¿Pro­du­ce in­fer­ti­li­dad?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Con mu­cha fre­cuen­cia, sí. Se es­ti­ma que en­tre el 30% y 50% de las pa­cien­tes tie­nen pro­ble­mas pa­ra con­se­guir un em­ba­ra­zo. Es­to se de­be fun­da­men­tal­men­te a dos cir­cuns­tan­cias. Por una par­te, “los im­plan­tes en­do­me­trió­si­cos pue­den afec­tar a los ova­rios des­tru­yen­do las re­ser­vas fo­li­cu­la­res y re­du­cien­do la can­ti­dad y la ca­li­dad de los óvu­los. No­so­tros hi­ci­mos un es­tu­dio que mos­tra­ba que el en­ve­je­ci­mien­to ová­ri­co de las mu­je­res que su­frían es­ta en­fer­me­dad iba has­ta tres años por de­lan­te del de una mu­jer sa­na”, ex­pli­ca el dr. Galera, del Ins­ti­tu­to Ma­dri­le­ño de Fer­ti­li­dad. Otro de los mo­ti­vos de in­fer­ti­li­dad es que afec­ta a la fun­cio­na­li­dad de las trom­pas de Fa­lo­pio, que pue­den que­dar obs­trui­das, ad­he­ri­das o rí­gi­das, lo que aca­ba al­te­ran­do la ca­pa­ci­dad pa­ra man­te­ner las con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles con el fin de que se pro­duz­ca la fe­cun­da­ción y pa­ra que se pue­da trans­por­tar el em­brión has­ta el úte­ro.

Oa evi­tar que las le­sio­nes si­gan pro­gre­san­do y a pre­ser­var o res­ta­ble­cer la fun­ción re­pro­duc­ti­va. El mo­do de pro­ce­der de­pen­de­rá de ca­da mu­jer, de su edad, de si desea o no te­ner hi­jos, de sus sín­to­mas, de la lo­ca­li­za­ción y gra­ve­dad de la en­fer­me­dad y de los po­si­bles efec­tos se­cun­da­rios de ca­da una de las op­cio­nes. En de­fi­ni­ti­va, hay que in­di­vi­dua­li­zar. El tra­ta­mien­to mé­di­co se ba­sa en la cer­te­za de que el cre­ci­mien­to de las le­sio­nes en­do­me­trió­si­cas de­pen­de mu­cho de las hor­mo­nas, por lo tan­to, me­jo­ra­rá no­ta­ble­men­te “imi­tan­do” las dos con­di­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas ca­rac­te­ri­za­das por un des­cen­so de los es­tró­ge­nos en el or­ga­nis­mo: el em­ba­ra­zo y la me­no­pau­sia. “Un me­ca­nis­mo em­plea­do pa­ra con­se­guir una si­tua­ción hor­mo­nal si­mi­lar es el uso de anticonceptivos con pre­do­mi­nio de la pro­ges­te­ro­na que in­hi­ben el cre­ci­mien­to del te­ji­do en­do­me­trió­si­co; otra po­si­bi­li­dad son los an­ti­es­tró­ge­nos, que con­tra­rres­tan su efec­to y ami­no­ran el cre­ci­mien­to de las le­sio­nes; y, fi­nal­men­te, exis­te la op­ción de in­du­cir la me­no­pau­sia usan­do análo­gos de la hor­mo­na GNRH, que ha­cen que el ova­rio no se es­ti­mu­le, no fun­cio­ne y que, por lo tan­to, no pro­duz­ca es­tró­ge­nos”, ex­pli­ca el doc­tor Fe­de­ri­co Galera. Cuan­do la en­fer­me­dad es­tá avan­za­da y los sín­to­mas son gra­ves, in­ca­pa­ci­tan­tes o agu­dos, pue­de ser ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a la ci­ru­gía pa­ra re­ti­rar los en­dio­me­trio­mas. Es­tas in­ter­ven­cio­nes pue­den rea­li­zar­se me­dian­te la­pa­ros­co­pia (una ci­ru­gía mí­ni­ma­men­te in­va­si­va me­dian­te pe­que­ños ori­fi­cios en el ab­do­men) o la­pa­ro­to­mía, más agre­si­va y con ma­yor ries­go de com­pli­ca­cio­nes. Op­cio­nes, por lo tan­to, hay, pe­ro aún que­da mu­cho ca­mino por in­ves­ti­gar y pa­ra que de­je­mos de con­si­de­rar la en­do­me­trio­sis un tras­torno po­co ha­bi­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.