VIE­JAS DES­CA­LI­FI­CA­CIO­NES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco -

es­tas pa­la­bras no le pa­re­cie­ron “gra­ve­men­te ofen­si­vas”, sino que con­si­de­ró que se en­cuen­tran den­tro del de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión, aun­que se tra­te de un “len­gua­je soez”. La juez ar­gu­men­ta­ba, ade­más, que ese len­gua­je “no es in­ha­bi­tual en la ac­tua­li­dad en las ma­ni­fes­ta­cio­nes de car­gos pú­bli­cos”. El de­nun­cia­do no era el can­di­da­to Do­nald Trump, sino el con­ce­jal de Igual­dad de Mo­ra­ña (Pon­te­ve­dra) Jor­ge

La lis­ta de in­sul­tos di­ri­gi­dos con­tra las mi­nis­tras, las pre­si­den­tas au­to­nó­mi­cas, las par­la­men­ta­rias, las al­cal­de­sas... y el res­to de mu­je­res que nos re­pre­sen­tan a to­dos en las ins­ti­tu­cio­nes es lar­ga y pa­re­ce ha­ber au­men­ta­do en los úl­ti­mos me­ses. No im­por­ta la mi­li­tan­cia ni la pro­fe­sión de quien in­sul­ta: hay po­lí­ti­cos, pe­rio­dis­tas, ter­tu­lia­nos e in­clu­so in­te­lec­tua­les. En lo que ya no hay tan­ta va­rie­dad es en el sen­ti­do de sus in­sul­tos, ca­si to­dos re­la­cio­na­dos con dos clá­si­cos del ma­chis­mo: el as­pec­to fí­si­co –se in­sul­ta di­cien­do que son feas, vie­jas, gor­das, ma­ri­ma­chos...–, y su con­di­ción de “mu­je­res pú­bli­cas” –al­go que son, evi­den­te­men­te–, pe­ro en­ten­di­da a la an­ti­gua usan­za, co­mo “pros­ti­tu­tas” . Do­nald Trump nos es­can­da­li­za a to­dos, pe­ro la reali­dad es que to­da­vía hay hom­bres (y tam­bién mu­je­res) que no res­pe­tan a aque­llas que desem­pe­ñan una actividad en la vi­da pú­bli­ca. ¿Por qué? “No es­tá pa­san­do na­da dis­tin­to a lo que ha su­ce­di­do his­tó­ri­ca­men­te”, ex­pli­ca Asun­ción Ber­nár­dez Ro­dal, di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Fe­mi­nis­tas y pro­fe­so­ra de Co­mu­ni­ca­ción y Género, Se­mió­ti­ca de los Me­dios de Ma­sas y Tª de la In­for­ma­ción, en la Fa­cul­tad de Cien­cias de la In­for­ma­ción de la Univ. Com­plu­ten­se. A su jui­cio, “la for­ma tra­di­cio­nal de in­sul­tar a las mu­je­res es ata­cán­do­las en lo que en una so­cie­dad tra­di­cio­nal más va­lor da a una mu­jer: su be­lle­za y su pu­re­za y cas­ti­dad. Los ima­gi­na­rios do­mi­nan­tes si­guen sien­do muy tra­di­cio­na­les. Y a la mí­ni­ma sa­le ese in­sul­to de “puta” de una ma­ne­ra que po­dría­mos lla­mar ca­si “ins­tin­ti­va”. Lla­mar­te fea o puta tie­ne que ver con ese ideal tra­di­cio­nal de la fe­mi­ni­dad”, ex­pli­ca. “Los in­sul­tos a las mu­je­res con­sis­ten ge­ne­ral­men­te en una gro­se­ra se­xua­li­za­ción–ex­pli­ca, por su par­te, Ali­cia H. Pu­leo, pro­fe­so­ra ti­tu­lar de Fi­lo­so­fía Mo­ral de la Universidad de Va­lla­do­lid–. La quin­tae­sen­cia de la des­ca­li­fi­ca­ción se­xis­ta im­pli­ca re­du­cir a las mu­je­res a cuer­pos se­xua­li­za­dos, ne­gar­les el es­ta­tu­to de “per­so­na” y en­fa­ti­zar una su­pues­ta su­bor­di­na­ción se­xual”. Se bus­ca de­vol­ver a las mu­je­res –cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te– al ám­bi­to de lo do­més­ti­co, “un ám­bi­to en el que, tra­di­cio­nal­men­te, se nos en­ce­rró”, apun­ta Ali­cia H. Pu­leo, para quien “la no­ción de “mu­jer ho­nes­ta” se con­tra­pu­so

Los ata­ques se re­la­cio­nan con el as­pec­to fí­si­co y su fa­ce­ta de “mu­je­res pú­bli­cas”.

“Al in­sul­tar, si­túas a la per­so­na en un lu­gar sim­bó­li­co de de­va­lua­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.