo, es muy ne­ce­sa­rio”. Más ideas: si fue­ra mi­nis­tra de Edu­ca­ción, “más que asig­na­tu­ras, cam­bia­ría el mé­to­do de en­se­ñar. Y, sin du­da, cam­bia­ría el co­me­dor”. Su ma­dre la ani­ma a se­guir sien­do cu­rio­sa y ex­tro­ver­ti­da, “que vi­va mi­ran­do a su al­re­de­dor y se preo­cu­pe por los otros”.

Tao Ja­vier Díaz Gar­cía (11 años)

A Tao le en­can­ta leer. El Dia­rio de Greg, World of War­craft, As­té­rix… “Al­gu­nos los he leído sie­te ve­ces. Mi ma­dre tie­ne que ve­nir por la no­che a apa­gar­me la luz pa­ra que de­je ya de leer, pe­ro en­ton­ces sa­co la lin­ter­na y si­go…”. Ha­ce una mue­ca cuan­do se le pre­gun­ta si tie­ne ga­nas de ser ma­yor. No lo tie­ne cla­ro. “Por una par­te, po­dría leer o ver la te­le tres ho­ras se­gui­das si qui­sie­ra, y na­die me di­ría que me va­ya a la ca­ma. Pe­ro ten­dría que ir al tra­ba­jo, que es un ro­llo. Yo por eso quie­ro ser fut­bo­lis­ta". Y ga­nar mu­cho di­ne­ro, co­mo Ro­nal­do, su gran ído­lo: “La mi­tad se lo da­ría a quien lo ne­ce­si­te, igual que ha­go aho­ra con mis aho­rros, y to­da la pas­ta que me traen los Re­yes: se lo doy a Uni­cef y a Sa­ve the Chil­dren”. Tao lle­gó de Chi­na con tres años y ha con­ser­va­do su len­gua ma­ter­na a ba­se de sie­te ho­ras se­ma­na­les de chino. Su ma­dre cree que se­rá una ven­ta­ja pa­ra su fu­tu­ro. Un fu­tu­ro en el que se lo ima­gi­na, sim­ple­men­te, vi­vien­do de su tra­ba­jo. “Me gus­ta­ría que sea una per­so­na nor­mal, fe­liz, y que al me­nos vi­va igual que no­so­tros, que no peor. Lo que más me preo­cu­pa es el is­la­mis­mo ra­di­cal y qué se­rá de Es­pa­ña y de Eu­ro­pa cuan­do él sea ma­yor”. Tao se trae­ría de Chi­na “la Gran Mu­ra­lla y al­gu­nas co­sas de su cul­tu­ra mi­le­na­ria”, pe­ro Es­pa­ña le gus­ta tal y co­mo es­tá. “Lo que no me gus­ta son los po­lí­ti­cos. De­be­rían po­ner­se de acuer­do y cum­plir lo que di­cen”. ¿Y si pu­die­ra cam­biar al­go? “Lo pri­me­ro, aca­bar con las gue­rras ti­ran­do al fue­go to­das las ar­mas has­ta que no que­de ni una. Era un me­jor cuan­do la gen­te se pe­lea­ba con lan­zas, pe­ro aho­ra con pis­to­las y bom­bas no se sal­va na­die”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.