DO­NO­VAN,

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo -

Soy la zo­rra más te­mi­ble de la fa­mi­lia”

Abby Do­no­van (Pau­la Mal­com­son) no es ni mu­cho me­nos la zo­rra más te­mi­ble de la te­mi­ble fa­mi­lia Do­no­van. Su ma­ri­do Ray –ges­tor de ca­tás­tro­fes, fi­xer chu­les­co–, con su ce­ño frun­ci­do y su ba­te de beis­bol, irra­dia ame­na­za (to­ne­la­das de ra­dio­ac­ti­vi­dad amar­ga). Su sue­gro Mic­key, vie­jo ca­na­lla, he­do­nis­ta has­ta la mé­du­la, es un pe­li­gro que nun­ca des­can­sa (y el gran per­so­na­je de la se­rie). Sus cu­ña­dos Bunchy y Terry han si­do va­pu­lea­dos por la vi­da y arras­tran sus som­bras ins­pi­ran­do pe­na. De mo­do que no: na­da en ella nos ins­pi­ra un te­mor com­pa­ra­ble al de ellos. Pe­ro que di­ga eso de sí mis­ma nos in­di­ca has­ta qué pun­to, pa­ra so­bre­vi­vir, ha te­ni­do que mu­tar y dis­fra­zar­se. En el gim­na­sio de boxeo, esa ru­bia sin ga­nas es eclip­sa­da por el su­dor, el múscu­lo, los sa­cos que ab­sor­ven los gol­pes. En la man­sión fa­mi­liar, esa mu­jer pá­li­da y se­ca des­apa­re­ce ca­da vez que ex­plo­ta la ado­les­cen­cia de sus dos hi­jos. En el ba­rrio pi­jo don­de vi­ven, esa in­mi­gran­te de ori­gen hu­mil­de, ir­lan­de­sa de Bos­ton, es nin­gu­nea­da por sus ve­ci­nos mi­llo­na­rios. Por eso bus­có y en­con­tró un aman­te (po­li­cía) y un pe­rro (enor­me), pa­ra no sen­tir que es­ta­ba des­apa­re­cien­do, que se de­rre­tía en in­sig­ni­fi­can­cia. Por eso, tam­bién, prac­ti­có tier­na, ri­dí­cu­la­men­te, un nue­vo acen­to que le per­mi­tie­ra sen­tir­se in­te­gra­da en las reunio­nes con los pa­dres del co­le­gio. Por­que, ro­dea­da de hom­bres que sí son te­mi­bles, no se da­ba cuen­ta de que en reali­dad era la co­lum­na ver­te­bral de la fa­mi­lia, su cen­tro mag­né­ti­co. Abby se pa­só tres tem­po­ra­das que­ján­do­se de to­do, par­ti­cu­lar­men­te de su ma­ri­do. En la cuar­ta, al fin, asu­me la com­pli­ci­dad y en­tie­rra la que­ja. Se in­cor­po­ra a la mez­quin­dad de la fa­mi­lia Do­no­van, a su vio­len­cia con­gé­ni­ta, al mis­mo tiem­po que

Ole diag­nos­ti­can un cán­cer de pe­cho. La pis­to­la que em­pu­ña y la en­fer­me­dad que pa­de­ce son ca­mi­nos pa­ra­le­los ha­cia el des­tino que la aguar­dó des­de el día en que de­ci­dió ca­sar­se con Ray. Pe­ro su pa­so al la­do os­cu­ro, aun­que pa­rez­ca pa­ra­dó­ji­co, si­gue sien­do ilu­mi­na­dor. Son tan te­rri­bles los Do­no­van, po­zos sin fon­do de os­cu­ri­dad, que las con­ce­sio­nes que ha­ce Abby por el bien de su fa­mi­lia en­cien­den una lla­ma que abra­sa, pe­ro que tam­bién da luz. En el mo­men­to en que aprie­ta el ga­ti­llo, en el mo­men­to en que al fin es ella quien dis­pa­ra, ese fo­go­na­zo nos re­cuer­da que las se­ries to­do lo os­cu­re­cen, pe­ro que al­gu­nos per­so­na­jes con­si­guen fluo­res­cen­tes que par­pa­dean du­ran­te años, que nun­ca se rin­den del to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.