Evi­tar erro­res

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros -

Nom­brar a la pa­re­ja co­mo “ma­má” o “pa­pá” pue­de se­ña­lar que hay di­fi­cul­ta­des pa­ra desa­rro­llar la fun­ción ma­ter­na y pa­ter­na. Es po­si­ble que se pri­vi­le­gie a la ma­dre o al pa­dre an­tes que a la pa­re­ja si no se ha re­suel­to la am­bi­va­len­cia afec­ti­va ha­cia los pro­ge­ni­to­res. O se pue­de es­tar pi­dien­do al otro que nos pro­te­ja de un des­am­pa­ro in­fan­til que apa­re­ce so­lo al te­ner hi­jos. Per­dió, sien­do una ado­les­cen­te, a su pa­dre, al que ha­bía es­ta­do muy uni­da. De al­gu­na for­ma, nom­brar la pa­la­bra pa­pá, la evo­ca­ba un lu­gar jun­to a él que nun­ca qui­so per­der. Por su par­te, Ra­món nun­ca tu­vo ma­ni­fes­ta­cio­nes de ca­ri­ño con su pa­dre. La pa­la­bra con la que de­no­mi­na­mos a nues­tra pa­re­ja la co­lo­ca en el lu­gar que desea­mos que ten­ga. Si se le nom­bra co­mo “pa­pá”, se la acer­ca a aquel lu­gar que ocu­pó el pa­dre, el pri­mer hom­bre al que qui­si­mos. Al nom­brar­le así, la mu­jer se co­lo­ca co­mo una hi­ja más, al­go que pro­du­ce con­fu­sión. Si ella tie­ne el mis­mo lu­gar que sus hi­jos, ¿dón­de es­tá la ma­dre?

OEl hom­bre que lla­ma a su pa­re­ja “ma­má” es­ta­ría evo­can­do la re­la­ción con su ma­dre y, en al­gu­na me­di­da, acer­can­do el re­cuer­do de ella a su pa­re­ja. Qui­zá de­man­dan­do que ten­ga una fun­ción de ma­ter­na­je con él. Pue­de tam­bién es­con­der una pro­tes­ta so­bre ha­ber per­di­do el lu­gar “ex­clu­si­vo” que su­po­nía te­ner con su pa­re­ja an­tes de la lle­ga­da de los hi­jos. Un hom­bre po­dría sen­tir­se ex­clui­do de la re­la­ción que man­tie­ne su mu­jer con el hi­jo de am­bos y com­pe­tir con él, re­cla­mán­do­le el lu­gar de ma­dre pa­ra sí mis­mo. Una mu­jer pue­de sen­tir­se des­bor­da­da y nom­brar a su pa­re­ja “pa­pá” pa­ra pe­dir­le ayu­da. Cuan­do a am­bos les gus­ta co­lo­car­se en un lu­gar in­fan­til, pue­de ser por­que, de es­te mo­do, es­tén in­ten­tan­do re­sol­ver lo que les su­ce­de. Ca­da pa­re­ja tie­ne su prehis­to­ria afec­ti­va. To­dos los hu­ma­nos te­ne­mos que re­sol­ver los víncu­los afec­ti­vos que tu­vi­mos en la in­fan­cia con nues­tros pa­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.