Gi­gi Ha­did

De­jó los es­tu­dios de psi­co­lo­gía criminal pa­ra ser la mo­de­lo más desea­da del pla­ne­ta. Con más de 26 mi­llo­nes de se­gui­do­res en las re­des, se es­tre­na co­mo di­se­ña­do­ra con Tommy Hil­fi­ger. Y nos ha­bla de su ex­pe­rien­cia. Por Ger­va­sio Pe­rez

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

Es la chi­ca ame­ri­ca­na de hoy”. Ro­tun­do, de­ter­mi­nan­te, Tommy Hil­fi­ger (Nue­va York, 1951) ha­bla con ad­mi­ra­ción de la mo­de­lo Gi­gi Ha­did (Los Án­ge­les, 1995) po­cas ho­ras an­tes de su des­fi­le-show en Man­hat­tan, el pa­sa­do 9 de sep­tiem­bre.. Un des­fi­le 360º, en un nue­vo mun­do 360º. “Gi­gi es sim­pá­ti­ca, in­te­li­gen­te, gua­pa, una per­so­na con la que es muy fá­cil tra­ba­jar”, con­ti­núa el crea­dor, que ha­ce un año pro­pu­so a la mo­de­lo di­se­ñar una co­lec­ción, ves­tir­la so­bre la pa­sa­re­la y ven­der­la si­mul­tá­nea­men­te des­de to­das las pla­ta­for­mas po­si­bles en la ac­tua­li­dad, of­fli­ne, pe­ro tam­bién on­li­ne: el des­fi­le se re­trans­mi­tió en strea­ming y la ro­pa se ven­día a la vez en dos tien­das efí­me­ras en el mis­mo re­cin­to del des­fi­le, a tra­vés de la web tommy.com, en su pá­gi­na de Fa­ce­book y en las tien­das fí­si­cas de la mar­ca. “Ella es la chi­ca ame­ri­ca­na del mo­men­to”, in­sis­te Hil­fi­ger.

“Es in­creí­ble­men­te gua­pa, una es­tre­lla de las re­des so­cia­les y, aho­ra, una di­se­ña­do­ra es­tre­lla”, sub­ra­ya­ba la ma­ña­na an­tes de mos­trar la co­lec­ción Tommy x Gi­gi, en el Pier 16 de Man­hat­tan, un mue­lle en el East Ri­ver, con­ver­ti­do pa­ra la oca­sión en un par­que de atrac­cio­nes. Ade­más de la pren­sa, unas 2.000 per­so­nas es­pe­ra­ban an­sio­sas la lle­ga­da de la es­tre­lla tras ha­ber con­se­gui­do la en­tra­da por sor­teo en una web de ocio neo­yor­qui­na. No­ria, tio­vi­vo, ca­se­tas de hot dogs y li­mo­na­da, y unas her­mo­sas vis­tas del puen­te de Brooklyn pa­ra en­tre­te­ner la es­pe­ra. “El show es un car­na­val, una fe­ria con ta­tua­do­res, atrac­cio­nes, ham­bur­gue­sas... Que­ría­mos con­se­guir una fe­ria pa­ra di­ver­tir­se”, ex­pli­ca­ba Hil­fi­ger. Di­cho y he­cho. La fe­ria fue un en­tre­te­ni­do y per­fec­to es­ca­pa­ra­te pa­ra mos­trar la idea bri­llan­te de es­te self-ma­de man –que em­pe­zó en los ne­go­cios con 18 años– de di­se­ñar y co­mer­cia­li­zar una co­lec­ción con­jun­ta con la mo­de­lo y po­ner­la a la ven­ta al mis­mo tiem­po que apa­re­cía en la pa­sa­re­la. Su ob­je­ti­vo era evi­tar pla­gios, pe­ro tam­bién sa­tis­fa­cer ese nue­vo há­bi­to de con­su­mo de “lo veo, lo com­pro”, esa ne­ce­si­dad sur­gi­da por el triun­fo de las re­des so­cia­les, que mues­tran las co­lec­cio­nes en el mo­men­to que se pre­sen­tan, mien­tras los usua­rios tie­nen que es­pe­rar, abu­rri­dos, seis me­ses pa­ra en­con­trar­las en la tien­da. Qui­zá no ha­yan oí­do ha­blar de la mo­de­lo si no si­guen de cer­ca el cir­cui­to in­ter­na­cio­nal de la mo­da, pe­ro Gi­gi Ha­did (Je­le­na Nou­ra en la par­ti­da de na­ci­mien­to), es un icono en­tre los mi­llen­nials, un fe­nó­meno glo­bal en la era de las app y los smartp­ho­nes. El cine, la mú­si­ca o la te­le­vi­sión no han si­do las pla­ta­for­mas que la han lan­za­do ni don­de ha con­se­gui­do sus mi­llo­nes

