La cu­na de la SA­LUD

¿Por qué se en­fer­ma men­tal­men­te? ¿Cuán­to le de­be­mos a los con­flic­tos ins­cons­cien­tes (y no re­suel­tos) trans­mi­ti­dos de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción? ¿Por qué es tan di­fí­cil pa­ra al­gu­nos ma­ne­jar­se en la reali­dad?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

LLa for­ma de al­can­zar una vi­da lo más sa­tis­fac­to­ria po­si­ble de­pen­de de que dis­fru­te­mos de unos es­tán­da­res de sa­lud men­tal acep­ta­bles. Mu­chas per­so­nas se que­dan atra­pa­das en el ca­mino, con sín­to­mas que les ha­cen su­frir o no les per­mi­ten lle­var una vi­da in­te­gra­da en la so­cie­dad. El pró­xi­mo 10 de oc­tu­bre se ce­le­bra el Día de la Sa­lud Men­tal, cu­yo le­ma es­te año es: “Soy co­mo tú, aun­que aún no lo se­pas”, fra­se que bus­ca la em­pa­tía de la gen­te ha­cia las per­so­nas más da­ña­das men­tal­men­te. ¿Qué es la sa­lud men­tal? ¿Dón­de se or­ga­ni­za? ¿Por qué se en­fer­ma men­tal­men­te? Ser psí­qui­ca­men­te sano sig­ni­fi­ca vi­vir re­la­ti­va­men­te fe­liz con uno mis­mo a pe­sar de las inevi­ta­bles prue­bas, sor­pre­sas y res­tric­cio­nes que la vi­da nos im­po­ne. Se po­see un sa­lu­da­ble equi­li­brio men­tal cuan­do se sien­te el pla­cer de ac­tuar en la vi­da y se tie­ne la ca­pa­ci­dad de en­fren­tar­se a lo ines­pe­ra­do sin an­gus­tiar­se; o bien de adap­tar­se a lo nue­vo sin gra­dos de nos­tal­gia o tris­te­za pa­to­ló­gi­cos. La sa­lud men­tal guar­da re­la­ción con la ca­pa­ci­dad de amar­nos a no­so­tros mis­mos allí don­de so­mos más dé­bi­les. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, co­no­cer nues­tras de­bi­li­da­des nos vuel­ve más fuer­tes des­de el pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co. Si ama­mos nues­tras li­mi­ta­cio­nes, no ten­dre­mos mie­do a per­der el amor de aque­llos que nos im­por­tan y sa­bre­mos có­mo arre­glár­nos­las pa­ra rea­li­zar lo que desea­mos en la me­di­da de nues­tras po­si­bi­li­da­des. Cuan­do nues­tro mun­do in­terno es­tá bien amue­bla­do, la re­la­ción con el ex­te­rior es mu­cho más gra­ti­fi­can­te por­que ele­gi­mos des­de la sa­lud y no des­de la pa­to­lo­gía, por­que he­mos apren­di­do a amar y a con­tro­lar nues­tros odios. Aho­ra bien, to­do es­to lo he­mos apren­di­do den­tro de la fa­mi­lia, que trans­mi­te in­cons­cien­te­men­te con­flic­tos no re­suel­tos y pro­yec­ta so­bre los hi­jos, sin sa­ber­lo, de­seos im­po­si­bles. La psi­coa­na­lis­ta Fra­nçoi­se Dol­to de­cía que ha­cen fal­ta tres ge­ne­ra­cio­nes de gra­ves pro­ble­mas fa­mi­lia­res y ma­la co­mu­ni­ca­ción en­tre sus miem­bros pa­ra crear una psi­co­sis. Unos pa­dres que no pue­den ejer­cer bien su fun­ción han pa­de­ci­do se­gu­ra­men­te, co­mo hi­jos, con­flic­tos in­cons­cien­tes que no han po­di­do ela­bo­rar de for­ma ade­cua­da, per­ma­ne­cien­do re­pri­mi­dos.

