NA NI­ÑEZ

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

con amor de­be de ser co­mo la es­ca­fan­dra de un bu­zo. En­tre nues­tro cuer­po y la reali­dad ex­te­rior se in­ter­po­ne una ca­vi­dad ca­paz de ab­sor­ber cual­quier gol­pe que la reali­dad nos ases­te. Sin la es­ca­fan­dra, la co­sa cam­bia. La me­nor briz­na de ai­re pue­de cau­sar­nos una he­ri­da pro­fun­da. Mis pa­dres se ca­sa­ron jó­ve­nes, co­mo era ha­bi­tual en­ton­ces, y enamo­ra­dí­si­mos. Des­de ado­les­cen­te, mi ma­dre no al­ber­ga­ba otro sue­ño que for­mar una fa­mi­lia. En las fo­tos de la boda, su ros­tro irra­dia es­pe­ran­za y fe­li­ci­dad. Que­ría te­ner mu­chos hi­jos. Tras su muer­te, en­con­tré un ca­jón lleno de re­cor­tes de Ma­ni di Fa­ta (una re­vis­ta de la­bo­res), de los 50: ahí es­ta­ban to­dos los tra­jes que so­ña­ba con ha­cer a sus hi­jos. Pe­ro al­go sa­lió mal: lo que que­ría el hom­bre de sus sue­ños era se­pa­rar­se de ella. Así, mi ma­dre se en­con­tró so­la con sus hi­jos y tu­vo que in­ven­tar­se una nue­va vi­da que no en­tra­ba en sus pro­nós­ti­cos. Cuan­do pien­so en mi in­fan­cia y la de mis her­ma­nos, la veo ba­jo el signo del nau­fra­gio. El ma­tri­mo­nio de nues­tros pa­dres, por cul­pa de una tor­men­ta, se fue a pi­que, y no­so­tros tu­vi­mos que lle­gar a na­do has­ta el ato­lón más cer­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.