Mi­chael Kors

“Ten­go la mis­ma CU­RIO­SI­DAD que cuan­do em­pe­cé”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Creadores -

Lle­va 35 años in­yec­tan­do gla­mour en la vi­da co­ti­dia­na de las mu­je­res. Ame­ri­cano has­ta la mé­du­la, pe­ro de esen­cia eu­ro­pea, Mi­chael Kors, nos ha­bla, des­de Nue­va York, de su nue­vo per­fu­me fe­me­nino, Won­der­lust, y de su fi­lo­so­fía de vi­da. Por Au­ré­lie Lam­bi­llon

Es po­si­ble te­ner un tem­pe­ra­men­to an­ti­de­pre­si­vo? La pre­gun­ta sur­ge a los po­cos mi­nu­tos de con­ver­sa­ción con Mi­chael Kors. Des­de su pri­me­ra res­pues­ta (un atro­na­dor “¡Es­toy de ma­ra­vi­lla!”) da la sen­sa­ción de que el di­se­ña­dor des­pren­da un ha­lo de op­ti­mis­mo, co­mo si en Nue­va York y, so­bre to­do, en su des­pa­cho, el sol bri­lla­se per­pe­tua­men­te. O tal vez lo que es­tá bri­llan­do son esos enor­mes me­da­llo­nes con las ini­cia­les MK ro­dea­das de un círcu­lo do­ra­do, que bai­lan en los bol­sos de las mu­je­res des­de ha­ce al­gu­nos años. O las he­bi­llas de esas san­da­lias de cu­ña, que sal­pi­can las ace­ras de las ciu­da­des... Sus hits. Cuan­do Mi­chael Kors di­se­ña­ba pa­ra Cé­li­ne en los 2000, la mar­ca in­vi­ta­ba más a apun­tar­se a un cóctel en los Ham­ptons que a vi­si­tar una ex­po­si­ción en Ber­lín. Hoy, aglu­ti­na­dor de múl­ti­ples lí­neas – prêt-à-por­ter, ac­ce­so­rios fe­me­ni­nos y mas­cu­li­nos, za­pa­tos, bol­sos…–, el di­se­ña­dor ame­ri­cano se ha con­ver­ti­do en una es­tre­lla in­ter­na­cio­nal. Ele­gi­do en 2013 co­mo una de las 100 per­so­na­li­da­des más in­flu­yen­tes por las re­vis­tas Ti­me y New York Ob­ser­ver, Kors vis­te a An­ge­li­na Jo­lie, Bla­ke Li­vely y Jen­ni­fer Lo­pez, pe­ro tam­bién a Mi­che­lle Oba­ma y Ka­te Midd­le­ton. Y ya a pie de ca­lle, cual­quie­ra pue­de cons­ta­tar que su vi­sión de un lu­jo ac­ce­si­ble y de­mo­crá­ti­co no de­ja a na­die in­di­fe­ren­te. “Sus anun­cios mues­tran siem­pre a mo­de­los bron­cea­das, co­mo si su mo­da fue­ra al­go res­plan­de­cien­te que te ha­ce soñar en in­vierno”, di­ce Vir­gi­nia, una eco­no­mis­ta de 34 años. “Con un bol­so de mano, te trans­por­ta a un mun­do es­pec­ta­cu­lar, de re­cep­cio­nes a la ame­ri­ca­na”, ase­gu­ra di­ver­ti­da Lau­ra, que tra­ba­ja en un des­pa­cho de abo­ga­dos. Ese es el ti­po de “efec­to Mi­chael Kors” del que que­re­mos ha­blar.

Mu­jer­hoy. ¿Cuál es la fi­lo­so­fía de su mar­ca y el hi­lo con­duc­tor en­tre la mo­da y los per­fu­mes que ha crea­do? Mi­chael Kors. Una es­pe­cie de vi­sión yin y yang del gla­mour co­ti­diano. En la mo­da bus­co el con­fort y la fa­ci­li­dad, pe­ro al mis­mo tiem­po el pla­cer de los ma­te­ria­les ri­cos y be­llos. La idea es que po­da­mos ele­gir en­tre lo me­jor de los esos dos mundos. Y es tam­bién la mi­ra­da que ten­go so­bre la vi­da.

