De ver­dad NO nos GUS­TAN los nú­me­ros?

In­for­má­ti­ca, son al­gu­nos de los tra­ba­jos me­jor pa­ga­dos, pe­ro mu­chas mu­je­res se de ellos por­que creen que no son pa­ra ellas. Des­de la in­fan­cia, hay un te­mor a las ma­te­má­ti­cas. Pe­ro, ¿cuál es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad? Jo­seán­gel Mur­cia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco -

in­ge­nie­ra... ex­clu­yen Por Las cien­cias son muy di­ver­sas y no to­das tie­nen el mis­mo “pro­ble­ma”: las ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias aso­cia­das con la sa­ni­dad, la bio­lo­gía y las ma­te­má­ti­cas tie­nen apro­xi­ma­da­men­te el mis­mo nú­me­ro de ma­trí­cu­las de chicas que de chi­cos, pe­ro no ocu­rre lo mis­mo cuan­do mi­ras la can­ti­dad de pro­fe­so­res y de pro­fe­so­ras: so­lo el 16% de mu­je­res ocu­pan los pues­tos aca­dé­mi­cos de al­ta res­pon­sa­bi­li­dad (ca­te­drá­ti­cas y pro­fe­so­ras ti­tu­la­res). Y la pers­pec­ti­va es mu­cho peor cuan­do nos fi­ja­mos en cam­pos tra­di­cio­nal­men­te mas­cu­li­nos, co­mo la in­ge­nie­ría, la fí­si­ca o la in­for­má­ti­ca don­de, in­clu­so se ha re­tro­ce­di­do en los úl­ti­mas dé­ca­das. En 2013 el nú­me­ro de mu­je­res que tra­ba­ja­ban en el sec­tor de la in­for­má­ti­ca era del 25%, fren­te al 40% de la dé­ca­da de los 80, se­gún la en­cues­ta ela­bo­ra­da por Ac­cen­tu­re. Un da­to que co­rro­bo­ran tam­bién las uni­ver­si­da­des: en la Fa­cul­tad de In­for­má­ti­ca de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co (UPV), las mu­je­res eran el 50% del alum­na­do en los años 80; hoy no lle­gan al 15%. La si­tua­ción es se­me­jan­te en el en­torno in­ter­na­cio­nal. En el es­tu­dio Why so few? [¿Por qué tan po­cas?] (2010) de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Mu­je­res Uni­ver­si­ta­rias (AAUW) se com­pa­ra el tre­men­do avan­ce que las mu­je­res han rea­li­za­do en Eco­no­mía, en De­re­cho o en Me­di­ci­na con los len­tos pro­gre­sos que se dan en In­ge­nie­ría, In­for­má­ti­ca y Fí­si­ca. El es­tu­dio mues­tra tam­bién có­mo las chicas se im­po­nen a sí mis­mas es­tán­da­res más al­tos, con­ven­ci­das de que, pa­ra triun­far en un cam­po de chi­cos, de­ben ser ex­cep­cio­na­les. Se exi­gen más y, por lo tan­to, mu­chas ve­ces se in­fra­va­lo­ran. Por si fue­ra po­co, se­gún el mis­mo es­tu­dio, cuan­do una mu­jer es cla­ra­men­te com­pe­ten­te en un tra­ba­jo con­si­de­ra­do mas­cu­lino, se la per­ci­be co­mo me­nos atrac­ti­va.

“En cual­quier ám­bi­to de nues­tra vi­da in­flu­ye nues­tra edu­ca­ción... y re­sul­ta que nues­tra edu­ca­ción es se­xis­ta”, afir­ma Mar­ta Ma­cho-stad­ler, doc­to­ra en Ma­te­má­ti­cas y una de las au­to­ras del blog Mu­je­res con Cien­cia y pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co. A su jui­cio, “chi­cos y chicas tie­nen las mis­mas ca­pa­ci­da­des, pe­ro ellas son me­nos com­pe­ti­ti­vas por­que es a los chi­cos a quie­nes se les edu­ca pa­ra co­mer­se el mun­do y ser los me­jo­res. La fa­mi­lia y la sociedad, de ma­ne­ra cons­cien­te o in­cons­cien­te, con­tri­bu­yen a afian­zar es­tos es­te­reo­ti­pos…”.

Las chicas se in­fra­va­lo­ran. Creen que pa­ra triun­far de­ben ser ex­cep­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.