GUÍA PA­RA ORGANIZAR BIEN UNA RUP­TU­RA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco -

•Lo pri­me­ro es acep­tar que se ha to­ma­do una de­ci­sión y que esa re­so­lu­ción va a ge­ne­rar cam­bios. •Asu­me que los cam­bios no tie­nen por qué ser ne­ga­ti­vos. No son fá­ci­les, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que sean a peor, sino to­do lo con­tra­rio. •Tu zo­na de con­fort te re­sul­ta có­mo­da por­que es lo que co­no­ces, pe­ro pue­de aca­bar con­vir­tién­do­se en un in­fierno. De­bes acep­tar que tie­nes sa­lir de ella tem­po­ral­men­te pa­ra es­tar me­jor. •Pre­gún­ta­te: “¿Qué ti­po de re­la­ción quie­ro te­ner con mi ex­pa­re­ja?”. Pien­sa que es muy di­fí­cil es­ta­ble­cer una re­la­ción de amis­tad con al­guien con quien se han com­par­ti­do tan­tas co­sas bue­nas y ma­las. No es in­via­ble, pe­ro re­sul­ta com­pli­ca­do. •No con­vier­tas a tus hi­jos en víc­ti­mas, tes­ti­gos, par­tí­ci­pes o ele­men­tos de ne­go­cia­ción. No se lo me­re­cen, se me­re­cen un pa­dre y una ma­dre. •Acep­ta que, tem­po­ral­men­te, vas a te­ner que des­vin­cu­lar­te del en­torno en el que es­ta­bas has­ta aho­ra. Cual­quier es­tí­mu­lo que te re­cuer­de el pa­sa­do, te ha­rá más di­fí­cil el cam­bio. Co­rre­rás el ries­go de re­en­gan­char­te a la si­tua­ción an­te­rior, por­que lo co­no­ci­do, aun­que ma­lo, es más có­mo­do. •Pre­ser­va la po­si­bi­li­dad de te­ner una re­la­ción sa­na con to­dos los im­pli­ca­dos en la rup­tu­ra. •Acep­ta que se tra­ta de tu de­ci­sión. No es asun­to de tu fa­mi­lia (o de la su­ya), ni su pro­ble­ma. •Ilu­sió­na­te con los cam­bios que es­tán te­nien­do lu­gar. Crea un nue­vo ho­gar, no lo con­vier­tas so­lo en un re­fu­gio tem­po­ral an­te la ad­ver­si­dad. •El tiem­po de­be pa­sar pa­ra que to­do se en­ca­rri­le de nue­vo. Al me­nos un año tar­da­mos en crear imá­ge­nes nue­vas sin la per­so­na que es­ta­ba a nues­tro la­do. •Ol­vi­da el or­gu­llo: lo im­por­tan­te es tu bie­nes­tar. •¿Es im­po­si­ble evi­tar el con­flic­to per­ma­nen­te? En ese ca­so, bus­cad un in­ter­me­dia­rio ob­je­ti­vo, un ter­ce­ro que os ayu­de y en el que am­bos con­fiéis, co­mo un psi­có­lo­go de pa­re­ja. Os ayu­da­rá, fun­da­men­tal­men­te, a em­pa­ti­zar con la otra par­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.