“Es gua­pa, una es­tre­lla de las re­des y, aho­ra, tam­bién di­se­ña­do­ra”, se­ña­la Hil­fi­ger.

de fans. Lo son las re­des so­cia­les, el te­lé­fono mó­vil y el ti­rón te­le­vi­si­vo del reality que pro­ta­go­ni­za su ma­dre. Gi­gi es una jo­ven de bue­na fa­mi­lia, bue­na edu­ca­ción y bue­na con­duc­ta, que tie­ne na­da me­nos que 23 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Instagram y más de tres mi­llo­nes en Twit­ter. El por qué es un mis­te­rio, pe­ro más de 26 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do quie­ren sa­ber qué ha­ce, con quién sa­le, qué co­me, có­mo vis­te, que mú­si­ca es­cu­cha... La red es in­sa­cia­ble y lo quie­re to­do, y to­do al ins­tan­te. “No sé có­mo ha su­ce­di­do”, re­co­no­ce la mo­de­lo a un gru­po de pe­rio­dis­tas, sen­ta­da jun­to a su men­tor en el di­se­ño. “No ha si­do pre­me­di­ta­do, na­die me di­jo có­mo ha­cer­lo, có­mo pla­near­lo... Ha si­do na­tu­ral; no sé có­mo, so­lo sé que lo he he­cho”, co­men­ta con na­tu­ra­li­dad, res­tan­do im­por­tan­cia a su fa­ma, con voz gra­ve y, por mo­men­tos, al­go tem­blo­ro­sa.

PSI­CO­LO­GÍA CRIMINAL

La chi­ca bien ca­li­for­nia­na es­tu­dia­ba Psi­co­lo­gía criminal en The New School, en Nue­va York, pe­ro ha apar­ca­do los es­tu­dios des­de que su éxi­to co­mo mo­de­lo se tor­nó en fe­nó­meno glo­bal. Lle­gó a la Gran Man­za­na des­de Ma­li­bú, don­de su pa­dre (el pro­mo­tor in­mo­bi­lia­rio pa­les­tino Moha­med Ha­did), su ma­dre (Yo­lan­da Ha­did, la es­tre­lla del reality show te­le­vi­si­vo The Real Hou­se­wi­ses of Be­verly Hills), y su pa­dras­tro (el pro­duc­tor mu­si­cal Da­vid Fos­ter) son ce­le­bri­ties. Gi­gi ju­ga­ba al vo­lei­bol, prac­ti­ca­ba hí­pi­ca y co­rría cross, has­ta que em­pe­zó a des­fi­lar pa­ra De­sigual y otras mar­cas en la pa­sa­re­la neo­yor­qui­na y subió co­mo la es­pu­ma. Pe­ro no fal­ta­ron las crí­ti­cas, que a las

“No sé có­mo ten­go 23 mi­llo­nes de se­gui­do­res, so­lo sé que es así”, di­ce la top.

