Ele­na Fe­rran­te era ella

ANI­TA RA­JA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

El mis­te­rio que acom­pa­ña­ba a la enig­má­ti­ca fi­gu­ra de Ele­na Fe­rran­te pro­ba­ble­men­te con­tri­bu­yó al éxi­to de la sa­ga li­te­ra­ria de La ami­ga es­tu­pen­da, la his­to­ria de una amis­tad en­tre mu­je­res que tras­pa­sa­ba el tiem­po mien­tras co­lo­rea­ba una ví­vi­da ima­gen de la Ita­lia del úl­ti­mo me­dio si­glo. To­dos se pre­gun­ta­ban quién se es­con­día tras el seu­dó­ni­mo: los ru­mo­res co­rrían des­de ha­ce años co­mo el chian­ti en una co­me­dia alla ita­lia­na, com­pa­ran­do es­ti­los li­te­ra­rios me­dian­te com­pli­ca­dos al­go­rit­mos, de­ta­lles bio­grá­fi­cos y apun­tan­do a gran­des nom­bres (ge­ne­ral­men­te mas­cu­li­nos). Aho­ra que ha si­do des­en­mas­ca­ra­da (re­sul­tó ser una tra­duc­to­ra des­co­no­ci­da por el gran pú­bli­co), en­tre de­sen­ga­ña­dos e in­dig­na­dos, mu­chos se pre­gun­tan, ¿real­men­te era ne­ce­sa­rio sa­ber quién era Ele­na Fe­rran­te? Ani­ta Ra­ja em­pe­zó a pu­bli­car sus no­ve­las ba­jo seu­dó­ni­mo ha­ce ya más de dos dé­ca­das. Des­de el pri­mer mo­men­to re­nun­ció a la fo­to en la so­la­pa del li­bro; no con­ce­día en­tre­vis­tas ni par­ti­ci­pa­ba en la pro­mo­ción. Y si bien es­te acé­rri­mo ano­ni­ma­to pu­do su­po­ner un pro­ble­ma pa­ra la edi­to­rial en sus ini­cios, con el tiem­po no ha he­cho sino con­tri­buir a la le­yen­da. Tam­bién sus pro­ta­go­nis­tas com­par­ten una in­quie­tud si­mi­lar: Li­la es la ami­ga que de­ci­de des­apa­re­cer y bo­rrar to­do ras­tro

Ode ella; y Lena, la es­cri­to­ra, la bus­ca y la cuen­ta, mien­tras que ella mis­ma vi­ve con di­fi­cul­tad la ex­po­si­ción pú­bli­ca. ¿Tan di­fí­cil le re­sul­ta­ba a Ani­ta so­bre­lle­var la fa­ma que otros per­si­guen sin res­pi­ro? La re­ve­la­ción de la iden­ti­dad ocul­ta nos ha ser­vi­do en ban­de­ja la pe­núl­ti­ma po­lé­mi­ca li­te­ra­ria: co­mo en tan­tas otras oca­sio­nes, un pe­rio­dis­ta ave­za­do si­guió la pis­ta del di­ne­ro has­ta dar con ella. Cier­ta­men­te, Ani­ta Ra­ja re­sul­ta­ba ser una tra­duc­to­ra de­ma­sia­do bien pa­ga­da. Pro­ba­ble­men­te, con su ocul­ta­mien­to, la au­to­ra so­lo pre­ten­día que el tex­to ha­bla­se y se de­fen­die­se por sí mis­mo. Se le po­dría acha­car, si aca­so, in­ge­nui­dad, en el hi­per­co­nec­ta­do mun­do de las pan­ta­llas. Tam­bién J.K. Row­ling, au­to­ra de Harry Pot­ter, qui­so ju­gar a la in­vi­si­bi­li­dad en su pri­me­ra no­ve­la pa­ra adul­tos. Pe­ro el re­sul­ta­do es que fra­ca­só. Fe­rran­te era so­lo una crea­ción más de Ani­ta Ra­ja. Por­que la li­te­ra­tu­ra, al fin y al ca­bo, es so­lo eso, fic­ción. Ni más, ni me­nos. NERE BASABE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.