¿Ple­ga­rias

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mundo -

En 30 años de his­to­ria, el pro­gra­ma ha traí­do a Es­pa­ña más de al año, aun­que la ci­fra ha ido des­cen­dien­do has­ta si­tuar­se en 4.570 es­te úl­ti­mo ve­rano. Se­gún Bea­triz Sánchez, se­cre­ta­ria de la Aso­cia­ción Cor­do­be­sa de Amis­tad con los Ni­ños Saha­rauis (ACANSA), los me­no­res “re­gre­san al Sáha­ra con la sen­sa­ción de que aquí tam­bién tie­nen una fa­mi­lia”. El pro­ble­ma em­pie­za cuan­do, por el de­seo fa­mi­liar de que es­tu­dien en Es­pa­ña o aque­ja­dos de al­gu­na en­fer­me­dad, Lo­ren­zo Ba­rón, res­pon­sa­ble del pro­yec­to Ma­dra­sa en Za­ra­go­za, un pro­gra­ma de es­tu­dios pa­ra ni­ños saha­rauis, de­nun­cia que ha ha­bi­do mu­cho des­con­trol: “An­tes se que­da­ban con el con­sen­ti­mien­to de las fa­mi­lias bio­ló­gi­cas, el be­ne­plá­ci­to del Po­li­sa­rio y las aso­cia­cio­nes y la re­la­ja­ción de las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las, que ten­drían que ha­ber con­tro­la­do que to­dos los al fi­nal del ve­rano”. Sin em­bar­go, la pos­tu­ra del mo­vi­mien­to pro­saha­raui no ha si­do ejem­plar en el ca­so Ma­lo­ma. Tu­vie­ron que pa­sar pa­ra que por fin una aso­cia­ción pro­saha­raui, la de Cór­do­ba, se pro­nun­cia­ra con­tra el “se­cues­tro atroz”.

Va­ca­cio­nes en Paz 10.000 ni­ños saha­rauis que­dar­se. me­no­res vol­vie­ran al Sáha­ra su se­cues­tro de­ci­den cin­co me­ses de

OCo­mo to­das, iba con bi­lle­te de ida y vuel­ta. “Cuan­do lle­va­ba una se­ma­na allí, mi abue­la me anun­ció que no iba a vol­ver. Me que­dé en shock. No su­pe muy bien qué ha­cer, ya que mi per­mi­so de re­si­den­cia en Es­pa­ña es­ta­ba a pun­to de ca­du­car. Mi fa­mi­lia [de aco­gi­da] me pro­pu­so de­nun­ciar­lo y mo­vi­li­zar­se, pe­ro yo no que­ría rom­per con ellos de ma­ne­ra vio­len­ta, sino de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble”. Ha­bi­ba ur­dió un plan: ha­cer­se res­pe­tar por su fa­mi­lia, su tri­bu y su pue­blo. “Cuan­do es­tás allí, sa­bes que no hay ley que val­ga. Es la fa­mi­lia: si te que­das o te vas es por­que tu fa­mi­lia quie­re. Me pu­se a tra­ba­jar has­ta que to­do el mun­do me re­co­no­ció so­cial­men­te”, re­co­no­ce. Así que apro­ve­chó su po­si­ción pa­ra ini­ciar los trá­mi­tes del pasaporte y so­li­ci­tar el vi­sa­do en el con­su­la­do es­pa­ñol de Tin­duf. Lo lo­gró y tras va­rios años de destierro im­pues­to, Ha­bi­ba pu­do re­gre­sar por fin a la ciu­dad es­pa­ño­la en la que desea­ba re­si­dir. Pe­ro no es lo ha­bi­tual: la de­pre­sión, la so­le­dad y las ten­ta­ti­vas de sui­ci­dio son ha­bi­tua­les en­tre las saha­rauis a las que se pri­va de li­ber­tad. “Nos en­con­tra­mos an­te un fe­nó­meno de cho­que ge­ne­ra­cio­nal y cul­tu­ral en el que los ma­yo­res con­de­nan a los jó­ve­nes a la ex­clu­sión so­cial. No de­be­mos per­mi­tir­lo”, sen­ten­cia Ha­bi­ba. Es­tas mu­je­res no quie­ren ser ob­je­tos, ni amas de ca­sa ni “bi­chos ra­ros” en su pro­pia tie­rra. Y creen que el Sáha­ra no se­rá li­bre has­ta que Ma­lo­ma, Ko­ria, Nadh­ji­ba, Dar­ya y el res­to de mu­je­res pue­dan ser­lo tam­bién, de una vez por to­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.