re­des so­cia­les les gus­ta la con­tro­ver­sia y los co­ti­lleos tan­to co­mo a los an­ti­guos pa­tios de ve­ci­nos. De­cían que le so­bra­ba ta­lla pa­ra des­fi­lar (y ella de­fen­día sus cur­vas ha­ce un año, aun­que des­de en­ton­ces ha adel­ga­za­do va­rios kilos) o que ca­mi­na­ba co­mo un pa­to (Nao­mi Camp­bell le dio con­se­jos y la me­jo­ría en su es­ti­lo ha si­do evi­den­te). Pe­ro esas crí­ti­cas no han re­du­ci­do su le­gión de se­gui­do­res ni los con­tra­tos pu­bli­ci­ta­rios mi­llo­na­rios. Un da­to: en­tre ju­nio de 2015 y ju­nio de 2016 ha en­tra­do por pri­me­ra vez en la lis­ta For­bes de las top me­jor pa­ga­das, con ocho mi­llo­nes de eu­ros de in­gre­sos por con­tra­tos con Max Ma­ra, Stuart Weitz­man, Marc Ja­cobs, May­be­lli­ne... Y mien­tras la re­des bu­llen por si sa­le o no sa­le con los pop stars Joe Jo­nas o Cody Sim­pson, o si se va de va­ca­cio­nes o no con ín­ti­mas ami­gas co­mo la can­tan­te Tay­lor Swift o su co­le­ga Ken­dall Jen­ner (otra ins­ta­mo­del sur­gi­da del clan Kar­da­sian y los reality shows), Gi­gi da pa­sos de gi­gan­te en la in­dus­tria a la vez que se con­vier­te en un icono me­diá­ti­co glo­bal. Atrás que­dan los cas­ting pa­ra con­ver­tir­se en uno de los “án­ge­les” de Vic­to­ria’s Se­cret (lo con­si­guió al ter­cer in­ten­to), hoy es ella quien eli­ge y re­cha­za con­tra­tos.

DE FAN A CO­LA­BO­RA­DO­RA

Gi­gi Ha­did es la chi­ca ame­ri­ca­na de hoy y por eso Tommy Hil­fi­ger, pa­ra quien ha des­fi­la­do va­rias ve­ces, tu­vo la idea de co­la­bo­rar con ella. “La co­noz­co des­de ni­ña, co­noz­co a su fa­mi­lia... –ase­gu­ra el di­se­ña­dor–. Y pen­sé: “¿Có­mo pue­do tra­ba­jar con Gi­gi no so­lo co­mo mo­de­lo?”. Así sur­gió nues­tra co­la­bo­ra­ción”. Pa­ra Gi­gi fue to­da una sor­pre­sa, un ha­la­go, un pre­mio. “Siem­pre he si­do fan de Tommy y me sien­to muy hon­ra­da... ¡He apren­di­do tan­to con él y con su equi­po! Me sien­to muy afor­tu­na­da”, man­tie­ne en es­ta ci­ta, ho­ras an­tes de ese des­fi­le en el que es ab­so­lu­ta pro­ta­go­nis­ta co­mo mu­sa, di­se­ña­do­ra y mo­de­lo; y por el que, sin em­bar­go, no se sien­te pre­sio­na­da. “No, no, creo que el fo­co de aten­ción es­tá en to­do lo de­más –di­ce con una son­ri­sa–. Me ha­ce ilu­sión que co­le­gas mo­de­los y ami­gas va­yan a ves­tir lo que he di­se­ña­do”.

“Me ha­ce ilu­sión que co­le­gas mo­de­los y ami­gas vis­tan mis di­se­ños”

Gi­gi Ha­did des­fi­la an­te cien­tos de es­pec­ta­do­res pre­sen­tan­do su co­lec­ción pa­ra Tommy Hil­fi­ger.

Tommy Hil­fi­ger y Gi­gi Ha­did po­san, jun­to a va­rias mo­de­los ves­ti­das con sus pren­das, an­tes del des­fi­le de la co­lec­ción que han di­se­ña­do jun­tos. El des­fi­le se ce­le­bró en un mue­lle de Nue­va York con­ver­ti­do en una fe­ria.

Gi­gi po­sa con cua­tro de los look que ella mis­ma ha di­se­ña­do pa­ra la co­lec­ción Tommy x Gi­gi. “De ins­pi­ra­ción naú­ti­ca, es­pí­ri­tu de­por­ti­vo y con un to­que de rock and roll”, di­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.