Las cla­ves

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

Cuan­do los pa­dres mue­ren, la ri­va­li­dad pue­de desatar una gue­rra en­tre her­ma­nos pro­vo­ca­da por sen­ti­mien­tos in­fan­ti­les nun­ca su­pe­ra­dos. Al­gu­nos de ellos son: Los ce­los. El hi­jo más in­ma­du­ro e in­se­gu­ro es con fre­cuen­cia el que más se pe­lea con los her­ma­nos. La cul­pa­bi­li­dad. Al­gu­nos her­ma­nos pue­den re­nun­ciar a lo que les per­te­ne­ce por fi­na­li­zar el pro­ce­so. La agre­si­vi­dad. Pue­de es­con­der una in­ca­pa­ci­dad de ela­bo­rar el due­lo. Mien­tras es­tén en­fren­ta­dos, no pue­de ha­ber re­par­to y así si­guen uni­dos en la des­di­cha. Pue­den apa­re­cer ideas co­mo: “No te di­je cuán­to te que­ría y des­cu­bro que pre­fie­res a otro que sí te de­cla­ra­ba su amor”. Ca­da palabra del tes­ta­men­to se so­pe­sa co­mo un re­co­no­ci­mien­to o una san­ción. El re­par­to de los ob­je­tos per­so­na­les de los pa­dres po­ne a to­dos el co­ra­zón en un pu­ño: hay re­cuer­dos, tris­te­za por lo que se sien­te co­mo un aban­dono y do­lor por lo que re­pre­sen­ta una pér­di­da. Es­te mo­men­to pue­de con­ver­tir­se en una tra­ge­dia. Las re­la­cio­nes que ha­bían si­do tur­bu­len­tas, ter­mi­nan peor. La des­apa­ri­ción de los pa­dres per­mi­te a to­dos de­cir lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.