Cé­li­ne Dion.

En enero per­dió al amor de su vi­da, pe­ro ha re­gre­sa­do con más fuer­za que nun­ca: es­tre­na dis­co, va a lan­zar su pro­pia mar­ca y se ha con­ver­ti­do en un (im­pro­ba­ble) icono de mo­da. Por Ixo­ne Díaz Landaluce

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Ca­da no­che, an­tes de ir­se a dor­mir, en­tra­ba en su ha­bi­ta­ción pa­ra dar­le un be­so y desear­le fe­li­ces sue­ños. Pe­ro aquel día no lo hi­zo. Qui­so de­jar­le des­can­sar. Cé­li­ne tam­bién es­ta­ba can­sa­da. Aca­ba­ba de vol­ver de un con­cier­to en el Cae­sar’s Pa­la­ce de Las Ve­gas. Ha­cía unos me­ses que ha­bía re­to­ma­do sus com­pro­mi­sos. A la ma­ña­na si­guien­te, la en­fer­me­ra le dio la ma­la no­ti­cia: su ma­ri­do, Re­né An­gé­lil, ha­bía fa­lle­ci­do de ma­dru­ga­da. La can­tan­te acu­dió a su ha­bi­ta­ción, ce­rró la puer­ta y se arro­di­lló jun­to a su ca­ma. Ha­bló con él un ra­to. Le di­jo que no te­nía que preo­cu­par­se. Que ella es­ta­ba bien y los ni­ños tam­bién. “Ya has su­fri­do bas­tan­te. Ve­te en paz”, le di­jo a mo­do de des­pe­di­da. A An­gé­lil le ha­bían diag­nos­ti­ca­do cán­cer de gar­gan­ta por pri­me­ra vez en 1999. Des­pués de re­ci­bir tra­ta­mien­to y su­pe­rar la en­fer­me­dad, tu­vo dos re­caí­das más. En 2013 le ex­tir­pa­ron un tu­mor, pe­ro un año des­pués el cán­cer se ha­bía re­pro­du­ci­do de nue­vo. Dion can­ce­ló to­dos sus con­cier­tos y gi­ras y se de­di­có, una vez más, a cui­dar de él. Los úl­ti­mos me­ses fue­ron es­pe­cial­men­te du­ros: la can­tan­te le ayu­da­ba a asear­se, a la­var­se los dien­tes, a ir al ba­ño... Cuan­do fa­lle­ció, el 14 de enero, te­nía 73 años. Ape­nas dos días des­pués, el her­mano de Dion, Da­niel, mu­rió víc­ti­ma de otro cán­cer. Ves­ti­da de ne­gro de los pies a la ca­be­za, Cé­li­ne era la ima­gen del do­lor en la ca­te­dral de Montreal ape­nas unos días des­pués. En el fu­ne­ral, al que asis­tie­ron 2.000 per­so­nas, le acom­pa­ña­ron sus tres hi­jos: Re­né-char­les, de 15 años, y los ge­me­los Eddy y Nel­son, de seis. Un mes des­pués, la can­tan­te vol­vía a los es­ce­na­rios. Y lo ha­cía con un sen­ti­do ho­me­na­je a su ma­ri­do. “A lo lar­go de mi vi­da so­lo he te­ni­do ojos pa­ra Re­né, que

se sen­ta­ba ca­da no­che a ver­me can­tar. La gen­te pen­sa­ba que le mi­ra­ba a él, pe­ro no me ha­cía fal­ta por­que ca­da vez que ce­rra­ba los ojos, le sen­tía a mi la­do, es­tu­vie­ra en su asien­to, en un pal­co, en el backs­ta­ge o en ca­sa con los ni­ños. Siem­pre ha es­ta­do con­mi­go so­bre el es­ce­na­rio y na­da va a cam­biar eso. Qui­zá ya no oi­ga su voz, pe­ro ha­blo con él y pien­so en él to­do el ra­to. Sé que me es­cu­cha, de una for­ma u otra. Y aho­ra sien­to que me es­tá di­cien­do que me ca­lle y em­pie­ce a can­tar”.

