HUIR SO­LAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Son las más vul­ne­ra­bles. So­las o con sus hi­jos, de­ja­ron to­do pa­ra ale­jar­se de la gue­rra. Aho­ra, vi­ven en los cam­pos y pien­san en el fu­tu­ro sin re­nun­ciar a sus sue­ños. Por Car­men Ro­sa Fo­tos: Xavier Herrero

Shi­wa tie­ne 11 años, la ca­ra sal­pi­ca­da de pe­cas y unos ri­zos muy di­fí­ci­les de do­mar. Se co­lum­pia en el pa­tio del cen­tro de re­fu­gia­dos de Ham­bur­go, en el que vi­ve des­de ha­ce ocho me­ses. Sa­lu­da a Sa­rah, de 10 años, su re­cien­te me­jor ami­ga, que re­gre­sa de su cur­so de ale­mán con las ga­fas en la pun­ta de la na­riz y de­ci­di­da a hablar so­lo en el nue­vo idioma, pa­ra do­mi­nar­lo cuan­to an­tes y, co­mo Shi­wa, po­der ir al co­le­gio “nor­mal”, con com­pa­ñe­ros ale­ma­nes. Shi­wa y Sa­rah son dos del ca­si mi­llón y me­dio de per­so­nas que han lle­ga­do des­de 2015 a Ale­ma­nia, el país que ha aco­gi­do a más re­fu­gia­dos du­ran­te es­ta cri­sis (a Es­pa­ña so­lo han lle­ga­do 480). La can­ci­ller An­ge­la Mer­kel abrió las puer­tas di­cien­do “Po­de­mos ha­cer­lo”, pe­ro la de­ci­sión le es­tá cos­tan­do pun­tos en las en­cues­tas y crí­ti­cas en­tre la ul­tra­de­re­cha y en su pro­pio par­ti­do. La ma­yo­ría de los que lle­gan son hom­bres, pe­ro AC­NUR, la agen­cia de Na­cio­nes Uni­das pa­ra los re­fu­gia­dos, aler­ta del no­ta­ble au­men­to de mu­je­res, so­las o con ni­ños, que hu­yen ha­cia Eu­ro­pa. Son ellas y sus hi­jos los más vul­ne­ra­bles a abu­sos y vio­len­cia en el ca­mino, pe­ro tam­bién en su des­tino. “Mi ma­ri­do era po­li­cía, los ta­li­ba­nes le ma­ta­ron. Co­mo mi hi­jo ma­yor tra­ba­ja­ba pa­ra los in­gle­ses en He­rat (Af­ga­nis­tán), nos de­ja­ron un no­ta en la puer­ta di­cién­do­me que si él no se mar­cha­ba, tam­bién lo ase­si­na­rían”, ex­pli­ca Mina, de 53 años, la ma­dre de Shi­wa. Su his­to­ria es si­mi­lar a la de otras mu­je­res refugiadas: en el mo­men­to en el que el nu­do en el es­tó­ma­go se ha­ce in­so­por­ta­ble, sa­cas a tus hi­jos del país. Mina en­vió pri­me­ro al ma­yor, que lle­gó a Bre­men des­pués de un te­rro­rí­fi­co pe­ri­plo por ma­res ita­lia­nos, con cár­cel in­clui­da. Des­pués ven­dió su ca­sa de Ja­la­la­bad, hi­zo las ma­le­tas y via­jó du­ran­te un mes con sus otros tres hi­jos has­ta Ale­ma­nia. Las ma­fias se que­da­ron por el ca­mino con 15.000 €, to­dos sus aho­rros. Y aho­ra, co­mo el res­to, es­pe­ra ner­vio­sa po­der re­co­men­zar a vi­vir, aun­que sea en es­te lu­gar con una cul­tu­ra com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te y un cli­ma en­de­mo­nia­do. “Se­rá nues­tro se­gun­do in­vierno aquí. Ya es­ta­mos me­jor pre­pa­ra­dos”, son­ríe. Nos mues­tra en su te­lé­fono fo­tos de ca­sa, en las que apa­re­ce ca­si irre­co­no­ci­ble: la preo­cu­pa­ción cons­tan­te por sus cua­tro hi­jos y el te­rri­ble via­je has­ta Ale­ma­nia han pa­sa­do fac­tu­ra a su ros­tro, a su mi­ra­da y a sus ner­vios, que des­de que lle­gó se tra­du­cen en fuer­tes do­lo­res de ca­be­za. Mina pa­sa días en­te­ros en la ca­ma. Cuan­do es­to ocu­rre, Shi­wa y su her­mano, de 12 años, se ocu­pan de los queha­ce­res do­més­ti­cos. “Los hom­bres tam­bién tie­nen que tra­ba­jar en la ca­sa –son­ríe Shi­wa–. ¿Có­mo pue­den co­mer los ale­ma­nes esas co­sas tan cru­das?”, se pre­gun­ta a con­ti­nua­ción. Otras mu­je­res se han su­ma­do a la char­la y la car­ca­ja­da es ge­ne­ral. To­das ha­blan pas­tún y per­sa, y Shi­wa tra­du­ce al ale­mán. Su pre­co­ci­dad con el idioma ha he­cho que, con so­lo cua­tro me­ses de apren­di­za­je, pue­da ir a un co­le­gio pú­bli­co de Ham­bur­go. “No quie­ro vol­ver a Af­ga­nis­tán. Allí no po­día ir a cla­se y yo quie­ro ser mé­di­co, pro­fe­so­ra o po­li­cía, co­mo mi pa­dre”, ase­gu­ra.