Pa­re­ce us­ted muy pró­xi­mo a las mu­je­res, tan­to a las ce­le­bri­da­des co­mo a las jó­ve­nes que se cru­za por la ca­lle. ¿Es ese el se­cre­to de su éxi­to? Esa es la ra­zón nú­me­ro uno. El éxi­to de mi mar­ca es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con mi amor por las per­so­nas. Pien­so que

la em­pa­tía es la ba­se de to­do. Tan­to en los ne­go­cios co­mo en el amor hay que sa­ber po­ner­se en la piel del otro.

Sin em­bar­go, el día a día de mu­chas mu­je­res es­tá le­jos de ese uni­ver­so de jet set que us­ted pro­po­ne… El con­cep­to ac­tual de jet set es fas­ci­nan­te: pa­re­ce que to­do tie­ne que ver con man­te­ner­se siem­pre ahí cuan­do to­do va tan rá­pi­do. Pe­ro si us­ted se fi­ja en las pri­me­ras parejas re­fe­ren­te del jet set, Eli­za­beth Tay­lor y Ri­chard Bur­ton, o Jac­kie Ken­nedy y Aris­tó­te­les Onas­sis, ve­rá có­mo es­ta­ban siem­pre en per­ma­nen­te mo­vi­mien­to. Era eso lo que les con­ver­tía en fas­ci­nan­tes. Hoy, to­do es di­fe­ren­te. Ya no son otros lu­ga­res los que nos ha­cen soñar por­que bas­ta con mi­rar nues­tro te­lé­fono pa­ra via­jar…

“El éxi­to de mi fir­ma es­tá re­la­cio­na­do con sa­ber po­ner­me en la piel del otro”

Us­ted com­pren­dió muy pron­to la im­por­tan­cia de las re­des so­cia­les. Mi­chael Kors fue la pri­me­ra fir­ma de mo­da en es­tar pre­sen­te en Instagram, ya en 2013. Tra­ba­jo des­de ha­ce 35 años, pe­ro si­go te­nien­do la mis­ma cu­rio­si­dad que cuan­do em­pe­cé. Y un en­tu­sias­mo in­tac­to fren­te a un mun­do en per­pe­tua mu­ta­ción. La tec­no­lo­gía me per­mi­te te­ner una co­mu­ni­ca­ción pla­ne­ta­ria. Cuan­do co­men­cé, no me en­con­tra­ba más que con mis clien­tes del ba­rrio. Hoy, to­dos pue­den se­guir lo que ha­go y com­pren­der quién soy. Cuan­do jue­go en Youtu­be a Gla­mour Ga­mes [jue­go de adi­vi­nan­zas so­bre el mun­do de la mo­da] con Gi­gi Ha­did o Lily Al­drid­ge, o par­ti­ci­po co­mo juez en Ru­na­way [un pro­gra­ma de te­le­vi­sión en el que con­cur­san as­pi­ran­tes a ser di­se­ña­dor] to­do el mun­do que quie­ra pue­de co­no­cer­me un po­co me­jor.

No to­dos los di­se­ña­do­res se sien­ten tan có­mo­dos con la so­bre­ex­po­si­ción ge­ne­ra­da por las re­des so­cia­les. Ten­go la suer­te de no ser tí­mi­do. Pe­ro ad­mi­to que, cuan­do em­pe­cé, ja­más ha­bría ima­gi­na­do que es­ta pro­fe­sión im­pli­ca­ría tan­ta co­mu­ni­ca­ción y co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca. Afor­tu­na­da­men­te, me en­can­tan los ba­ños de mul­ti­tu­des, in­clu­so cuan­do son vir­tua­les.

¿Cuá­les son sus ob­se­sio­nes ac­tua­les?

El strea­ming y las se­ries. Soy bu­lí­mi­co: pue­do ver una tem­po­ra­da en­te­ra de Hou­se of Cards en un día y me­dio. Te vuel­ve un po­co lo­co su­mer­gir­te en la vi­da de los per­so­na­jes.