Cul­pa­bles no, pe­ro res­pon­sa­bles sí

Los pa­dres so­mos res­pon­sa­bles de los re­cur­sos emo­cio­na­les y edu­ca­ti­vos que les da­mos a nues­tros hi­jos. No so­mos cul­pa­bles de lo que les su­ce­de, por­que no­so­tros tam­bién so­mos víc­ti­mas de la edu­ca­ción emo­cio­nal re­ci­bi­da. Una edu­ca­ción que en gran me­di­da es in­cons­cien­te e in­con­tro­la­ble. Por ello, si pa­de­cen sín­to­mas que les ha­cen su­frir hay que bus­car la ayu­da ne­ce­sa­ria. ¿Cuá­les se­rían el pa­dre y la ma­dre ade­cua­dos pa­ra que la fa­mi­lia dis­fru­te de una bue­na sa­lud men­tal? Cuan­do el pa­dre ha ejer­ci­do su fun­ción de for­ma ade­cua­da, pro­por­cio­na­rá a sus hi­jos una ba­se se­gu­ra pa­ra cons­truir su iden­ti­dad. Un pro­ge- ni­tor ca­paz res­pe­ta la sin­gu­la­ri­dad de su hi­jo y man­tie­ne una bue­na co­mu­ni­ca­ción con él. Es aquel que se im­pli­ca en su edu­ca­ción y le es­ti­mu­la pa­ra que sea au­tó­no­mo. Lo acom­pa­ña en su cre­ci­mien­to y se in­tere­sa por lo que le ocu­rre, pe­ro le de­ja es­pa­cio. Un pa­dre ade­cua­do no se cree in­fa­li­ble, no tie­ne mie­do de sus fa­llos ni a los de sus hi­jos, por­que apren­de de sus erro­res. No es un pa­dre au­sen­te y tam­po­co un pa­dre de­va­lua­do, in­ca­paz de sos­te­ner su fun­ción. La ma­dre ade­cua­da es aque­lla ca­paz de dar a su hi­jo las mues­tras afec­ti­vas su­fi­cien­tes que le per­mi­ti­rán desa­rro­llar­se ar­mo­nio­sa­men­te. La psi­coa­na­lis­ta Joy­ce Mcdou­gal pro­po­nía lla­mar­la “ma­dre más

Las fa­mi­lias que tie­nen al­gún en­fer­mo men­tal ne­ce­si­tan ayu­da y te­ra­pia.

o me­nos ade­cua­da” pa­ra ale­jar­se de la idí­li­ca ma­dre bue­na. So­lo re­co­no­cien­do sus li­mi­ta­cio­nes le se­rá po­si­ble trans­mi­tir a su hi­jo el mí­ni­mo de se­ña­les ne­ce­sa­rias pa­ra que se se­pa­re de ella. Le de­ja es­pa­cio pa­ra que cons­tru­ya su sub­je­ti­vi­dad. La sa­lud men­tal de una fa­mi­lia se­rá ade­cua­da en aquel gru­po don­de hay bue­na co­lias mu­ni­ca­ción y se pue­de ha­blar de los con­flic­tos por­que los de­más ayu­dan y no juz­gan o re­cha­zan. Tie­nen una ley psí­qui­ca que les ha per­mi­ti­do re­sol­ver la am­bi­va­len­cia ha­cia los pa­dres y la ri­va­li­dad en­tre her­ma­nos, ade­más de asu­mir sus lí­mi­tes. Las fa­mi- que tie­nen al­gún miem­bro con la sa­lud men­tal muy de­te­rio­ra­da ne­ce­si­tan ayu­da y te­ra­pia fa­mi­liar. Quie­nes pa­de­cen sín­to­mas que les ha­cen su­frir y acu­den a tra­ta­mien­to, pue­den lle­gar a organizar un psi­quis­mo más sa­lu­da­ble cuan­do ac­ce­den a los con­flic­tos in­cons­cien­tes que les ha­bi­tan. Las re­la­cio­nes que han es­ta­ble­ci­do y la re­pre­sen­ta­ción in­ter­na que tie­nen de su fa­mi­lia y de sí mis­mos cam­bian al rea­li­zar una ela­bo­ra­ción psí­qui­ca y des­cu­brir el sen­ti­do de sus sín­to­mas. Una so­cie­dad que no ayu­da a los más des­fa­vo­re­ci­dos psí­qui­ca­men­te es in­jus­ta, po­co desa­rro­lla­da y cruel. ¿Qué gra­do de acep­ta­ción de es­tos con­flic­tos te­ne­mos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.