Cin­co ho­ras en el mar

“Mi ma­ri­do tra­ba­ja­ba en un ho­tel en He­rat al que acu­dían bri­tá­ni­cos y ale­ma­nes. Co­ci­na­ba pa­ra ellos. Los ta­li­ba­nes le or­de­na­ron en­ve­ne­nar­los o le eje­cu­ta­rían. Esa semana ven­di­mos la ca­sa y nos mar­cha­mos con los po­cos aho­rros que te­nía­mos”, re­la­ta Ma­la­lay, de 29 años. Ma­ke tie­ne 20 años y era pro­fe­so­ra de ni­ños pe­que­ños en Ja­la­la­bad. “A mi ma­ri­do le di­je­ron que o me prohi­bía tra­ba­jar o aca­ba­ban con am­bos. Nos fui­mos en cuan­to pu­di­mos”, ase­gu­ra. Ni en sus peo­res pe­sa­di­llas ima­gi­na­ron un via­je tan te­rro­rí­fi­co. Lo peor, el via­je de cin­co ho­ras en­tre Tur­quía y Gre­cia, en bo­tes co­cham­bro­sos so­por­tan­do el tri­ple de su ca­pa­ci­dad. “Mi be­bé ca­yó al agua. Un hom­bre se ti­ró y lo sal­vó. Allí du­dé si ir­nos no ha­bía si­do peor que que­dar­se”, cuen­ta Ma­ke. To­das nie­gan con la ca­be­za y ella asien­te: “Sí, es me­jor es­tar aquí”. En la me­sa ve­ci­na, We­ga­na in­ten­ta cal­mar a su be­bé de tres me­ses. Es de Mosul, Irak, y vi­ve en el cam­po con su her­mano pe­que­ño, de 18 años. Su ma­ri­do es­tá en otro cen­tro por­que, co­mo a mu­chos otros, les ro­ba­ron to­dos los pa­pe­les por el ca­mino. “No te­ne­mos el cer­ti­fi­ca­do de ma­tri­mo­nio. Es­toy

Mina via­jó con sus tres hi­jos des­de Af­ga­nis­tán du­ran­te un mes. Las MA­FIAS se que­da­ron con to­dos sus aho­rros, 15.000 €.

es­pe­ran­do a que me en­víen de Irak al­gún do­cu­men­to, pe­ro has­ta en­ton­ces no po­de­mos de­mos­trar que es­ta­mos casados”. Ella cur­sa­ba el úl­ti­mo año de Me­di­ci­na, “has­ta que lle­gó el Daesh y qui­so con­ver­tir a las mu­je­res en es­cla­vas. Ma­ta­ron a mi pa­dre. Pa­re­ce que hu­bie­ran pa­sa­do años…”. Aun­que en Ale­ma­nia to­das ellas per­ci­ben un di­ne­ro men­sual del Es­ta­do, que va­ría se­gún fa­mi­lia (unos 1.000 € pa­ra una ma­dre con dos hi­jos), la vi­da en el cam­po de re­fu­gia­dos no es fá­cil sien­do mu­jer. Ca­da fa­mi­lia com­par­te con otra un apar­ta­men­to de tres ha­bi­ta­cio­nes, co­ci­na y un ba­ño. En el ca­so de We­ga­na vi­ven ellos tres con una mu­jer af­ga­na y sus cua­tro hi­jos. “Los cam­pos es­tán su­per­po­bla­dos y no hay in­ti­mi­dad”, re­co­no­ce. El hacinamiento y la in­se­gu­ri­dad han he­cho que mu­chas mu­je­res se vean obli­ga­das a man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con hom­bres a cam­bio de pro­tec­ción, se­gún afir­man des­de las ofi­ci­nas de tra­ba­jo so­cial.