Us­ted fue di­rec­tor ar­tís­ti­co de Cé­li­ne des­de 1998 a 2004. ¿Qué re­cuer­dos con­ser­va de ese tiem­po que pa­só a la ca­be­za de una mai­son fran­ce­sa? Cuan­do lle­gué a Pa­rís, es­ta­ba im­preg­na­do de ese cli­ché de mu­je­res muy per­fu­ma­das, cu­bier­tas de jo­yas y con un pe­rri­to pe­que­ño. Co­no­cí, por el con­tra­rio, a gru­pos de chi­cas muy cool. Fue tam­bién tra­ba­jan­do pa­ra Cé­li­ne cuan­do en­ten­dí que un mis­mo ves­ti­do po­día –y de­bía– gus­tar a una mu­jer que vi­ve en Du­bai, en Sin­ga­pur, en Pa­rís o en Londres.

Us­ted par­ti­ci­pa en el Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos de Na­cio­nes Uni­das, que lu­cha contra el ham­bre. ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted es­te com­pro­mi­so? Es al­go cru­cial pa­ra mí. En los años 80 me in­vo­lu­cré pa­ra com­ba­tir el ham­bre y la po­bre­za en Nue­va York. Lue­go qui­se pa­sar a un ni­vel su­pe­rior. Es­te or­ga­nis­mo de la ONU ope­ra des­de ha­ce más de 50 años en 75 paí­ses pa­ra ali­men­tar ca­da año a unos 95 mi­llo­nes de per­so­nas.

En EE.UU. es us­ted co­no­ci­do tam­bién por sus afo­ris­mo. ¿Cuál es su fa­vo­ri­to? Si fue­ra tan fá­cil fa­bri­car ico­nos, es­ta­ría­mos ro­dea­dos de ellos.

¿Có­mo de­fi­ni­ría Won­der­lust, su nue­va fra­gan­cia?

“Si­go te­nien­do el en­tu­sias­mo in­tac­to fren­te a un mun­do en mu­ta­ción”

Won­der­lust re­su­me mi vi­sión, muy op­ti­mis­ta, de la vi­da. Yo no veo ja­más el va­so me­dio va­cio. Creo que to­do es po­si­ble. Que hay que lle­var siem­pre el pa­sa­por­te en el bol­si­llo por si un día, de re­pen­te, nos pre­gun­tan si que­re­mos ir a co­mer a Ma­rra­kech. Won­der­lust es una his­to­ria de de­seo y de cu­rio­si­dad. Es el gus­to por la aven­tu­ra y el ro­man­ti­cis­mo.

¿Có­mo se in­ter­pre­ta eso en un per­fu­me?

In­ten­to ex­pre­sar un es­ta­do de áni­mo que pri­me­ro hay que de­fi­nir y des­pués me­ter en un fras­co pa­ra con­ver­tir­lo en reali­dad. Siem­pre me pre­gun­to: “¿Es­ta fra­gan­cia lle­va a las mu­je­res a ese es­ta­do de áni­mo?”. La mo­da no tie­ne ese po­der de eva­sión. Un bol­so de­be ser fun­cio­nal, un abri­go de­be man­te­ner­te ca­lien­te o se­co. El per­fu­me, en cam­bio, per­mi­te una gran li­ber­tad de ex­pre­sión…

¿Las mu­je­res que com­pran sus per­fu­mes son las mis­mas que lle­van su ro­pa?

Mis clien­tas tie­nen de 20 a 70 años, son de to­do ti­po de na­cio­na­li­da­des y de to­das las ta­llas. Pe­ro lo que to­das tie­nen en co­mún es el he­cho de sa­ber lo que quie­ren y lo que les sien­ta bien.

To n o s ma­rro­nes y ma­te­ria­les cá­li­dos pa­ra un oto­ño-in­vierno tan gla­mou­ro­so co­mo ca­sual.

El di­se­ña­dor, en su es­tu­dio de Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.