No exa­ge­ra­ba un ápi­ce. Al fin y al ca­bo, ella y Re­né fue­ron in­se­pa­ra­bles du­ran­te más de 35 años. Se co­no­cie­ron cuan­do la can­tan­te te­nía 12 años y él, 38. An­gé­lil ya era un pro­duc­tor mu­si­cal y re­pre­sen­tan­te ar­tís­ti­co fa­mo­so en Ca­na­dá, es­ta­ba ca­sa­do en segundas nup­cias y era pa­dre de tres hi­jos. Dion era la pe­que­ña de una fa­mi­lia fran­có­fo­na de 14 her­ma­nos. La su­ya era una ca­sa humilde (su pa­dre era car­ni­ce­ro y su ma­dre, ama de ca­sa), pe­ro ale­gre, en la que la mú­si­ca siem­pre es­ta­ba so­nan­do de fondo. Con cin­co años, de­bu­tó en la bo­da de uno de sus her­ma­nos y em­pe­zó a so­ñar con de­di­car­se a la mú­si­ca. “Me iré de gi­ra y se­ré la can­tan­te más fa­mo­sa del mun­do”, so­lía de­cir. Con 10 años, con­ven­ció a sus pa­dres pa­ra que la de­ja­ran ac­tuar en un piano bar y con 12, su ma­dre y uno de sus her­ma­nos es­cri­bie­ron una can­ción pa­ra que ella la in­ter­pre­ta­ra. La gra­ba­ción lle­gó al des­pa­cho de An­gé­lil que, con­mo­vi­do por aque­lla por­ten­to­sa voz ju­ve­nil, qui­so co­no­cer­la. Cuan­do la es­cu­chó can­tar en di­rec­to por pri­me­ra vez, se echó a llo­rar. Es­ta­ba tan con­ven­ci­do de su ta­len­to que de­ci­dió hi­po­te­car su ca­sa pa­ra fi­nan­ciar su pri­mer dis­co. El ál­bum fue un éxi­to y Dion se fue de gi­ra por Ca­na­dá, Ja­pón y Eu­ro­pa; en 1988 ga­nó el Fes­ti­val de Eu­ro­vi­sión, re­pre­sen­tan­do a Sui­za. Pe­ro el pro­duc­tor sa­bía que, si Cé­li­ne que­ría triun­far, te­nía que pu­lir­se un po­co más. In­sis­tió en que apren­die­ra in­glés y, so­bre to­do, en que se so­me­tie­ra a ci­ru­gía pa­ra re­cons­truir su desas­tro­sa den­ta­du­ra. El cam­bio tu­vo efec­tos in­me­dia­tos. Su pri­mer dis­co en in­glés, Uni­son, fue un éxi­to en Es­ta­dos Uni­dos y su due­to, jun­to a Pea­bo Bry­son, del te­ma prin­ci­pal de la pe­lí­cu­la de Dis­ney La be­lla y la bes­tia la con­vir­tió en una es­tre­lla y en ga­na­do­ra de un Grammy. El te­ma, ade­más, ga­nó el Os­car a la me­jor can­ción ori­gi­nal. Pe­ro con el pa­so de los años, la re­la­ción en­tre la es­tre­lla y su má­na­ger em­pe­zó a cam­biar. “Cuan­do le con­té a mi ma­dre que te­nía sen­ti­mien­tos muy fuer­tes ha­cia Re­né, ella que­ría ma­tar­lo. Tra­tó de qui­tar­me la idea de la ca­be­za y de ha­cer­me en­ten­der que aquel era un hom­bre que ha­bía es­ta­do ca­sa­do dos ve­ces, que te­nía tres hi­jos, que no era res­pon­sa­ble... Me di­jo: ‘Eres mi hi­ja y quie­ro un prín­ci­pe azul pa­ra ti”. Pe­ro, pe­se a la opo­si­ción ma­ter­na, cuan­do Dion cum­plió 18 años la pa­re­ja sa­lió de ar­ma­rio. En la de­di­ca­to­ria de su dis­co The co­lour of my lo­ve (1993), la can­tan­te con­fe­só pú­bli­ca­men­te su amor por él. La pa­re­ja se ca­só el 17 de di­ciem­bre de 1994 en una os­ten­to­sa ce­re­mo­nia que se re­trans­mi­tió en di­rec­to por la te­le­vi­sión ca­na­dien­se. Y mien­tras ella se con­ver­tía en una ar­tis­ta su­per­ven­tas (lle­gó a ven­der más de 100 mi­llo­nes de dis­cos en los 90) y al­can­za­ba fa­ma pla­ne­ta­ria gra­cias a My heart will go on, el te­ma prin­ci­pal de la pe­lí­cu­la Ti­ta­nic, la pa­re­ja so­ña­ba con for­mar una fa­mi­lia. No fue fá­cil. Dion siem­pre ha ha­bla­do abier­ta­men­te de sus pro­ble­mas pa­ra que­dar­se em­ba­ra­za­da. Por fin, en 2001, na­ció su pri­mer hi­jo, Re­né-char­les, des­pués de va­rios ci­clos de fe­cun­da­ción in vi­tro. Y en 2010, la can­tan­te dio a luz a los ge­me­los Nel­son y Eddy.