“No­so­tros he­mos si­do ellos”

Una pe­lo­ta cho­ca con­tra la me­sa don­de es­ta­mos ha­blan­do, es me­dio­día y los que jue­gan al fút­bol com­par­ten es­pa­cio con las bi­cis en el pe­que­ño pa­tio ro­dea­do de re­lu­cien­tes ba­rra­co­nes ro­jos. El am­bien­te es de cal­ma tensa. Las pe­leas en­tre ado­les­cen­tes es­ta­llan a ca­da ra­to. Los hom­bres ha­blan en gru­pos y las con­ver­sa­cio­nes siem­pre in­clu­yen dos pa­la­bras: tra­ba­jo y vi­sa­do. La Ad­mi­nis­tra­ción es­tá des­bor­da­da. Zay­nab, de Ale­po (Siria), tie­ne la pró­xi­ma semana su úl­ti­ma entrevista. Es­tá sen­ta­da con otras mu­je­res ára­bes. Nin­gu­na per­mi­te que la fo­to­gra­fíen, tie­nen mie­do a las re­pre­sa­lias, a que les ocu­rra al­go a los fa­mi­lia­res que de­ja­ron atrás. “Por fin sa­bré si po­dre­mos que­dar­nos. Oja­lá pu­dié­ra­mos mu­dar­nos to­dos a nues­tras ca­sas”, su­su­rra. Ella ha te­ni­do suer­te de lle­gar a es­te cam­po, de los más nue­vos y tran­qui­los. Lle­va abier­to seis me­ses en Wil­helms­burg, uno de los ba­rrios con más di­ver­si­dad cul­tu­ral de Ale­ma­nia: al­ba­ne­ses, bos­nios, ira­quíes, tur­cos, po­la­cos, af­ga­nos y kur­dos con­vi­ven en sus ca­lles, al­gu­nos lle­ga­ron ha­ce dé­ca­das, con su pro­pia des­gra­cia a cues­tas. “Es­te éxo­do ha si­do im­pre­sio­nan­te. Lle­gan fa­mi­lias, mu­je­res, ni­ños so­los. ¿Có­mo no va­mos a ayu­dar­les? No­so­tros he­mos si­do ellos”, cuen­ta Sa­rah, ve­ci­na de Wil­helms­burg. Ella lle­gó en 1998 a Ale­ma­nia con sus pa­dres des­de el Kur­dis­tán tur­co y, des­de fi­na­les de 2015, cuan­do aca­ba su jornada la­bo­ral co­mo en­fer­me­ra, acu­de a los cam­pos pa­ra ejer­cer de tra­duc­to­ra de kur­do. Ti­na, ru­bia y de ojos azu­les, es tam­bién vo­lun­ta­ria y tra­ba­ja en la ciu­dad co­mo ad­mi­nis­tra­ti­va: “Aho­ra mis­mo ellas so­lo es­pe­ran ob­te­ner el asi­lo. Lo peor es el abu­rri­mien­to. In­ten­ta­mos dis­traer­les co­mo po­de­mos”. Que el te­dio sea el ma­yor de sus pro­ble­mas, por aho­ra, tran­qui­li­za a Ma­ría, la tra­ba­ja­do­ra so­cial al car­go. “No te­ne­mos de­ma­sia­dos in­ci­den­tes por aho­ra. Hay lu­ga­res mu­cho más pro­ble­má­ti­cos”. Se re­fie­re a otros de los más de 150 alo­ja­mien­tos que exis­ten por to­do Ham­bur­go, don­de ca­da ba­rrio, in­clui­dos los más ri­cos, tie­nen ya por lo me­nos un cam­po, cen­tro u or­fa­na­to don­de aco­ger a al­gu­nos de los ca­si 40.000 re­fu­gia­dos que vi­ven ac­tual­men­te en la ciu­dad. Ges­tio­na­dos por em­pre­sas pri­va­das en co­la­bo­ra­ción con el go­bierno local, los cen­tros más lon­ge­vos es­tán vi­gi­la­dos por se­gu­ri­dad pri­va­da y, aun­que sus ha­bi­tan­tes pue­den sa­lir y en­trar, el ac­ce­so a ex­tra­ños, en es­pe­cial a la pren­sa, es muy li­mi­ta­do. Es el ca­so del cen­tro de Jen­fel­der Moor­park, con ca­pa­ci­dad pa­ra 450 per­so­nas, que se le­van­ta en un par­que co­lin­dan­te a va­rios blo­ques de ve­ci­nos. Su ins­ta­la­ción fue muy po­lé­mi­ca y ge­ne­ró en­fren-

