Que cu­ran

Di­cen so­mos, có­mo nos vi­vi­mos, cuál es nues­tra Lo que de­ci­mos y lo que ca­lla­mos nos de­fi­ne y nos pue­de ayu­dar a su­pe­rar el peor o de­jar­nos caer en la de­pre­sión.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

se pro­du­ce una ca­tar­sis o des­car­ga del ex­ce­so de afec­to que se pa­de­cía y la pre­sión psí­qui­ca dis­mi­nu­ye. Es­to su­ce­de, por ejem­plo, cuan­do nos de­ci­mos: “Qué a gus­to me he que­da­do”, tras con­tar­le a al­guien al­go que nos cos­ta­ba, pe­ro que era im­por­tan­te. An­drea se en­cuen­tra un po­co tris­te, tie­ne pro­ble­mas en su tra­ba­jo pues a su com­pa­ñe­ra la han cam­bia­do de pues­to y eso va a com­pli­car su ta­rea. Se sien­te un po­co so­la. “¿Qué te pa­sa?”, le pre­gun­ta su pa­re­ja, Ser­gio. Ella co­mien­za a con­tar­le el mal día que ha te­ni­do y nom­bra la pa­la­bra “so­la” va­rias ve­ces. Ser­gio la es­cu­cha y cuan­do aca­ba le di­ce: “No es­tás so­la, me tie­nes a tu la­do y siem­pre es­ta­ré cuan­do me ne­ce­si­tes. Ade­más, sa­bes que lo­gra­rás en­con­trar­te bien”. An­drea se sien­te com­pren­di­da con la li­ber­tad de po­der ha­blar de sus sen­ti­mien­tos sin que su pa­re­ja le quite im­por­tan­cia a lo que le ocu­rre. Po­co des­pués, com­pren­de que esas pa­la­bras ali­via­ban un des­am­pa­ro que siem­pre ha­bía sen­ti­do y que pu­do ela­bo­rar en una psi­co­te­ra­pia psi­coa­na­lí­ti­ca a la que ha­bía acu­di­do por­que te­nía de­pre­sión. Llo­ra­ba sin sa­ber por qué y sen­tía un gran can­san­cio. Es­te asun­to le an­gus­tia­ba por­que des­de de su cum­plea­ños ha­bía em­pe­za­do a pen­sar en que­dar­se em­ba­ra­za­da.

Ha­blar del mie­do

quié­nes his­to­ria... An­drea apun­tó en su dia­rio las pri­me­ras en­tre­vis­tas con el psi­coa­na­lis­ta. En­ton­ces es­cri­bió: “Cuan­do pu­se pa­la­bras a lo que me ocu­rría, de­jé de llo­rar. Co­men­cé a ha­blar del mie­do a te­ner al­go gra­ve y, por su­pues­to, de mi ma­dre y de su en­fer­me­dad. Su cán­cer me hi­zo sen­tir des­am­pa­ra­da. Cuan­do ha­blé de ello con mi psi­co­te­ra­peu­ta, me pre­gun­tó que edad te­nía mi ma­dre cuan­do fue diag­nos­ti­ca­da. “33”, le di­je. Caí en la cuen­ta de que era la mis­ma edad que yo aca­ba­ba de cum­plir”. trau­ma An­drea pu­do ela­bo­rar en su tra­ta­mien­to el des­am­pa­ro in­fan­til que sin­tió en­ton­ces. Co­mo se ha­bía pro­pues­to con­ver­tir­se en ma­dre, se iden­ti­fi­ca­ba con la su­ya y te­nía mie­do de no po­der ser­lo de otra for­ma. Ade­más, con su tris­te­za “pa­ga­ba” la cul­pa por la ra­bia que sin­tió ha­cia ella, por­que siem­pre la ha­bía vis­to en­fer­ma. Ser­gio le ha­bía pro­por­cio­na­do a An­drea las pa­la­bras ne­ce­sa­rias pa­ra pro­mo­ver en ella un sen­ti­mien­to de aco­gi­da que le ayu­da­ba a sa­lir de esa tris­te­za pro­vo­ca­da por la mar­cha de su com­pa­ñe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.