La mano que guía HAR­VARD

DREW GIL­PIN FAUST

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Es­te es un mun­do de hom­bres, ca­ri­ño, cuan­to an­tes te des cuen­ta, me­jor pa­ra ti”. La ma­dre de Drew Gil­pin Faust so­lía re­pe­tir es­ta fra­se a su hi­ja. Co­rrían los años 50 y la fa­mi­lia Faust era una de las más aco­mo­da­das del va­lle de She­nan­doah, en el Es­ta­do de Vir­gi­nia (EE.UU). Aun­que ha­bía na­ci­do en Nue­va York, Gil­pin Faust se crió en aquel am­bien­te ru­ral del sur, tra­di­cio­nal, don­de los ro­les ra­cia­les y de gé­ne­ro se mar­ca­ban des­de la cu­na. Pe­ro la his­to­ria fue ca­pri­cho­sa y el des­tino lle­vó a es­ta hi­ja edu­ca­da pa­ra ser es­po­sa de te­rra­te­nien­te a con­ver­tir­se en la pri­me­ra mu­jer en pre­si­dir la uni­ver­si­dad más eli­tis­ta del mun­do en sus 380 años de his­to­ria. Ella que no pu­do es­tu­diar ni en Har­vard ni en Prin­ce­ton, don­de lo hi­zo to­da su fa­mi­lia, por­que en­ton­ces nin­gu­na de las gran­des uni­ver­si­da­des acep­ta­ba a mu­je­res. Faust se doc­to­ró en Ci­vi­li­za­ción Ame­ri­ca­na por la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia, don­de ejer­ció 25 años de pro­fe­so­ra e in­ves­ti­ga­do­ra. Cuan­do en 2001 en­tró a pre­si­dir el Rad­clif­fe Ins­ti­tu­te, en Har­vard, no ima­gi­nó que lle­ga­ría a sen­tar­se en el si­llón más im­por­tan­te de la uni­ver­si­dad. Ella, que tan­to ha es­tu­dia­do el rol de la mu­jer en la his­to­ria, te­nía an­te sí un re­to mo­nu­men­tal, no exen­to de po­lé­mi­ca, des­de que ini­ció su man­da­to ha­ce nue­ve años. Sus re­cor­tes en 2009 no gus­ta­ron a to­dos, tam­po­co su em­pe­ño por ele­var las be­cas y ha­cer ac­ce­si­ble la Uni­ver­si­dad a es­tu­dian­tes de to­do en­torno so­cial. Ba­jo su man­da­to, la pre­sen­cia de mu­je­res ha au­men­ta­do un 25% y su­yo es el im­pul­so a la pla­ta­for­ma on­li­ne de cur­sos gra­tui­tos edx. Pe­ro qui­zá lo más so­na­do han si­do sus me­di­das pa­ra vi­gi­lar y pe­nar el aco­so y las vio­la­cio­nes tras los re­cien­tes es­cán­da­los en las uni­ver­si­da­des. En­tre otras co­sas, Faust ha de­ci­di­do cas­ti­gar a los alum­nos que per­te­nez­can a al­gu­na aso­cia­ción no ofi­cial en la que so­lo se per­mi­tan hom­bres (o mu­je­res). Es de­cir, ha me­ti­do mano en las in­to­ca­bles fra­ter­ni­da­des. To­dos au­gu­ran un cur­so di­fí­cil pa­ra la pre­si­den­ta que se ha atre­vi­do a re­tar por pri­me­ra vez a es­tos clu­bes. Pe­ro ella no se al­te­ra y si­gue de­vo­ran­do li­bros de his­to­ria ame­ri­ca­na, y en­tre­gan­do sus no­ches a ver se­ries co­mo Brea­king Bad y Hou­se of Cards. Drew sa­be que vi­ve en un mun­do de hom­bres, pe­ro aho­ra es ella la que man­da. CAR­MEN ROSA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.