“En los cen­tros hay que te­ner mu­cho CUI­DA­DO y pro­cu­rar no es­tar so­la”, re­co­no­ce Ra­zieh, ira­ní y ca­tó­li­ca.

ta­mien­tos en­tre los ha­bi­tan­tes lo­ca­les, in­clu­so el in­cen­dio de va­rios ba­rra­co­nes. Allí la en­tra­da a vi­si­tan­tes es com­pli­ca­da y la li­ber­tad una vez den­tro, ca­si nu­la… Ra­zieh es ira­ní y nos atien­de en la puer­ta de Moor­park, an­te la mi­ra­da des­con­fia­da de los cor­pu­len­tos guar­dia­nes de la en­tra­da. Es abo­ga­da, y lle­gó so­la a Ale­ma­nia ha­ce un año. “Mi pe­ca­do fue cam­biar­me de re­li­gión. Ser cris­tia­na en Irán es un cri­men que se pa­ga con la muer­te”, ex­pli­ca. En su ca­so, la adap­ta­ción es­tá sien­do más di­fí­cil, por­que ca­si no hay mu­je­res de su na­cio­na­li­dad y es­tar so­la la obli­ga a man­te­ner­se siem­pre en aler­ta. Pe­ro su vi­sa­do es­tá muy cer­ca. Re­cu­pe­rar su vi­da y su ca­rre­ra es una uto­pía que no con­tem­pla, pe­ro di­ce que pa­sear se­gu­ra por la ca­lle se­rá to­da una no­ve­dad. “En los cam­pos hay que te­ner mu­cho cui­da­do y pro­cu­rar no es­tar so­la. Ha­cen mu­cha fal­ta ser­vi­cios so­lo pa­ra mu­je­res”. Por la puer­ta don­de es­ta­mos sa­le ca­da ma­ña­na rum­bo a sus cla­ses de ale­mán Hou­da, de 19 años. Es de Damasco, de don­de sa­lió cuan­do la vi­da en la capital siria se hi­zo in­so­por­ta­ble: “La gue­rra ya no nos per­mi­tía se­guir allí. Yo es­ta­ba a pun­to de em­pe­zar a es­tu­diar in­ge­nie­ría, así que mi in­ten­ción es po­der ha­cer aquí la ca­rre­ra”. En el cen­tro, di­ce, in­ten­ta no re­la­cio­nar­se de­ma­sia­do. Más bien la­men­ta “no te­ner ca­si con­tac­to con los ale­ma­nes. Es­pe­ro que pron­to cam­bie, me gus­ta­ría mu­cho po­der co­no­cer­les me­jor”. Se ale­ja con su car­pe­ta pe­ga­da al pe­cho, co­mo una ado­les­cen­te cual­quie­ra, flo­tan­do so­bre sus par­chea­das za­pa­ti­llas de­por­ti­vas. Sus de­cla­ra­cio­nes las tra­du­ce del ára­be Ai­cha, a la que es­tos re­la­tos le sue­nan fa­mi­lia­res. Ella lle­gó a Ale­ma­nia des­de Siria en 1986 con par­te de su fa­mi­lia. Has­ta ha­ce po­co so­ña­ba con abrir su pro­pia bou­ti­que en Berns­dorf, al norte, pe­ro cuan­do vio a tan­tos com­pa­trio­tas lle­gar de­sam­pa­ra­dos no lo du­dó y so­li­ci­tó tra­ba­jo co­mo in­tér­pre­te en una de las mu­chas em­pre­sas que se han fun­da­do des­de el ini­cio de la cri­sis. Aho­ra di­ri­ge su pro­pia or­ga­ni­za­ción, ABS, con su her­ma­na y una ami­ga. “Mi tío es­tá en Ale­po –di­ce ca­biz­ba­ja–. Su ca­sa fue des­trui­da, vi­ve en su tien­da des­de ha­ce me­ses y nos va in­for­man­do por What­sapp. Yo ve­ra­nea­ba allí ca­da año ¿sa­bes? Es­to es lo mí­ni­mo que pue­do ha­cer por mi pue­blo, que es ma­ra­vi­llo­so”. A su abue­la fue per­so­nal­men­te a bus­car­la a la fron­te­ra si­rio-tur­ca ha­ce un año. Pe­ro des­pués de unos me­ses en Tur­quía, an­tes de vo­lar a Eu­ro­pa, la mu­jer de­ci­dió re­gre­sar a Siria: “No hu­bo ma­ne­ra de con­ven­cer­la pa­ra ve­nir a Ale­ma­nia. Ver­la mar­char de vuel­ta es lo más do­lo­ro­so que he vi­vi­do ja­más”.

