MAR­COS Chi­cot

Una so­cie­dad que pier­de la fi­lo­so­fía es­tá en ma­nos de los de­ma­go­gos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo -

To­do lo ha­ce pen­san­do en su hi­ja Lu­cía, na­ci­da con sín­dro­me de Down: es­cri­bir, pu­bli­car, ga­nar pre­mios... Tal vez por eso, la suer­te le son­ríe. Aca­ba de que­dar fi­na­lis­ta del Pla­ne­ta con El ase­si­na­to de Só­cra­tes, una no­ve­la am­bien­ta­da en la Gre­cia de Pe­ri­cles.

Mu­jer­hoy. No dan ga­nas de ser mu­jer en la Gre­cia clásica… Mar­cos Chi­cot. Sí, la mu­jer te­nía dos fun­cio­nes: pa­rir gue­rre­ros y ocu­par­se de la ca­sa. No te­nía po­der de de­ci­sión, no era ciu­da­da­na y siem­pre es­ta­ba tu­te­la­da por su pa­dre o su ma­ri­do. Por eso me in­tere­sa­ba mu­cho mos­trar a dos mu­je­res fuer­tes, Ca­san­dra y De­ya­ni­ra, que no se re­sig­nan, a pe­sar de te­ner tan­tas co­sas en con­tra. La política, el po­pu­lis­mo, la ma­ni­pu­la­ción de las ma­sas... ocu­pan un lu­gar cen­tral. ¿Se ins­pi­ró en nues­tra reali­dad ac­tual? Sí, Ate­nas fue la pri­me­ra de­mo­cra­cia del mun­do, y ya en­ton­ces se vie­ron los gran­des de­fec­tos de ese sis­te­ma. Sa­bían que, sin me­ca­nis­mos de con­ten­ción, la de­mo­cra­cia se con­vier­te, co­mo di­ce Eu­rí­pi­des, en la dic­ta­du­ra de los de­ma­go­gos. Pri­me­ro Pi­tá­go­ras, lue­go Só­cra­tes... Esa afi­ción por ma­tar fi­ló­so­fos, ¿ocul­ta una opinión so­bre nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo? [Ri­sas] ¡Yo quie­ro re­su­ci­tar­los! Pe­ro el sis­te­ma edu­ca­ti­vo sí que los es­tá ase­si­nan­do. Una so­cie­dad ja­más de­be­ría per­der la fi­lo­so­fía o, sim­ple­men­te, el pen­sa­mien­to crí­ti­co, por­que eso nos de­ja en ma­nos de de­ma­go­gos. Le de­di­ca el li­bro a Lu­cía. To­do em­pe­zó con ella, ¿no? Yo lle­va­ba mu­chos años es­cri­bien­do. Y cuan­do ella na­ció, de­jé mis dos tra­ba­jos, de eco­no­mis­ta y de psi­có­lo­go, pa­ra es­cri­bir. Se­gu­ra­men­te no lo ha­bria he­cho si no hu­bie­ra si­do por mi preo­cu­pa­ción por ga­ran­ti­zar su fu­tu­ro. To­do un sal­to de fe, pa­sar­se a la literatura pa­ra ha­cer di­ne­ro. ¡No lo re­co­men­da­ría a na­die! Mi mu­jer te­nía una fe cie­ga en mí, pe­ro creo que era la úni­ca.

¿Có­mo sien­ta ser fi­na­lis­ta del Pla­ne­ta tras tan­to es­fuer­zo?

Lle­gué a la ga­la sa­bien­do que la no­ve­la te­nía “no­vios” y que pro­ba­ble­men­te se pu­bli­ca­ría. Pe­ro el pre­mio me hi­zo muy fe­liz, por­que eso ayu­da más a Lu­cía. Ten­go la foto de mi hi­ja en el or­de­na­dor y, cuan­do no pue­do más, que es a par­tir de cier­ta ho­ra to­dos los días, la mi­ro y di­go: “Si­go tra­ba­jan­do por ti”. Y eso es lo que me da esas ho­ras ex­tra que, al fi­nal, ha­cen que una no­ve­la te que­de re­don­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.