BO­LE­TUS EDU­LIS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Rural - PI­NA GRAUS

Ha­bía pa­sa­do tiem­po sin re­unir­nos y de­ci­dí que una me­rien­da a ba­se de bo­le­tus se­ría un buen se­ñue­lo pa­ra con­vo­car a las mer­cu­ria­nas. Con un ces­to, me en­ca­mi­né al mon­te. Al lle­gar al pi­nar no vi nin­gún co­che apar­ca­do, lo que me pa­re­ció bue­na se­ñal. Tan so­lo las va­cas, pas­tan­do, me mi­ra­ban a lo le­jos. Me in­ter­né en el pi­nar. Tu­ve suer­te y, al ca­bo de dos ho­ras, con­si­de­ré que te­nía su­fi­cien­tes.

En­ton­ces le vi, sen­ta­do ba­jo un abe­to, con un li­bro. Le­van­tó la vis­ta y di­ri­gió una son­ri­sa a mi ces­ta re­bo­san­te. “Es­tán de­li­cio­sos a la plan­cha”. Era un hom­bre di­mi­nu­to, de ojos os­cu­ros y ca­be­llo al­bo­ro­ta­do. De pie fren­te al in­só­li­to lec­tor aña­dí: “Sí, con ajo y pe­re­jil”. “¿Te ape­te­ce?”, di­jo él sa­can­do una ho­ga­za, que­so y una bo­ta de vino de una mo­chi­la. Acep­té. Cuan­do una hi­le­ra de hor­mi­gas nos in­va­dió, su­gi­rió que nos mu­dá­se­mos de lugar pa­ra no mo­les­tar­las. Además de las vian­das, lle­va­ba unos pris­má­ti­cos y, tras po­ner­nos mo­ra­dos, nos de­di­ca­mos a avis­tar pá­ja­ros car­pin­te­ros.

Nos con­ta­mos his­to­rias, nos reí­mos y me di cuen­ta de lo a gus­to que me sen­tía. Has­ta que, de pron­to, mu­si­tó: “¿Eres real?”. Me pal­pé la ca­be­za, rien­do: “¿Si per­te­nez­co a la reale­za? No, soy más bien ple­be­ya. Pe­ro ha­cía mu­cho que no me sen­tía tan a gus­to”. La at­mós­fe­ra cam­bió. Me per­ca­té de que era un hom­bre in­creí­ble­men­te atrac­ti­vo. Ca­da vez que son­reía, le bri­lla­ban los ojos. Pen­sé en Blan­ca­nie­ves y sus enani­tos. Em­pe­cé a po­ner­me ner­vio­sa. “Bueno –di­jo le­van­tán­do­se–. Creo que es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.