AN­TI­ÁCI­DOS, A EXA­MEN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

ca­so del SIBO, es­to es es­pe­cial­men­te cier­to por­que las bac­te­rias que lo cau­san pue­den crear bio­films, sus­tan­cias que las pro­te­gen de la prin­ci­pal ar­ma de nues­tro ar­se­nal te­ra­péu­ti­co: los an­ti­bió­ti­cos. Aún así, es­tos si­guen sien­do el pri­mer re­cur­so. “El tra­ta­mien­to ba­se son los ci­clos in­ter­mi­ten­tes de an­ti­bió­ti­cos. Pe­ro no nos gus­ta. Los an­ti­bió­ti­cos te ayu­dan hoy, pe­ro co­mo el ori­gen del pro­ble­ma es un tras­torno de mo­ti­li­dad (ca­pa­ci­dad pa­ra mo­ver­se), el so­bre­cre­ci­mien­to pue­de vol­ver a apa­re­cer. Por eso es­ta­mos pen­san­do en te­ra­pias que pue­dan me­jo­rar esa mo­ti­li­dad, aun­que de mo­men­to te­ne­mos po­cas evi­den­cias”, ex­pli­ca el dr. Guar­ner.

Lu­char en otros fren­tes

En bus­ca de un com­ple­men­to a los an­ti­bió­ti­cos, los cien­tí­fi­cos es­tán tes­tan­do unos alia­dos con bue­na fa­ma pa­ra la sa­lud in­tes­ti­nal: los pro­bió­ti­cos. “Las tres ce­pas que se han mos­tra­do más efi­ca­ces son Bi­fi­dus in­fan­tis, Bi­fi­dus lac­tis y Lac­to­ba­ci­llus plan­ta­rum. Pe­ro hay que usar­los sin pre­bió­ti­cos aso­cia­dos, ya que al ser és­tos azú­ca­res po­drían em­peo­rar aún más si­tua- La prue­ba de re­fe­ren­cia pa­ra diag­nos­ti­car el SIBO es la rea­li­za­ción de en­dos­co­pia con as­pi­ra­do del lí­qui­do del ye­yuno (la se­gun­da por­ción del in­tes­tino del­ga­do) y la me­di­ción de su con­cen­tra­ción bac­te­ria­na: se diag­nos­ti­ca SIBO si hay más de 10.000 uni­da­des for­ma­do­res de co­lo­nias por mi­li­li­tro de as­pi­ra­do, pe­ro es­ta ci­fra se es­tá re­vi­san­do, sien­do más acep­ta­da la de 1.000 uni­da­des/ml. Tam­bién se pue­de uti­li­zar el test de la D-xi­lo­sa mar­ca­da ra­diac­ti­va­men­te, pe­ro tie­ne el in­con­ve­nien­te de te­ner que rea­li­zar­se en ins­ta­la­cio­nes pro­te­gi­das por el marcaje ra­diac­ti­vo. Por ello, da­da la la­bo­rio­si­dad y cos­te de es­tas prue­bas, se sue­len re­em­pla­zar por el test de la ab­sor­ción de azú­ca­res (lac­tu­lo­sa, lac­to­sa o xi­lo­sa): es­ta prue­ba con­sis­te en me­dir en el alien­to los va­lo­res de hi­dró­geno y me­tano a in­ter­va­los de tiem­po du­ran­te 3 ho­ras tras una so­bre­car­ga oral del azú­car. Son el se­gun­do fár­ma­co más re­ce­ta­do y el más po­lé­mi­co úl­ti­ma­men­te. Su in­fluen­cia en la sa­lud in­tes­ti­nal es­tá en cues­tión, por­que se­gún se creía has­ta aho­ra el áci­do gás­tri­co que anu­lan es vi­tal pa­ra la oclu­sión de la vál­vu­la que co­nec­ta el in­tes­tino del­ga­do y el grue­so. Y si es­ta vál­vu­la no se cie­rra, se fa­ci­li­ta la mi­gra­ción de bac­te­rias. Pe­ro no to­dos pien­san lo mis­mo. “En teo­ría, to­mar an­ti­áci­dos in­flu­ye, aun­que en la prác­ti­ca no lo ve­mos tan cla­ro. Por eso lo con­si­de­ra­mos fac­tor de ries­go no de­ter­mi­nan­te”, di­ce el doc­tor Guar­ner.

Oción”, enu­me­ra el dr. Oje­da. Lo que es­tá cla­ro pa­ra los es­pe­cia­lis­tas es que en el tra­ta­mien­to del SIBO no exis­ten re­me­dios que sir­van pa­ra to­dos los pa­cien­tes. Aun­que sí hay una co­sa que fun­cio­na en to­dos los ca­sos: co­rre­gir las cau­sas que pre­dis­po­nen a su­frir­lo. Me­jo­rar la die­ta, des­can­sar, com­ba­tir el es­trés y no abu­sar de cier­tos fár­ma­cos son há­bi­tos que de­be­mos mo­di­fi­car si no que­re­mos su­frir es­te pro­ble­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.