Ai­cha en­fo­ca aho­ra sus es­fuer­zos en apo­yar a las mu­je­res y ni­ñas ase­so­rán­do­las, ayu­dán­do­las con las ges­tio­nes bu­ro­crá­ti­cas y, co­mo en es­te ca­so, dán­do­les voz. “Son las más vul­ne­ra­bles y no sa­ben dón­de acu­dir cuan­do les ocu­rre al­go. Sí, Ale­ma­nia tie­ne te­lé­fo­nos de emergencia pa­ra que las víc­ti­mas de vio­len­cia lla­men de ma­ne­ra anó­ni­ma, pe­ro ellas no sa­ben que exis­ten ni co­no­cen el idioma”. Aplau­de ini­cia­ti­vas co­mo los mäd­che­noa­se (oa­sis de ni­ñas) que la aso­cia­ción Do­lle Deerns or­ga­ni­za los jue­ves, un lu­gar don­de las ni­ñas pue­den acu­dir sin pa­dres ni her­ma­nos a ju­gar, ha­cer ac­ti­vi­da­des, a hablar y, so­bre to­do, a re­la­jar­se. “Yo fui a esos ta­lle­res de ni­ña y pa­ra mí eran una li­be­ra­ción. Pe­ro aho­ra son más ne­ce­sa­rios que nun­ca. Pa­re­ce que al­gu­nos no quie­ren ver­lo pe­ro, les gus­te o no, es­tos ni­ños son nues­tro fu­tu­ro, y es­tán muy en­fa­da­dos. Es me­jor dar­les las he­rra­mien­tas y la pro­tec­ción pa­ra con­ver­tir­se en per­so­nas de bien”.

¿Una se­gre­ga­ción ne­ce­sa­ria?

