Lo mío (o tu­yo) tras el ADIÓS

Cuan­do los fa­lle­cen, no so­lo hay que li­diar con el due­lo, sino con el (o su au­sen­cia). ¿Por qué una he­ren­cia es ca­paz de a una fa­mi­lia? ¿Qué sim­bo­li­za lo ma­te­rial?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

tes­ta­men­to des­truir pa­dres ha­bía cui­da­do de sus pa­dres más que Eva y su her­mano. Al no ver cum­pli­do su de­seo, ca­yó en­fer­ma. Pa­re­ce que Eva y su her­mano ha­bían ela­bo­ra­do una re­la­ción con sus pa­dres que no les re­mi­tía a una si­tua­ción in­fan­til de de­man­da, no co­mo su her­ma­na, que que­ría ser com­pen­sa­da por­que sen­tía que ha­bía con­se­gui­do me­nos en la vi­da que sus her­ma­nos. La muer­te de los pa­dres y su he­ren­cia reavi­van los te­mo­res de la infancia. In­clu­so en las or­ga­ni­za­cio­nes fa­mi­lia­res más equi­li­bra­das, el in­te­rro­gan­te con­ti­núa abier­to y si­gue sien­do fuen­te de ten­sio­nes y an­gus­tias. Aun­que los her­ma­nos ten­gan una re­la­ción de fra­ter­ni­dad, don­de las ri­va­li­da­des se ha­yan su­pe­ra­do, la ten­sión y el te­mor in­fan­til de no ser su­fi­cien­te­men­te que­ri­do por los pa­dres apa­re­cen con la he­ren­cia.

Un re­par­to im­po­si­ble

La lec­tu­ra del tes­ta­men­to es un mo­men­to psi­co­dra­má­ti­co ten­so. Es qui­zá la úl­ti­ma mues­tra de amor, cuan­do más allá de la muer­te to­da ma­ni­fes­ta­ción de ca­ri­ño es im­po­si­ble. En lo que se di­ce en el tes­ta­men­to se dan los úl­ti­mos tra­zos afec­ti­vos. To­dos los hi­jos se pre­gun­tan si sus pa­dres les han apre­cia­do en su jus­to va­lor. Ade­más, pien­san en lo que nun­ca se atre­vie­ron a de­cir­les y que ya es de­ma­sia­do tar­de para ma­ni­fes­tar­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.