La VOZ del agua y la tie­rra

NÉ­LI­DA AYAY

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Des­de que los es­pa­ño­les ma­ta­ron a nues­tro in­ca Atahual­pa lle­va­dos por su ava­ri­cia de oro, cin­co si­glos de mi­ne­ría no nos han apor­ta­do más que po­bre­za”, di­ce Né­li­da Ayay, Ya no son co­lo­nos y aven­tu­re­ros los que ho­ra­dan la tie­rra, sino las mul­ti­na­cio­na­les que com­pran con­ce­sio­nes al Go­bierno pe­ruano y lle­gan con ma­qui­na­ria ca­paz de re­ven­tar un pi­co o en­ve­ne­nar el agua de una cuen­ca en­te­ra. ¿Ejem­plo? La com­pa­ñía Ya­na­co­cha, de­pen­dien­te de la es­ta­dou­ni­den­se New­mont, que ex­plo­ta en Ca­ja­mar­ca, en los An­des, la ma­yor mi­na de oro de La­ti­noa­mé­ri­ca, y a cu­yo nue­vo me­ga­pro­yec­to Con­ga –que ame­na­za con se­car seis la­gu­nas, y des­truir otros tan­tos ma­nan­tia­les y hu­me­da­les– se opo­nen los cam­pe­si­nos co­mo ella. Né­li­da Ayay, 31 años, de una mo­des­ta fa­mi­lia que­chua de Por­cón, ha cre­ci­do en me­dio de un con­flic­to tan an­ti­guo co­mo la lle­ga­da de Pi­za­rro a Pe­rú. Hi­zo la Se­cun­da­ria en la es­cue­la pa­rro­quial del pa­dre y ac­ti­vis­ta Mar­co Ara­na, y es­tu­dió De­re­cho “pa­ra de­fen­der es­ta tie­rra con le­yes y no con pie­dras y pa­los”. La cho­li­ta, o pe­que­ña in­dí­ge­na, co­mo se la lla­ma por su cons­ti­tu­ción me­nu­da, se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te pa­ra jó­ve­nes eco­lo­gis­tas e in­dí­ge­nas de to­do el con­ti­nen­te tras pro­ta­go­ni­zar el do­cu­men­tal Hi­ja de la la­gu­na. En él la ve­mos ha­blan­do con y de la na­tu­ra­le­za, y ape­lan­do a la po­bla­ción lo­cal a sa­lir

Oen de­fen­sa del agua, la vi­da y el me­dio am­bien­te, en un re­co­rri­do por los pue­blos de Ca­ja­mar­ca. Un éxi­to de ta­qui­lla, pre­ce­di­do de más de cin­co mi­llo­nes de vi­si­tas de su trái­ler en in­ter­net. No era la pri­me­ra vez que su nom­bre se ha­cía vi­ral. En 2012, ya es­cri­bió a mano una emo­ti­va car­ta di­ri­gi­da al en­ton­ces pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Ollan­ta Hu­ma­la, ex­pre­san­do el do­lor que sien­te la na­tu­ra­le­za cuan­do se la ex­plo­ta de for­ma in­dis­cri­mi­na­da, que tu­vo gran re­per­cu­sión en Fa­ce­book. Si el eco­lo­gis­mo se en­car­na en una for­ma de vi­da an­ces­tral, es so­bre to­do en la de los in­dí­ge­nas ame­ri­ca­nos, quie­nes han asis­ti­do im­po­ten­tes no so­lo a una des­truc­ción de su há­bi­tat na­tu­ral, sino de aque­llo que tie­nen por más vi­vo y sa­gra­do: la Pa­cha­ma­ma o Ma­dre Tie­rra, y la Ya­cu­ma­ma o Ma­dre Agua. “Pa­ra no­so­tros, la na­tu­ra­le­za es un ser vi­vien­te que, al igual que los hu­ma­nos, su­fre y sien­te”. Una re­la­ción de la que se nu­tre su mun­do es­pi­ri­tual y de la que de­pen­de la vi­da de to­dos los se­res hu­ma­nos. PE­PA RO­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.