Des­de ha­ce me­ses, nu­me­ro­sas or­ga­ni­za­cio­nes pi­den a las au­to­ri­da­des ale­ma­nas la crea­ción de alo­ja­mien­tos so­lo pa­ra mu­je­res y ni­ños. Zo­nas se­gu­ras don­de pue­dan sen­tir­se a sal­vo. Una de las más rui­do­sas es Women in Exi­le, fun­da­da en 2002 por refugiadas afri­ca­nas. De­nun­cian la pre­ca­ria si­tua­ción de las mu­je­res en los cam­pos y les in­for­man de sus de- re­chos. Su pre­si­den­ta, Eli­za­beth Nga­ri, sa­be de lo que ha­bla. Cuan­do lle­gó de Ke­nia en 1992 tu­vo que vi­vir cin­co años con sus dos hi­jas en un cam­po. “Los pro­ble­mas si­guen sien­do los mis­mos que yo su­frí. Es ne­ce­sa­rio que las au­to­ri­da­des ha­gan al­go al res­pec­to”, re­co­no­ce. El pa­sa­do ve­rano, Women in Exi­le or­ga­ni­zó un tour por va­rios cam­pos del país. Su ta­ller de Ham­bur­go, so­lo abier­to a las mu­je­res, se con­vir­tió en una re­con­for­tan­te amal­ga­ma de vo­ces fe­me­ni­nas que se al­za­ron pa­ra hablar de sus pro­ble­mas más ur­gen­tes, co­mo los aco­sos y abu­sos se­xua­les –con mu­chos ma­ti­ces– que su­fren de ma­ne­ra co­ti­dia­na ellas y sus hi­jas. Al­go tan evi­den­te co­mo con­tar con ba­ños pri­va­dos y puer­tas con ce­rro­jo es una de sus pe­ti­cio­nes ur­gen­tes. “Pe­di­mos lu­ga­res so­lo pa­ra mu­je­res y ni­ñas, ade­más de sa­car­las de los cam­pos”, reivin­di­ca Nga­ri. Al­go que su or­ga­ni­za­ción lle­va so­li­ci­tan­do des­de ha­ce años. “Allí don­de vi­van ni­ños y mu­je­res de­ben apli­car­se me­di­das es­pe­cia­les de pro­tec­ción”, di­jo ha­ce un año Ma­nue­la Sch­we­sig, mi­nis­tra ale­ma­na de Fa­mi­lia, Mu­jer y Ju­ven­tud. Sin em­bar­go, las or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias di­cen no ha­ber per­ci­bi­do me­jo­ra al­gu­na. En Ham­bur­go, de enero a ju­nio fue­ron tras­la­da­das 11 mu­je­res y 13 ni­ños a lu­ga­res se­gu­ros. Otras 18 mu­je­res con 27 ni­ños fue­ron aten­di­dos por ata­ques vio­len­tos, y 10 de ellas su­frie­ron esos ata­ques den­tro de un cam­po de re­fu­gia­dos. Pe­ro pue­de ha­ber luz al fi­nal del tú­nel. A co­mien­zos de oc­tu­bre, el Se­na­do del Es­ta­do de Ham­bur­go anun­ció la cons­truc­ción, “en un fu­tu­ro pró­xi­mo” y en co­la­bo­ra­ción con la Cruz Ro­ja, de alo­ja­mien­tos so­lo pa­ra ellas, ade­más de ins­ta­la­cio­nes sa­ni­ta­rias y de re­creo ex­clu­si­vas pa­ra mu­je­res en al­gu­nos de los cam­pos más ma­si­fi­ca­dos. Son bue­nas no­ti­cias pa­ra Shi­wa o Sa­rah, pa­ra Mina, We­ga­na o Ma­ke, que, sin em­bar­go, se re­sis­ten a ima­gi­nar­se mu­cho más tiem­po en el cam­po. Lo que de ver­dad desean es po­der abrir pron­to la puer­ta de su ca­sa, de un ho­gar, pa­ra em­pe­zar de ce­ro. “Yo mon­ta­ré con mi ma­ri­do un res­tau­ran­te de piz­za y dö­ner. A los ale­ma­nes les gus­ta mu­cho”. To­das ríen la pro­fe­cía de Ma­la­lay. “Yo mon­ta­ré una pe­lu­que­ría co­mo la que te­nía en Homs –di­ce Shah­la–. A ver si apren­den a cor­tar el pe­lo por aquí”. Más car­ca­ja­das. To­das vol­ve­rían a su ho­gar, pe­ro re­tro­ce­dien­do seis, ocho, has­ta 10 años, cuan­do dis­fru­ta­ban de un país en paz. Se acer­ca la ho­ra de co­mer y las ven­ta­nas del cam­po de­jan es­ca­par aro­mas a pu­lao, doogh, be­ren­je­nas al horno, kaf­ta y cus­cús. Las mu­je­res se van ale­jan­do ca­da una ha­cia su ba­rra­cón. La vi­da si­gue y sa­ben que que­da la eta­pa fi­nal, la que no re­quie­re ca­mi­nar 12 ho­ras dia­rias, sino te­ner pa­cien­cia, man­te­ner­se a sal­vo y no per­der la es­pe­ran­za. El fi­nal de la pe­sa­di­lla es­tá cer­ca y el fu­tu­ro vuel­ve a ser, por fin, po­si­ble.

Des­de ha­ce me­ses, mu­chas ONG pi­den alo­ja­mien­tos se­gu­ros, SO­LO pa­ra mu­je­res y ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.