Al mis­mo tiem­po, Dion ha­cía his­to­ria en Las Ve­gas. En 2003, y gra­cias a las há­bi­les ges­tio­nes de su ma­ri­do, la can­tan­te fir­ma­ba un acuer­do in­só­li­to y mul­ti­mi­llo­na­rio pa­ra dar 600 con­cier­tos (cin­co shows a la se­ma­na) en el Cae­sar’s Pa­la­ce de Las Ve­gas. Cua­tro años, 700 con­cier­tos y tres mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res des­pués, el es­pec­tácu­lo A new day se con­vir­tió en el más ren­ta­ble de la his­to­ria, con una re­cau­da­ción to­tal de 385 mi­llo­nes de dó­la­res. La crítica, eso sí, nun­ca ha es­ta­do de su par­te. Más bien al con­tra­rio. Su mú­si­ca siem­pre ha si­do cri­ti­ca­da por ser ex­ce­si­va­men­te “sen­ti­men­ta­loi­de”, por abu­sar de re­to­ques en la post­pro­duc­ción y por re­sul­tar, en ge­ne­ral, al­go im­per­so­nal. Lo cier­to es que Dion nun­ca se ha en­car­ga­do de es­cri­bir sus pro­pias can­cio­nes y siem­pre ha con­fia­do las le­tras de sus te­mas a com­po­si­to­res co­mo Marc Du­pree. Tam­po­co le ha he­cho fal­ta pa­ra con­ver­tir­se en to­do un icono, ni pa­ra ama­sar una for­tu­na que For­bes es­ti­ma en más de 380 mi­llo­nes de dó­la­res. Y aho­ra la can­tan­te es­tá en pleno pro­ce­so de rein­ven­ción. Has­ta el fi­nal de su vi­da, su ma­ri­do ejer­ció un con­trol ab­so­lu­to so­bre su ca­rre­ra. To­do pa­sa­ba por

Cuan­do co­no­ció a su fu­tu­ro ma­ri­do, Re­né An­gé­lil, él te­nía 38 años y ella, 12.

sus ma­nos: las gi­ras, los dis­cos, la pro­mo­ción... Lle­gó, in­clu­so, a es­co­ger al nue­vo má­na­ger que le sus­ti­tui­ría cuan­do él ya no es­tu­vie­ra: Al­do Giam­pao­lo.

SOin em­bar­go, y a pe­sar del afán de Re­né por de­jar­lo to­do ata­do y bien ata­do, al­go ha cam­bia­do. Dion es­tá en ple­na ebu­lli­ción. Ade­más de edi­tar la pa­sa­da se­ma­na nue­vo dis­co en fran­cés, En­co­re un soir, y de se­guir can­tan­do en Las Ve­gas, la can­tan­te tam­bién es­tá pre­pa­ran­do su pro­pia mar­ca de li­festy­le, a ima­gen y se­me­jan­za de Gwy­neth Pal­trow. Co­mer­cia­li­za­rá ro­pa, ac­ce­so­rios y pro­duc­tos de be­lle­za. Pe­ro es­te no es el úni­co pro­yec­to que se di­vi­sa en su ho­ri­zon­te. Cé­li­ne tam­bién ha con­fe­sa­do que le gus­ta­ría pro­bar suer­te co­mo ac­triz y que no le im­por­ta­ría adop­tar a una ni­ña. Eso sí, no quie­re oír ha­blar de vol­ver a enamo­rar­se. “Soy mu­jer de un so­lo hom­bre. Mi co­ra­zón es­tá ce­rra­do con lla­ve”, ha ex­pli­ca­do. Y en una re­cien­te en­tre­vis­ta en Elle Fran­cia de­cía: ”Na­die sa­be lo que nos de­pa­ra el fu­tu­ro, me gus­ta pen­sar que mi vi­da es un li­bro abier­to en el que to­da­vía fal­tan mu­chas pá­gi­nas por es­cri­bir”. De mo­men­to, ha con­se­gui­do po­ner­se en pie de nue­vo. “Ten­go 48 años y he per­di­do al amor de mi vi­da. Echo mu­cho de me­nos al Re­né que es­ta­ba bien, pe­ro no al que es­ta­ba su­frien­do. No pue­do ser egoís­ta. Tie­nes que de­jar que las per­so­nas se va­yan. Me sien­to en paz”, ha ex­pli­ca­do. En paz pa­ra vol­ver a dar gue­rra. Pa­ra vol­ver a ser una gran di­va.

“Me gus­ta pen­sar que mi vi­da es un li­bro con mu­chas pá­gi­nas por es­cri­bir”.

Ves­ti­da pa­ra el front row del des­fi­le de Giam­bat­tis­ta Va­lli. Ves­ti­do de Ba­len­cia­ga, bol­so de Gi­venchy y ca­za­do­ra de Saint Lau­rent.

Con­jun­to de Ver­sa­ce. Abri­go de Jil San­ders y bo­tas de Gian­vi­to Ros­si.

Mo­de­lo de Del­po­zo.

Abri­go de Fen­di.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.